Necrológicas

Jóvenes basquetbolistas del Sokol retomaron los entrenamientos con el objetivo puesto en la competencia

Jueves 17 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
145
Visitas

Aun no pueden volver a competir

Durante gran parte del año pasado estuvieron entrenando vía remota

Tras un año de entrenamientos virtuales, los jóvenes basquetbolistas del Sokol pudieron volver a entrenar en el gimnasio del club, aunque cuidando el distanciamiento físico, con la obligación de usar mascarillas y aun sin la posibilidad de competir. Sin embargo, estaban muy contentos de volver a entrenar, ahora con más ganas aunque conscientes de las complicaciones que dejó un año de encierro y sin partidos oficiales.

Renato Contreras Caneleo, de 15 años, recuerda que “comencé a entrenar hace cuatro años, en categoría mini, y mi idea es poder llegar a lo más grande”, a pesar del impacto que causó la pandemia en su desarrollo. El alumno del Colegio Punta Arenas explicó que tenían una idea de entrenamiento que era muy diferente antes, “pero ahora, por los protocolos, no podemos entrenar de la misma manera. Antes podíamos practicar jugadas y partidos entre nosotros, pero ahora no se puede y es muy diferente. Ahora son más ejercicios y estamos recuperando el tiro, porque estuvimos más de un año sin entrenar y perdimos mucha técnica de tiro”, añadió el joven deportista.

Obviamente durante todo el año pasado y parte de 2021 desarrollaron sus actividades de manera online. “No era lo mismo que entrenar el gimnasio, porque no tenías el mismo espacio, ni tampoco los aros para practicar los tiros”, dice el estudiante quién recordó que en 2019 realizaron tres viajes y jugaron cuatro campeonatos.

Otro de los basquetbolistas que retomó el gusto por lanzar al aro fue Eduardo Cortés Alvarez, de 14 años. “Me parece muy bien volver a entrenar. Hubo un tiempo en que estuvimos por Zoom, pero no era lo mismo, era agobiante, pero acá es todo lo contrario, uno despierta, está el ambiente para entrenar”. Respecto del entrenamiento online, recuerda que hacían más ejercicios físicos y practicaba con la pelota de basquetbol, pero ese tipo de ejercicios eran complicados de ejecutar dentro de la casa.

En su caso entrena basquetbol desde los diez años y ya antes de eso practicaba fútbol, ya que siempre tuvo gusto por el deporte. “Se extraña la competición y los entrenamientos el fin de semana, pero ahora uno se esfuerza más, porque viste la complicación de entrenar en casa y el esfuerzo que hay detrás de todo”, puntualizó el estudiante del Colegio Alemán.

También expresó su felicidad Agustín Echeverría Sillard, de 13 años. “Por la cuarentena estuvimos muy atrapados y venir acá es liberarnos, al menos una vez en la semana”, valoró. Apuntó que practica básquetbol desde los ocho años y que siempre le gustó el deporte, a pesar de las dificultades del año pasado y parte de éste. “En el entrenamiento virtual no tienes el mismo espacio, pero lo que sí extraño es poder competir, ya que llevamos dos años sin torneos ni campeonatos”.

La planificación

Respecto de este retorno a los entrenamientos en gimnasio, la delegada del Club Deportivo Sokol en el básquetbol infantil, Solange Sillard expuso que comenzaron a trabajar en enero en las canchas de fútbol del estadio de la Confederación Deportiva, al aire libre, con diferentes series, mientras el clima lo permitió. “De ahí entramos a cuarentena de nuevo y fue muy complejo volver a entrenar, se cerraron los gimnasios y no se pudo hacer nada más”, lamentó la integrante del Comité de Deportistas. Es por ello que plantearon con las autoridades que el trabajo que se hacía en al aire libre, se pudiera trasladar al gimnasio en Fase 2, lo que fue permitido entre marzo y abril, pero la nueva cuarentena los obligó nuevamente a encerrarse.

“Se nos pidió cumplir con directrices generales, entonces sólo hay nueve niños, más el entrenador, entradas y salidas por distintas áreas, los grupos no se juntan y deben estar con mascarillas en el entrenamientos. Los niños lo agradecen porque ya no aguantaban los entrenamientos virtuales, que en el fondo eran puro movimiento individual”, detalló sobre el retorno.

De esta forma, en etapa formativa, niños desde los 5 años a jóvenes de 19 practican en 17 grupos de nueve niños y en distintos horarios, que también son muy acotados. Es por ello que avanzar a Fase 3 generaba tantas expectativas, ya que ahora podrán contar con mayor aforo y a la vez, continuar los entrenamientos los fines de semana.

Durante este último tiempo planificaron aprovechar la franja horaria para salir andar en bicicleta, al menos en algunos grupos. “La franja horaria, les sirve a ciertos deportistas, pero al basquetbol no, porque es hasta las diez de la mañana y acá apenas está amaneciendo, además que la mayor parte de los niños que cubrimos están en el colegio durante la mañana. Los sábados se extendió hasta las 11 horas, pero por el frío, más que ejercitar se terminan lesionando”, reconoció Solange Sillard.

Es así que advierte que el impacto de la pandemia “ellos han perdido dos años de competencia, pasan de los 13 a los 16 años sin haber jugado, entonces sí hay pérdida, de ánimo, de estrés mental, niños que han desertado de hacer basquetbol y tenemos problemas de obesidad, así como el impacto psicológico del encierro. Entonces, la pandemia nos va a dejar harto que solucionar”, concluyó.