Necrológicas
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Raúl Rodas Roca
  • Josefina Alicia Uribe Rodríguez
  • Carolina Higueras Koock

Semiserio de la política regional: ¿Qué pasó con la inmunidad de rebaño y en qué andan los Bianchi?

Por Elia Simeone Domingo 4 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
830
Visitas

Desde que nos prometieron “la alegría ya viene”, nos han visto la cara.

Pero, para nadie es fácil reconocer las equivocaciones ni menos internalizar que los otros lo tengan a uno por weón.

¿Qué explica tal reticencia? La educación recibida, la personalidad perfeccionista, las ideas o creencias irracionales y erróneas, la necesidad de aprobación, el narcisismo o, simple y derechamente -aunque nos cueste reconocerlo- porque somos… weones.

El problema es que el único que podría dar una explicación coherente está suspendido de sus funciones. Habrá que esperar que se resuelvan los recursos de protección interpuestos a favor del médico psiquiatra Juan Vukusich para desentrañar la complejidad de tal asunto.

La alegría no llegó y Vukusich, el único que nos podría realizar un diagnóstico y prescribir algún fármaco estabilizador, está siendo atacado, pero no por el coronavirus ni el virus “troyano”. Sus partidarios creen que la arremetida proviene de una partícula político-administrativa de código genético derechista encapsulada en una vesícula de proteína que puede ser más peligrosa que la propia variante delta del Covid-19.

¿Y el tsunami?

Bueno, la alegría no llegó, como otras tantas cosas que nos han prometido o como tantas emergencias con las cuales nos ha inquietado la Onemi. ¿Alguien se acuerda de la advertencia de tsunami, vociferada estridentemente por los celulares a principio de año y que nos pedía a los magallánicos alejarnos de la zona de playa para evitar el embate de las olas? Por supuesto, con la consabida recomendación: “Distánciese por Covid-19”. O sea, había que correr al monte, pero con distanciamiento social.

Inmunidad de rebaño

La alegría no llegó, tampoco el tsunami y la pregunta que nos hacemos todos ahora es: ¿Qué pasó con la prometida inmunidad de rebaño?

Semanas y semanas alentando la vacunación masiva, persiguiendo a los rezagados, todo so pretexto de la esperada protección colectiva. Cuando estábamos a 0,001% de alcanzar el alabado 80% de los magallánicos con su esquema de vacunación completo, nos salen con eso de la tercera dosis.

Nunca más se habló de inmunidad de rebaño, tema sensible en una región dedicada a la ganadería y cuyos estancieros no dan tregua con el abigeato.

Bueno, será otra de las tantas promesas incumplidas, como la de combatir al narcotráfico y tener tolerancia cero con las carreras clandestinas. ¿Qué pasó con la fibra óptica y la anhelada conectividad digital? ¿Cuántos alcaldes han pasado por Punta Arenas y han prometido acabar con el déficit de la Cormupa? ¿Y la Arena para Punta Arenas? Y, yendo más atrás, ¿a dónde se fue el gas de Lago Mercedes con el cual se iba, incluso, a abastecer la demanda de la zona central?

Las promesas suman y siguen, sobre todo ahora en plena campaña de las primarias presidenciales.

El ex fiscal Carlos Gajardo, en pleno caso Penta y también ante el informe de Carabineros por el caso de Gustavo Gatica, esgrimió: “Dicen en el campo: ‘Somos tontos hasta las 12 y después del mediodía se nos pasa’”.

¿Y “Bianchismo”?

¿Y en qué andan los Bianchi? Como siempre, tramando. No obstante, esta vez se han puesto ambiciosos y, como dijo alguna vez un ex intendente, van por más. Incluso quien le ponga un saco de fichas a esta dupla explosiva se va a quedar corto.

¡Si, señores, se abren las apuestas!

Nota al margen. A papá Bianchi le gustó muchísimo un término que, sagazmente y cual Pitia del templo de Apolo en Delfos- acuñamos en estas páginas: “el Bianchismo”. Quizás, porque lo asocia al “Kirchnerismo” y al hecho que, del extremo austral, surja una figura política que termine sentada en el sillón presidencial.

