Necrológicas

A dos décadas del esquivo título que logró el Prat tras diez años de espera

Viernes 2 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
201
Visitas

Una “eterna” década sin gritar campeón. Eso tuvo que esperar el Prat, uno de los “grandes” de la Asociación Punta Arenas, para volver a ceñirse la corona después de la que había conquistado en un lejano 1991.

Por eso, la estrella conseguida a mediados de abril de 2001 fue un verdadero bálsamo de satisfacción para los hinchas “canarios”.

Y la abrochó luego de medirse en la última fecha de la liguilla con otro “grande”, el Sokol, uno de sus rivales más enconados. “Después de varias frustraciones y fracasos en las últimas temporadas y de sufrir bastante en la actual liguilla al prolongarse el suspenso hasta la última fecha, los hinchas pratinos pudieron dar rienda suelta a su alegría al lograr su equipo el tan anhelado título luego de derrotar a Sokol 2-1”, comentaba La Prensa Austral.

Ciertamente, la anhelada coronación fue un desahogo después que, especialmente en las dos temporadas previas, fue cuando el club más cerca estuvo de campeonar. De hecho, a esa altura el Prat parecía tocado por la mala suerte: siempre a última hora se venía quedando con las manos vacías.

CONVICCION

Sin embargo, en la liguilla de la temporada 2000-2001 las cosas le salieron bien desde un comienzo y terminó cerrando la primera rueda con tres triunfos consecutivos.

Pero cuando parecía que ya tenía el título en el bolsillo no pudo conseguir los pocos puntos que le faltaban ni en la cuarta ni en la quinta fecha, prolongándose así el suspenso hasta la jornada de cierre, donde pudo por fin celebrar apelando a una combinación de buen fútbol, convicción y temple.

“Un empate ante Sokol le bastaba para coronarse campeón. Si no lo lograba, había partido extra, algo a lo cual los pratinos le temían, dadas las malas experiencias anteriores. Pero demostró por qué es legítimamente el nuevo campeón y superó al Sokol por un estrecho y merecido 2-1”, complementaba nuestro diario.

LAS ACCIONES

Intenso y con llegadas constantes a los arcos fue el choque entre pratinos y croatas, presenciado por gran cantidad de público en el estadio Fiscal.

“Sokol trajo a Sandro Ovando desde Puerto Montt para apuntalar el arco (uno de sus puntos débiles durante la liguilla) y el experimentado golero respondió con varias tapadas de primer nivel. Prat, por su parte, también trajo a Claudio Troncoso y Alejandro Muñoz, ausentes en gran parte de la liguilla por estar fuera de la ciudad”, apuntaba la crónica.

La primera etapa terminó en blanco y a la vuelta del descanso abrió la cuenta el pratino Danilo Mansilla (48’). Esto significaba que Sokol debía marcar dos goles para forzar un partido extra.

Pero, a poco andar, el suspenso se instaló cuando Osvaldo Andrade consiguió la igualdad (62’). “En adelante la emoción fue intensa, ya que Sokol se fue con todo en busca del triunfo, lo único que le servía, sin embargo dejó espacios abiertos atrás y es así que en un contragolpe (83’), Alejandro Muñoz enfrentó solo a Sandro Ovando y sobre la salida de éste, en diagonal al arco desde unos 20 metros, remató para anotar el tanto que aseguraba a esas alturas el título para Prat”, cerraba La Prensa Austral.

LOS EQUIPOS

Controló las acciones el árbitro Juan Henríquez y los equipos alinearon así:

Prat (2): Luis Oyarzún; Marcelo Guzmán, Rodrigo Blasco, Miguel Lara, Víctor Barría; Ramón Abello, Liborio Quilahuilque (46’ Claudio Troncoso), Nelson Martínez, Jaime Vega; Christian Libert y Danilo Mansilla (80’ Alejandro Muñoz). DT: Manuel Cárdenas.

Sokol (1): Sandro Ovando; Marcos Traba, Claudio Sandoval, Alejandro Flores, Jorge Maldonado; Guido Vera (70’ Julio Ovando), Osvaldo Andrade, Nelson Velásquez, Angel Bahamóndez; Claudio Catalán y Fredy Riquelme. DT. Elvis Preller.

Tras el pitazo final, jugadores, dirigentes e hinchas del elenco “canario” celebraron con algarabía el nuevo título de la popular institución. Sufrieron, pero a la larga se quedaron merecidamente con la corona de campeón ya que, sin dudas, Prat fue el mejor equipo de la liguilla.