Necrológicas
  • Inés Pinto vda. de Vrdoljak
Ex casa Juan Pablo II fue bendecida ayer

$20 millones mensuales requiere Casa del Samaritano para atender a una veintena de “hermanos mayores”

Por La Prensa Austral Jueves 22 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
339
Visitas

No ha sido fácil el trabajo que Fide XII tuvo que asumir desde febrero, en la ex casa Juan Pablo II, que era administrada por el Hogar de Cristo. Apenas tomaron la posta del trabajo de voluntariado, un brote de Covid-19 que afectó principalmente a los “hermanos mayores”, nombres con el que denominan a los usuarios del hogar.

Pasaron los meses, y recién ayer se pudo hacer una ceremonia de bendición como correspondía, en la que además, se descubrió la placa que la denomina como Casa del Samaritano y que fue donada por la familia de Luis Barra, de la empresa Lubag, recientemente fallecido.

El acto estuvo encabezado por el obispo Bernardo Bastres y contó con la presencia del gobernador Jorge Flies y del alcalde Claudio Radonich, además del equipo de 35 voluntarios que cuidan de los adultos mayores y que también iniciarán la campaña de captación de socios, para poder solventar los gastos operacionales de la añosa casona. La directora del hogar, Marilyn Sarabia Uribe, reconoció que fue un trabajo bastante difícil desde el inicio, y que actualmente atienden a 23 “hermanos mayores”, por lo que la captación de socios será fundamental: “Los voluntarios estarán a cargo, para buscar la mayor cantidad de socios para poder subsistir y poder llevar a cabo la casa. Tuvimos que hacer arreglos y mejoras, de a poco vamos sacando la casa adelante. Para funcionar bien, en sueldos son 15-16 millones para los profesionales, los consumos básicos, 2 millones, más la alimentación, y otros gastos; hay que considerar que es un recinto bastante antiguo”.

El director ejecutivo de Fide XII, Reinaldo Leiva, añadió que al no tener financiamiento y por las necesidades variadas, requieren del apoyo de la comunidad y de la empresa privada. “Hay una parte que logramos cubrirla, respecto del personal y estamos abocados a que la comunidad se sienta partícipe de esta Casa del Samaritano. Espero que pronto podamos abrir las puertas para que cada uno conozca el interior de esta casa y a los hermanos mayores. En esta Fase 4 tenemos una sala de visitas especial, está implementado un teléfono, porque cada voluntario tiene apadrinado a un adulto mayor”, explicó Leiva, que también calcula que con $20 millones mensuales pueden trabajar tranquilos. Por lo menos, hasta agosto podrán contar con recursos de un FNDR, pero “esperamos volver a postular, porque cubren necesidades sumamente importantes, pero otras no y ahí hay que estar calculando otros presupuestos. Por eso, todos están invitados a colaborar”.