Necrológicas
  • Ana María Toledo Pincheira
  • Javier Almonacid Oyarzo
  • Humberto Espinoza Berger
  • María Angélica Andrade Lorca
  • Florangel Alvarez Quezada

Turquía reacciona indignada luego que Joe Biden reconociera por primera vez el genocidio armenio

Por Agencias Lunes 26 de Abril del 2021

Compartir esta noticia
149
Visitas

“No hacemos esto para echar culpas, sino para asegurar que lo que ocurrió no se repita nunca”, señaló el Mandatario de Estados Unidos.

“El oportunismo político es la mayor traición a la paz y la justicia. Rechazamos completamente esta declaración”, respondió el gobierno de Erdogan.

Joe Biden se convirtió en el primer Presidente en ejercicio de Estados Unidos en describir como “genocidio” la matanza de 1,5 millones de armenios por parte del Imperio Otomano a partir de 1915; pronunciamiento que ya generó fuerte rechazo en Turquía.

A través de un comunicado, el Mandatario conmemoró, el sábado, el aniversario del inicio de la masacre: “El pueblo estadounidense homenajea a todos aquellos armenios que fallecieron en el genocidio que comenzó hace hoy 106 años”.

Biden explicó que su intención era “honrar” la memoria y el “dolor” de los inmigrantes armenios que llegaron a Estados Unidos tras la masacre, y también así de sus descendientes que nunca olvidaron esa “trágica historia”.

“No hacemos esto para echar culpas, sino para asegurar que lo que ocurrió no se repita nunca”, señaló Biden, afirmando que el respeto a los derechos humanos es una de sus prioridades.

“Renovemos nuestra determinación compartida de prevenir que ocurran atrocidades en el futuro, en cualquier lugar del mundo, y de potenciar la sanación y reconciliación”, concluyó.

Estados Unidos se convierte así en el trigésimo país que reconoce -hasta ahora- como genocidio lo ocurrido hace más de un siglo, incluidos varios de Europa y Latinoamérica, además de Rusia y Siria, dos enemigos de Turquía.

Responde Ankara

Según advierte la agencia Efe, los dichos de Biden podrían derivar en una debilitación de la relación de EE.UU. con Turquía, uno de sus aliados más importantes en la Otan y un socio estratégico esencial para impulsar las prioridades de Washington en Medio Oriente.

El ministro de Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavusoglu, condenó y tachó de “grave error” los dichos de Biden, acusándolo de dejarse llevar por la presión de “círculos armenios radicales y grupos antiturcos”.

“El oportunismo político es la mayor traición a la paz y la justicia. Rechazamos completamente esta declaración, basada únicamente en el populismo”, dijo Çavusoglu.

El Presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, sabía de antemano que Biden haría uso del concepto “genocidio”. Ambos tienen previsto reunirse en persona en junio, durante la cumbre de la Otan en Bruselas.

Los lazos entre EE.UU. y Turquía se han debilitado en los últimos años, especialmente a raíz del fallido golpe militar de 2016, del que Erdogan culpa al predicador islamista Fethullah Gülen, autoexiliado en EE.UU.

Esto se agravó aún más por la ofensiva turca contra las milicias kurdosirias en el noreste de Siria en 2019, y la compra del sistema de misiles antiaéreos rusos S-400, rechazado por la Otan, que llevó a Washington a imponer sanciones a Ankara el año pasado.

¿Qué pasó en 1915?

En el contexto histórico, Turquía reconoce la muerte de civiles armenios durante intentos de deportación en 1915, quienes fallecieron asesinados por soldados otomanos o mercenarios kurdos, o murieron por hambre o enfermedades.

Sin embargo, los encuadra en un contexto bélico con Rusia en el este de Anatolia durante la I Guerra Mundial, y se niega tajantemente a aceptar el término de “genocidio”.

Sin embargo, muchos historiadores consideran esta masacre el primer genocidio del siglo XX, que ocurrió cuando un Imperio Otomano en pleno ocaso (predecesor de la Turquía moderna) deportó masivamente a Siria a la población civil armenia por temor a que se aliaran con Rusia.

Finalmente, desde Armenia celebraron este reconocimiento y el Primer Ministro Nikol Pashinián calificó como “un poderoso paso en la senda del restablecimiento de la verdad y la justicia histórica”.

Cooperativa