Sí, los Bianchi no se andan con chicas. Para entender esto, lo primero que se tiene que acotar es que por las venas de papá Bianchi corre una mezcla de sangre italiana y árabe, nitroglicerina pura. ¡Junten miedo!

Como los X-Men

Si ya estaban como soufflé por eso de no perder nunca una elección -aunque pasan por alto el primer intento de Karim en la diputacional de 2013-, ahora están más inflados que maní japonés. No es para menos con el categórico triunfo del abogado Mauricio Daza en la constituyente. Esto, contradicción mediante de promover como representante de Magallanes a un afuerino.

Pero, las letras que el Servel le asignó al leguleyo fueron premonitorias: XM-3. ¿Es que nadie se dio cuenta que Daza forma parte de los X-Men (sub- especie humana del mundo Marvel). No se llamen a engaño. No por eso de ser “sub-especie” quiere decir que sean inferiores. Todo lo contrario, estos gallitos nacen con habilidades sobrehumanas activadas por el gen “Factor X”.

Como buen X-Men, Daza quiere luchar por la paz y la igualdad entre los humanos normales, comenzando por la nueva Constitución.

Sus letras XM-3 bien vaticinaban que él sería el tercero. ¿Y quiénes son los dos anteriores? Lógicamente el dueto Bianchi, representando papá Bianchi a Charles Xavier, más conocido en el mundo Marvel como el Profesor X, un poderoso telépata.

¿Qué estará sintiendo su archienemigo M…? No sean mal pensados. Los seguidores de Marvel Comics saben que hablamos de… Magneto.

Chasconeando a todos

Parodiando a aquel famoso tango de Piazzolla-Ferrer, podemos decir que papá Bianchi camina por Puq como si entonara: “Las tardecitas de Punta Arenas tienen ese, qué sé yo, ¿viste? Salís de tu casa por Bories. Lo de siempre, en la calle y en vos. Cuando de repente, de atrás de un árbol (en la semana distrital), me aparezco yo…”. Así, circula repartiendo saludos y sonrisas, invitando a la gente a unirse a su causa: “Subite a mi ilusión súper sport”.

Al igual que el cacahuate japonés, la cosa con los Bianchi está sabrosa.

“El resultado de la constituyente generó bastante satisfacción y, sin caer en la soberbia (¿?) hemos salido a chasconear a todos…”, confidenció un cercano a Charly.

Estuvieron con Jorge Flies, encuentro que volvió a sacar ronchas a los muchachos del pacto Unidad Constituyente -que de unidad no tiene nada- y que ya estaban indignados por la presencia del gobernador electo en el acto del presidenciable Gabriel Boric.

Acudieron el lunes a la asunción de Claudio Radonich en apoyo a la primera mayoría de concejales, Verónica Aguilar. Luego, se trasladaron a Natales para estar con la nueva alcaldesa Antonieta Oyarzo.

“Estamos chasconeando a todos un poco. No nos importa qué puedan decir los Henríquez, los Manzanares, los Bascuñán. ¿Qué se les va a reclamar a los Bianchi?”, desafía el cercano a éstos y, por lo mismo, anuncia en exclusiva: “El “Bianchismo” levantará una lista para consejeros regionales” y, con eso del enroque, quieren seguir presentes en ambas cámaras del Congreso.

¿No les advertí que debían juntar miedo?

Para entrar en modo Copa América, se remata la conversación, sosteniendo que la idea de los Bianchi es aunar a la oposición: “Se habla que Bravo se peleó con Vidal, que el Rey está sentido con Alexis, pero, cuando todos entran a la cancha, no le quitan la pelota al compañero, sino juegan en equipo”.

Ahora habrá que ver si al equipo del “Bianchismo” le va mejor que a La Roja en Brasil y si su proyecto político termina levantando la copa.

Mientras tanto, al igual que nuestro diputado y presidenciable Gabriel Boric y queriendo tener eso de “altura de miras”, subiré a mi árbol favorito en Avenida Colón para seguir con serenidad el devenir del cuadro político-electoral.