Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

El drama de joven que fue aplastado por un motor y que lucha por su vida en la Uci

Por La Prensa Austral Domingo 11 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
14,495
Visitas

“La fe es lo que nos mantiene en pie en estos instantes de la vida. La esperanza es lo único que nos queda”, dijo Grace Escobar, pareja del joven accidentado.

Las oraciones son las que más cuentan en estos momentos de tanta angustia y tristeza para la familia de Pablo Neira Zúñiga, de 29 años de edad, quien resultó gravemente herido el día jueves al interior de un taller mecánico, al recibir el impacto de un motor de camión que cayó y lo terminó aplastando.

El paciente ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Clínico de Magallanes, donde se mantiene conectado a ventilación mecánica y el diagnóstico es de extrema gravedad, “con riesgo vital”, como indicó la pareja, Grace Escobar Varela.

Para el entorno familiar esto ha sido una pesadilla. Los padres del joven, Domingo Neira e Ivón Zúñiga, están destruidos por esta situación, que provocó un vuelco tremendo en sus vidas.

Pablo es el mayor de cuatro hermanos (Marianella, Domingo y Karina) y todos buscan explicaciones a lo sucedido. Es de no creerlo. Un joven con toda una vida por delante y que a fin de mes recibiría su título de técnico en Mantención Mecánica en Inacap.

“Esto nos cambió la vida por completo”, dijo Grace, constructora civil de profesión, de 28 años de edad, pareja del joven hace poco más de dos años. Entre todos se turnan en las afueras de la Uci, esperando un cambio y, por qué no decirlo, el milagro que le permita salir de esta condición.

Lo graficó como un joven sano, con chequeos médicos sin problemas, “hasta que pasó esto, un accidente laboral, porque fue en el trabajo”.

Lo que la angustia es no saber bien lo que pasó esa tarde, de cómo fue el accidente. “Lo único que sé es que cayó el motor y le dio en la espalda. Más de eso lo desconocemos, como si estaban todas las medidas de seguridad”.

Al parecer la situación es tan crítica que no saben si podrá salir de esta condición. El padre de Pablo es camionero y el hijo siempre ha estado ligado a la mecánica y vehículos mayores.

“Ese día (el jueves) salí corriendo del trabajo. Una compañera me fue a dejar directo al hospital y llegué cuando lo estaban bajando de la ambulancia. Cuando lo vi no lo podía creer porque uno piensa que a uno nunca no le van a pasar estas cosas, pero nos tocó y lo estamos viviendo”.

Estos últimos días el recinto hospitalario se ha tornado prácticamente la casa de la familia. Unos bajan a esperar noticias en las afueras, otros suben, y cada informe médico es una luz de esperanza para los padres, hermanos, familiares y amigos.

Oraciones

Las cadenas de oración mantienen a todos unidos por una sola causa. Desde otras regiones del país e incluso desde el exterior, Brasil, Argentina, se conectan espiritualmente para pedir por la recuperación de Pablo.

“Nosotros le encendemos una velita al Padre Pío, rogando por él, porque la fe es lo único que nos mantiene en pie en estos instantes de la vida. La esperanza es lo único que nos queda”, dijo Grace.

Las próximas horas serán vitales para el equipo médico que está pendiente de él las 24 horas del día. Saben que la fortaleza está en su edad, que eso puede ayudar mucho, porque la fuerza juvenil puede imponerse finalmente.

El accidente ocurrió el jueves en la tarde, al interior de un taller mecánico, ubicado en calle Manuel Rodríguez Nº 3674.