Necrológicas
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Raúl Rodas Roca
  • Josefina Alicia Uribe Rodríguez
  • Carolina Higueras Koock

Escasez de contenedores triplican costo del flete marítimo desde el mercado exterior

Por La Prensa Austral Sábado 10 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
84
Visitas

– Alvaro Insúa, distribuidor de productos y alimentos, señala que si antes demoraba un mes traer un contenedor con carga desde China ahora puede tardar dos meses en su arribo.

La realidad es una en todo el mundo. La reactivación de las distintas economías con las reanudaciones de producciones en diferentes fábricas ha hecho que aumenten las demandas de pedidos y de envíos desde los puntos de producción a los mercados compradores, pero ello ha repercutido en la disponibilidad de los contenedores para ser trasladados en los barcos, incrementándose los costos de traslado.

Medios especializados del mundo marítimo informan de la persistente congestión en la cadena de suministros aumentan los costos de las tarifas y el transporte marítimo espera un mejor escenario para el 2022.

Un informe del Wall Street Journal citó que los fletes Asia-Estados Unidos y Europa están aumentando a un ritmo histórico, ya que los dueños de la carga presionan por las tarifas en busca de una capacidad de transporte marítimo que los ejecutivos de la industria naviera esperan que siga siendo escasa en lo que resta de este año.

Según los informes internacionales el precio de un contenedor de 40 pies en todo el mundo se ha cuadriplicado con respecto a hace un año, alcanzando los US$8.399 el 1 de julio, según índice de precios global de Drewry Shipping Consultants. Una variación que aumentó un 53,5% desde comienzos de mayo.

Una realidad que también palpan los importadores de la Región de Magallanes, admite el distribuidor general y gerente de Supermercado Rofil, Alvaro Insúa, quien señala que el costo de un contenedor de 40 pies desde China antes de la pandemia era de unos US$4 mil y que hoy fluctúa en valores que varían entre los US$12 mil y US$14 mil. A ello se agrega el factor de la demora que, si antes era de un mes entre la salida desde el puerto de origen hasta llegar al destino, hoy puede tardar dos meses.

“Hoy no se encuentran disponibles los contenedores. Muchos están pedidos, reservados, encargados para próximos embarques. Lo mismo si quieres traer carga de Europa, ya no está siempre la opción que la carga llegue directo a Punta Arenas. Ahora hay que llegar con la carga hasta el puerto de San Antonio y desde allí uno debe traer la carga vía terrestre”, explica Alvaro Insúa.

Para el ejecutivo no hay duda que la industria está colapsada. Ello porque con la reactivación, luego de un año de detención en todas las cadenas productivas, como ocurrió en 2020 por la pandemia, ahora están con el máximo de movimiento para sacar dentro de este año su producción y evitar otro año de números rojos.

“La reactivación logrará estabilizar todo el mercado, pero ello hay que pensarlo para el 2022, que es cuando debiera regularizarse el abastecimiento mundial. Confío en que en un año debiera estar estabilizado y el costo de flete debiera reacomodarse. La misma economía se preocupará de solucionarlo”, sostuvo Alvaro Insúa.

Para el distribuidor magallánico tras esta pandemia quizás la oferta cambia y comienzan a ser más atractivos los mercados de la región y menos competitivos los productos que antes se miraban al mercado asiático.

Incluso destaca que en la región sudamericana hay buenos productores de diversos rubros en todos los países, siendo una alternativa el traslado de alimentos desde Brasil vía terrestre, que quizás antes no era a precios competitivos y en el futuro podrían serlo aún más en desmedro del alto costo de los fletes desde los mercados europeo y asiático.