Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

Directora del Demre, María Leonor Varas, y la Prueba de Transición a la Educación Superior: “Los cambios que se están impulsando van en el sentido de una prueba más justa, moderna, precisa”

Por La Prensa Austral Lunes 12 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
91
Visitas

El 23 de julio vence el plazo para que los estudiantes se inscriban para rendir el examen, que tal como ocurrió
el año pasado, se realizará en dos tandas: 6 y 7 de diciembre y 9 y 10 del mismo mes, para resguardar los aforos.

El 22 de junio se inició el proceso de inscripción para rendir la Prueba de Transición a la Educación Superior, el cual se extenderá hasta el 23 de julio. De ahí, a esperar, en medio de ensayos y clases ya cada vez más presenciales, que lleguen los días para dar el examen que permitirá el acceso a las universidades, y que quedó fijado para los días 6, 7, 9 y 10 de diciembre, nuevamente en dos tandas, para resguardar las medidas sanitarias.

Esta prueba ya había avanzado el año pasado en el camino de los cambios en los contenidos, los que se intensificarán en el examen de este año, como lo adelantó la directora del Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional, Demre, María Leonor Varas.

“Ya el año pasado tuvimos grandes novedades, con una gran reducción de temarios y con preguntas del nuevo tipo, para que evaluaran competencias y no solo recordar contenidos curriculares. Y eso provocó una disminución de las brechas socioeconómicas, a pesar de la pandemia, que no nos afecta a todos por igual y se esperaba un aumento de las brechas socioeconómicas y sin embargo, se logró reducir. Estamos muy contentos porque los cambios que se están impulsando son que van en el sentido de una prueba más justa, moderna, precisa, y eso fundamentalmente, se logró porque antes, cuando preguntábamos todo el currículum, la PSU preguntaba en el fondo, cobertura curricular. La gran injusticia que se producía ahí es que le preguntábamos a la gente por materias que nunca les habían enseñado, un sector de la población no había tenido la oportunidad de aprender eso que le preguntábamos y eso se acabó, es una buena noticia y vimos los resultados, que son muy positivos”, recalcó Varas.

Estos resultados, a pesar de las dificultades propias de la especial situación vivida desde el año pasado por el Covid, ya que “teníamos temor de que producto de la pandemia, aumentaran las brechas, por las dificultades de conexión o económicas, pero no fue así, se notó el avance”.

Asimismo, destacó que las reglas del sistema centralizado de selección también cambiaron a favor de mayor equidad e inclusión, ya que antes, para poder postular había que tener mínimo 450 puntos de promedio en las pruebas obligatorias de Comprensión Lectora y Matemática. “Ahora se agregó esa condición o estar en el 10% superior de las notas de la promoción de egreso de su colegio. Eso abre mayores posibilidades de inclusión, que dieron frutos, de hecho, este año las brechas socioeconómicas, en el ingreso a la universidad, también se acortaron. Por ejemplo, la proporción de estudiantes que vienen de colegios municipales, la proporción de los que vienen de la educación técnico-profesional también aumentó en el último proceso, entonces en eso estamos profundizando una nueva revisión de los temarios que están publicados y también hay una mayor cantidad de preguntas del nuevo tipo, que son que tienen menos brecha, las que evalúan competencias, saber hacer, aplicar, más que saber recordar muchos contenidos que no a todos se les enseña. Esto para todas las  pruebas, aunque Matemática y Comprensión Lectora llevan la delantera en los cambios, pero todas las pruebas están cambiando. De hecho son más cortas, antes tenían 80 preguntas, ahora 65, excepto las de Ciencias, que evalúa las tres disciplinas científicas en una prueba, entonces ahí no se puede disminuir el número de preguntas”, profundizó la directora del Demre.

Siguiendo con los contenidos, los temarios ya están publicados y consideran modificaciones ante la incidencia de la pandemia, ya que están concentrados entre séptimo básico y segundo medio. “Los que rinden ahora llevan dos años con priorización curricular, sin tener funcionamiento normal del colegio, es cosa de revisar los temarios y ver que efectivamente fue tomado en cuenta. No van a tener dificultad con los aprendizajes ocurridos en estos dos años de pandemia”, afirmó.

Para María Leonor Varas, todo el proceso se ha vuelto más amigable, por ejemplo, en el caso de las personas que presentan alguna situación de discapacidad. “Hace cuatro años eran del orden de 90 personas, que recibían ajustes para rendir su prueba y el año pasado fueron más de 2.300, y este año, a una semana de la apertura de la inscripción de la prueba, ya llevamos más de 450 solicitudes. Es todo más humano, saludable y justo, y ha cambiado en el sentido que todos queremos que cambie”, recalcó.

Después de la transición

En diciembre del próximo año, la prueba, en el caso de las dos obligatorias, va a ser completamente nueva y enfocada en las nuevas competencias -aseguró la directora del Demre- y además, “la prueba de Comprensión Lectora eliminó el año pasado una sección que producía más brecha, la de Plan de Redacción y Conectores. Y las otras pruebas están cambiando más lento, la de Ciencias, este año, más o menos 15 preguntas serán del nuevo tipo y el próximo año serán más. En Historia está cambiando más lento y el próximo año habrá dos pruebas de Matemática, una más básica y otra más avanzada. Va a permitir tener pruebas más pertinentes y adecuadas a las necesidades. Tener una prueba como la PSU, con todos los contenidos de primero a cuarto medio, pero el que va a estudiar teatro, literatura, por qué necesita lo mismo que el que va a estudiar ingeniería”, ejemplificó sobre una de las críticas que se hacían sobre la anterior evaluación.

Finalmente, la directora nacional del Demre manifestó que estas pruebas van en una línea más pertinente a los cambios en la educación y en la diversidad de trayectos educativos, “tanto de la población que postula como a la oferta educativa posterior; se ha vuelto más adecuada y el sistema más flexible para hacer una diversidad que en todo el mundo y en particular en Chile, las universidades han dicho que no hay excelencia si no hay diversidad, que hace que todos tengan mejores experiencias educativas y todos estos esfuerzos son para tener mayor diversidad”.