Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

15 menores de edad fueron sorprendidos en una fiesta durante el toque de queda

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
1,095
Visitas

Un llamado de vecinos de la población Aves Australes, sector norponiente de Punta Arenas, quejándose del alto volumen de la música que se escuchaba desde una vivienda permitió cerca de las 2,20 horas de la madrugada de ayer terminar con una fiesta en horario de toque de queda y donde los 15 moradores de la casa, incluyendo el dueño de casa eran menores de 17 años.

La coordinadora regional de Seguridad Pública, Pamela Flores, señaló que, al acudir al lugar con personal de Salud y Carabineros, más personal de las Fuerzas Armadas que controla el tránsito de personas durante el toque de queda, constataron que se trataba de una fiesta juvenil donde había consumo de alcohol y participaban 15 adolescentes cuyas edades fluctuaban entre los 13 y 17 años.

“Ningún adulto estaba responsable de la casa y vimos que había como tres menores de 13 años, uno de 14 y el dueño de casa de 15 ó 16 años, quien vive con la mamá, quien al momento de ocurrir la fiesta se encontraba trabajando”, señaló Pamela Flores.

Al momento de realizarse la diligencia fue llamada la dueña de casa, quien al regresar a su hogar informó que normalmente por razones de trabajo debe ausentarse a veces en las noches y su hijo queda en casa. Sin embargo, esta vez al quedar solo el adolescente habría aprovechado la ocasión para convocar a sus amigos para realizar la convivencia juvenil.

En el lugar se verificó también que había consumo de alcohol y todos los menores debieron ser llevados al Hospital Clínico de Magallanes para que se constaten las lesiones y luego derivados a la Primera Comisaría de Carabineros donde quedaron retenidos a la espera de ser retirados por sus padres o el adulto responsable de ellos.

Pamela Flores dijo que para los de 13 años los antecedentes se derivan al Tribunal de Familia y para los mayores de 14 años quedan apercibidos, pero el sumario sanitario y su posterior aplicación de multa se orienta a mayores de 18 años y en este caso serán los padres de cada uno de los participantes los que deberán asumir el proceso.

La coordinadora de Seguridad Pública en la Región de Magallanes dijo que esta es la primera vez que se conoce de una fiesta en horario de toque de queda donde todos los ocupantes de la vivienda eran menores de edad. Antes ya se instruyó sumario por otra fiesta clandestina donde participaban 36 personas y entre las cuales había 13 menores de edad.

“Acá sólo queda hacer un llamado a los padres a evaluar la situación en que aún estamos y principalmente deben saber dónde están sus hijos, con quiénes se juntan, qué actividades van a realizar y más aún si eso ocurre durante las horas de toque de queda. Como padres debemos preocuparnos de los hijos”, precisó Pamela Flores.

Asimismo, agregó: “Si bien estamos en una situación sanitaria favorable siempre debemos tener presente que la pandemia no ha terminado. Ya nos pasó que avanzamos de fases y después hubo aumento de contagios y retrocedimos a cuarentena. Si bien tenemos una alta incidencia con la vacunación en la población lo que es positivo, no significa que los contagios no ocurran. No podemos bajar los brazos y hay que seguir avanzando”.

Recalcó que justamente en situaciones como fiestas clandestinas ocurre lo contrario a lo que se pide. No hay distanciamiento social ni menos uso de mascarillas y convivencia en espacios cerrados.

Llamó a tener conciencia porque ha ocurrido que los hijos pueden contagiarse y llevar el virus a casa y lo transmiten a los padres y estos al acudir a sus lugares de trabajo también pueden propagar el virus.