Necrológicas
  • Luisa Peña Zambrano
  • Hernán Guajardo
  • Orlando Estefó Cárcamo
  • Hernán Guajardo Valderas
EDITORIAL

“La Ultima cena” del Turismo

Por La Prensa Austral Lunes 10 de Mayo del 2021

Compartir esta noticia
79
Visitas

Desde el jueves pasado, Punta Arenas, Puerto Natales y Porvenir volvieron a quedar bajo cuarentena, siendo la tercera vez, en poco más de un año de pandemia, que en estas comunas se aplica la medida más rigurosa en contra del coronavirus.

El retroceso regional era esperado debido al brusco aumento del número de contagiados en abril y a la creciente ocupación -tanto a nivel regional como nacional- de las camas críticas.

Más allá de aquello, la tercera cuarentena implica para el sector Turismo -que incluye a los gremios gastronómicos, hoteleros, de operadores turísticos y de dueños de hostales- volver a un escenario altamente perjudicial.

Las reiteradas prohibiciones de funcionamiento o su restricción parcial se ha traducido en el despido de más de 4 mil trabajadores directos, si bien la cifra se puede elevar a 14 mil si se consideran los indirectos y quienes se vinculan con la concatenación productiva y de servicios.

El impacto que estas cifras tienen en los hogares magallánicos es tremendo, así como lo está teniendo sobre la sobrevivencia de estos negocios, la mayoría de las cuales no ha podido acceder a los beneficios dispuestos por el gobierno ni calificar para los créditos Fogape en la zona.

Otra arista no considerada por las jefaturas de turno al momento de dejar a las tres ciudades principales de Magallanes bajo cuarentena es que, en las Fases 2 y 3, hoteles, hostales, restaurantes y cafés fueron forzados a realizar millonarias inversiones para cumplir con los protocolos sanitarios y ahora, todavía más endeudados por aquello, tendrán que estar, en el mejor de los escenarios, casi un mes sin poder funcionar ni siquiera mínimamente.

Mientras tanto, el gobierno insiste en destinar millonarios recursos a agencias asesoras en emprendimiento, innovación y competitividad para que ellas organicen capacitaciones y cursillos online, donde expertos en marketing digital y en un sinnúmero de temáticas entregan la receta del éxito comercial. Pocos pueden asistir. La mayoría tiene que invertir su tiempo en trabajar o ver cómo se reinventa para llevar el pan a su hogar.