Necrológicas
  • José Arecheta González
  • Carolina Saldivia Andrade
  • Vicente Pouso González
  • Patricio Yensen Canales
María Bello Catelicán sufrió un derrame cerebral que la dejó inválida

El desesperado llamado de auxilio de “La Clorinda”

Por La Prensa Austral Viernes 18 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
6,008
Visitas

Necesita un medicamento que a pesar de costar 1.600 pesos, no le alcanza y hay días en que no tiene ni para comer.

No me alcanza ni para parar la olla”, afirma María Angélica Bello Catelicán, quien a sus 66 años quedó postrada tras sufrir un derrame cerebral. Trata de no romper en llanto mientras explica que sobrevive con una pensión que no le alcanza ni para lo más básico y está postrada, necesita tratamientos y su hijo que la ayudaba con los gastos quedó cesante.

Antes de enfermar, era muy activa, participaba de distintas actividades comunales. Ganó el premio al mejor disfraz del Carnaval de Invierno por años, hasta 2019, además era conocida por su popular personaje “La Clorinda” con el cual hacía reír con sus rutinas. Pero, esos días quedaron atrás, hoy no puede trabajar. Hasta debió desprenderse de su máquina de coser con la que confeccionaba sus disfraces, y también vendió algunas otras cosas para solventar sus gastos diarios. Y, es que sólo por el arriendo mensual del catre clínico paga 60 mil pesos.

Desplazándose en silla de ruedas y afirmando su brazo izquierdo, que tiene paralizado, recuerda que en 2019 había sido contratada para ir a trabajar al Festival de la Esquila en Villa Tehuelches. Pero estando allá, sufrió un alza de presión tan grande que gatilló en un derrame cerebral que la dejó paralizada del lado izquierdo de su cuerpo. “No puedo caminar, no me puedo valer por mí misma”, manifiesta sin poder evitar llorar.

Ese día no tuvo síntomas que la alertaran de lo que ocurría. Recuerda que iba a tomar once, y que cuando intentó tomar su celular no pudo hacerlo, su mano ya no le respondió, tras lo cual fue llevada de urgencia al Hospital Clínico. “Hay cosas que no recuerdo. Cuando desperté ya estaba con discapacidad. No pude abrazar a mis seres queridos porque no pude levantar mi mano”.

Cambió su vida

A partir de entonces su vida cambió radicalmente. Está postrada y prácticamente sola. Tiene a su hijo Carlos Angulo que la ayuda con los gastos y le paga a una persona que la cuida, pero ahora éste perdió su trabajo. Ahora le diagnosticaron quistes en el riñón derecho y tiene fuertes dolores. Estuvo internada en el hospital.

Es diabética, hipertensa, usa una órtesis en la pierna izquierda, y le prescribieron un medicamentos de nombre Cronus, que a pesar de costar 1.600 pesos, no le alcanza. “Es barato y no lo puedo comprar, porque no tengo un peso”, confiesa ya sin poder contener el llanto. En el hospital le dijeron que no tienen ese medicamento.

María Bello tiene una persona que la ayuda y ella la levanta, y le prepara las comidas. “Pero estoy tirada gran parte del día, en la cama clínica, que igual hay que pagar, pero a mi hijo no le alcanza”, afirma la mujer, quien reclama la falta de ayuda, no le han dado ni una canasta familiar y ella siempre estuvo representando a la comunidad. “De la municipalidad no me han dado ni un kilo de arroz, los que me han ayudado son vecinos y gente de la comunidad, hay algunos a quienes ni conozco, pero ellos me han ayudado y de hecho un matrimonio de San Gregorio me donó la silla de ruedas, porque de lo contrario no me podría mover”.

Pide ayuda urgente. Y, es que necesita artículos de primera necesidad, sobre todo útiles de aseo personal, papel higiénico, cremas y talcos. También cosas para comer y pañales. “Ahora quedé con pañales y esa es una de las vergüenzas más grandes que tengo, después de ser tan activa, de desfilar en los Carnavales de Invierno, ahora dependo de los pañales y son caros, no me duran más de cuatro o cinco días”, agrega, recordando con nostalgia que tuvo un buen pasar, no le faltaba el trabajo, pero ahora ha comenzado a vender todo lo que tiene en su casa para poder sobrevivir.

Los interesados en tenderle una mano a esta vecina, se pueden contactar con ella al fono 961449500 o al de la persona que la cuida, Margarita Reynoso, al fono 975536989.