Necrológicas

La estrella que Carlos Dittborn celebró en el barro en 1996, tras seis años sin títulos

Jueves 24 de Junio del 2021

Compartir esta noticia
161
Visitas

A mediados de abril de 1996 Carlos Dittborn alcanzaba una nueva corona en “La Bombonera”. Y lo hacía en la recordada cancha de tierra, por esos días pintada de barro y sudor.

El exitoso cierre de temporada era posible luego de seis años intentando ser campeones. Ciertamente, retomar la senda de los títulos era el objetivo de la tienda “canaria”, tras vestirse de frac en 1990 y alcanzar el máximo logro que exhibe hasta hoy la vitrina del palmarés “canario”: la copa del Regional de Clubes en su primera edición.

AL ROJO

Fue un emocionante cierre de calendario futbolero 1995-96 en la Asociación 18 de Septiembre. El Dittborn llegaba a la última fecha de la liguilla final  necesitando un punto para gritar campeón. Y fue lo que consiguió al empatar 2-2 con Reinerio García.

Unos 700 espectadores desafiaron la lluvia que con el transcurrir de la jornada transformó el terreno de juego en un barrial, lo que dificultó el desarrollo de las acciones.

De fútbol no hubo mucho, pero, como era tradicional en “La Bombonera”, la entrega y el amor propio no se transaron y el espectáculo resultó atractivo.

Además, Reinerio fue un digno adversario que estuvo a punto de aguar la fiesta del Dittborn poniéndose dos veces en ventaja, al tiempo que Libertad se ilusionaba tras su victoria en el preliminar sobre San Felipe por 4-3, poniendo sobre la mesa la posibilidad de un triple empate en el primer lugar que hubiese obligado a revisar la diferencia de goles para programar una final extra.

LOS GOLES

En ese contexto llegó el choque estelar, con gran expectación y un primer tiempo que terminó a cero, siendo uno de los “culpables” el meta Miguel Angel del Río, quien salvó la portería de Reinerio atajándole un penal a José Cubate (22’).

Los goles llegaron en el complemento. Fermín Leal adelantó a los verdes en el minuto 55’, pero Miguel Navarrete igualó (71’).

Pasada la media hora (76’) nuevamente convirtió Reinerio, ahora con diana de Marco Zamorano, sin embargo apareció otra vez Navarrete apenas dos minutos después para dejar las cosas 2-2.

A los 83’ fue expulsado el meta Del Río por reclamar airadamente al árbitro Ramón Cheún (de buen desempeño) por un gol supuestamente mal anulado. Y sobre el final (90’) Reinerio se quedó con nueve por otra tarjeta roja, a Nelson Ahumada.

POSICIONES

Consignar que a primera hora Libertad había metido presión con un 4-3 sobre San Felipe, goles de José Hernández, Rodolfo Rogel (penal), Jorge Muñoz y Emilio Cárdenas. Para el “Uní-Uní” convirtieron Hernán Vargas en dos ocasiones y Tomás Douglas (penal). Este último fue expulsado por el juez Alfonso Daza.

Las posiciones de la liguilla final, que se jugó a dos ruedas todos contra todos, terminaron así:

1.- Carlos Dittborn 11 puntos (campeón).

2.- Libertad 10.

3.- Reinerio García 8.

4.- San Felipe 3.

GRAN CAMPEON

Lo cierto es que la gran campaña del Dittborn avaló su título de la temporada 1995-96. Jugó 28 partidos en el Torneo Oficial de la Asociación “18”, con 14 triunfos, 10 empates y 4 derrotas.

Curiosamente, los encuentros que perdió fueron ante los otros protagonistas de la liguilla: frente a Reinerio García en la primera fase, contra San Felipe y Libertad en la liguilla de seis y nuevamente con Libertad en la penúltima fecha de la liguilla final, cuando dejó pasar la primera chance de asegurar el título, generando el desenlace que hoy recordamos.

SATISFACCION

“En medio del barro e incluso casi sin visibilidad, los festejos de la familia ‘canaria’ se prolongaron durante varias horas, primero en la cancha y luego en el camarín”, comentaba La Prensa Austral, citando palabras del técnico Juan Ojeda: “Estoy feliz porque el equipo cumplió con mucha mística, entrega y amor a la camiseta”.

“Desde 1990, cuando fuimos campeones regionales, no lográbamos un título”, agregaba el entrenador, sin mencionar nombres propios porque “en nuestro equipos destacaron los 11 y también los que estaban en la banca”.

El portero José Velásquez hablaba de “un título sufrido pero muy importante… Parecía que la mala suerte nos seguía rondando, pero con el amor a la camiseta que tiene cada uno de nosotros logramos salir adelante”.

Ruperto Valderas, a sus 32 años, mencionaba que “uno nunca termina de gozar con estos triunfos y con lo lindo que es el fútbol”, mientras que Miguel Navarrete contaba que “llevo 18 años jugando en esta Asociación y es la primera vez que soy campeón”.

A su turno, el entonces presidente del Dittborn, Víctor Soto, ponía la rúbrica: “Estamos muy contentos y felices por haber salido campeones. La clave ha sido la perseverancia y sobre todo la entrega de los jugadores, además del buen planteamiento que presentó en el campo de juego el cuerpo técnico. Este título es algo que estábamos esperando desde el año 1990”.