Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

Socorro Andino y la búsqueda de mujer extraviada: “No hay plazos, sólo objetivos”

Por La Prensa Austral Lunes 19 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
1,258
Visitas

Director técnico, Marcelo Noria, explicó cómo se desarrolla a diario la búsqueda de Guadalupe Oyarzún.

No hay plazos, sólo objetivos. Así resume Marcelo Noria la búsqueda que el Cuerpo de Socorro Andino desarrolla en el sector de la Reserva Magallanes. Encontrar, o al menos obtener alguna pista conducente a encontrar algo que acerque al destino de Guadalupe Oyarzún Cárdenas, es el motivo que los convoca desde el sábado 10 de julio en el sector alto de Punta Arenas.

El desafío no ha sido menor, si se estiman las condiciones climáticas adversas donde confluyen viento, nieve y restricciones de luz propias de la época invernal. En lo profesional, confiesa el director técnico, “mucho que decir”, en lo personal “poco, porque es un tema muy sensible, donde hay dolor de familiares que tampoco han cesado en la búsqueda”.

Ayer, Noria hacía un alto a cinco días de labor ininterrumpida. Un respiro para recargar pilas, dirigir por unos días y luego volver a terreno. Reconoce que ha sido una búsqueda compleja, y aunque dice que ningún rastreo es fácil, esta vez el clima ha estado lejos de ser un buen aliado, instalándose como un factor del cual no se tenía antecedente desde hace bastante. “La nieve llega hasta un metro y eso hace difícil caminar y buscar. Tampoco sabemos hasta cuándo se mantendrá, porque antes uno podía decir hasta septiembre, pero ahora esto parece incierto”, señala.

Desde el inicio

Fue la noche del sábado antepasado cuando el Cuerpo de Socorro Andino Magallanes recibió el llamado por parte de la Onemi. La disposición fue inmediata y un equipo de 4 personas (hoy 6) se sumó a las labores de búsqueda que encabeza el Gope de Carabineros.

Noria cuenta que el mirador del río de las Minas aparece como último punto de vista de Guadalupe Oyarzún y que la administración de Conaf es el lugar base para los equipos de búsqueda. En este último se prepara y coordina la jornada y, desde el primero se acentúan las labores a partir de las 10 de la mañana.

“Hemos descartado muchos sectores y hemos comenzado a sondear como se hace cuando se producen avalanchas. El clima y la geografía complican la labor, porque la nieve sobre un metro fácilmente puede cubrir una persona, y el terreno con quebradas es factor a la hora de la ocurrencia de un accidente”.

Agrega que pese al desafío “nosotros seguimos a disposición”, recordando que la última labor de búsqueda complicada que debieron asumir ocurrió en junio de 2019 cuando un hombre se extravió justamente en el sector alto de la ciudad, siendo hallado sin vida en el área de la bocatoma del río de las Minas tras 5 días de rastreo. Noria recuerda que la diferencia climática fue un factor, ya que se trató de una labor marcada por las precipitaciones de lluvia y no como en el actual caso con la nieve como denominador común.