Necrológicas
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Raúl Rodas Roca
  • Josefina Alicia Uribe Rodríguez
  • Carolina Higueras Koock
EDITORIAL

Recorte presupuestario a gobiernos regionales

Por Juan Tapia Domingo 11 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
63
Visitas

A sólo días de la asunción de los gobernadores regionales, siguen los desaguisados y pésimas señales provenientes del Ejecutivo respecto de estas nuevas figuras que dirigirán los destinos de las regiones en los próximos tres años y medio.

A través de un decreto emanado de la Dirección de Presupuestos (Dipres), el gobierno informó a las 16 gobernaciones regionales de una merma presupuestaria estimada en $1.415 millones aquí a fin de año. Este recorte de recursos y del Programa de Operaciones Complementarias se traspasaron directamente al presupuesto del Servicio de Gobierno Interior.

De esta forma, el Ejecutivo quitó recursos a los gobernadores regionales para entregárselos a los delegados presidenciales, con quienes tendrán que mantener una relación que, seguramente, se volverá dificultosa porque siguen en el limbo una serie de definiciones y límites respecto de las funciones y responsabilidades que tendrán que ejercer cada uno a partir del miércoles 14 de julio.

Este hecho fue calificado como “pésima noticia”, “mala sorpresa” e, incluso, como “sabotaje del Ejecutivo a los nuevos gobiernos regionales.

A esto se suma que se ha visto una inusitada premura en adelantar concursos y llenar cargos por parte de los actuales intendentes, reduciendo el margen de acción a las nuevas autoridades. Se añade el hecho de que en varias regiones aún persiste la pugna respecto de qué dependencias usarán los gobernadores.

Lo resuelto por el Ejecutivo sobre el recorte presupuestario resulta, derechamente, inconveniente tanto por la oportunidad como por el fondo de este asunto.

Primero, porque se resolvió a días de la asunción de las nuevas autoridades; y segundo, porque no se condice en absoluto con la necesidad de dotar de autonomía institucional y recursos a las regiones.

Sólo cabe rechazar esta determinación, ya que es totalmente contraria al espíritu descentralizador que debe animar al Ejecutivo y a los otros poderes e instituciones del Estado.