Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles
Preocupación en el municipio

Al menos 20 construcciones representan un verdadero peligro para los vecinos

Por La Prensa Austral Viernes 23 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
788
Visitas

Modificación permite disponer de $38 millones para una demolición, lo que da cuenta del significativo costo que se debe asumir para abordar cada uno de los casos.

La demolición surge hoy como única alternativa para atender el peligro que significa la mantención de más de 20 construcciones en diversos sectores de Punta Arenas. Sin embargo, lo anterior no es fácil de asumir debido a los recursos que se necesitan para la ejecución de dicho trabajo.

Lo anterior fue abordado en el municipio, donde el alcalde Claudio Radonich dijo que lamentablemente la mayoría de los casos tiene que ver con personas que han construido y abandonado, sin asumir los problemas que se generan a posterior en desmedro de los vecinos y el entorno.

Uno de los casos patentes da cuenta de una construcción en calle Mariano Egaña, donde la comunidad ha denunciado de manera constante los problemas de salubridad y el peligro latente de derrumbe. Ante ello, el Concejo Municipal aprobó una modificación presupuestaria que permita disponer de $38 millones para una eventual demolición, lo que quedará a la espera de sumar mayores antecedentes respecto de la propiedad.

“Es una construcción que sabemos no cumple con las normas de vivienda y urbanismo, y donde tenemos vecinos que tienen miedo de un incendio y que deben convivir a diario con aguas servidas en sus calles. Por eso se requiere de un informe social y de salud para analizar esta situación con  mayor profundidad”, señaló la concejala Alicia Stipicic.

Por su parte, el edil Germán Flores, planteó que lo que ocurre en dicho sector es sólo un ejemplo de la veintena de casos que el municipio mantiene en carpeta. Sin embargo, mencionó que este tipo de situaciones debe llevar a mirar hacia otros dos puntos emblemáticos de Punta Arenas y por los cuales tampoco ha existido solución: el edificio de José Menéndez con Chiloé, y el antiguo Hospital Regional. “Hace unos años se hizo un estudio a nivel de Obras Municipales y se estableció que la estructura de José Menéndez puede colapsar en cualquier minuto. La pregunta es ¿quién asume el problema? ¿quién va a demoler esto?, porque el municipio no cuenta con los recursos para hacerlo”.

El alcalde Radonich reconoció que la situación es compleja, principalmente porque los propietarios de buena parte de estas construcciones no quieren asumir su responsabilidad. “Nos pasó en calle Bories con una fachada que podía caer en cualquier momento producto del viento. Por mucho tiempo casi tuvimos que estarle rogando a los dueños que atendieran esta situación, entendiendo que se trata de un inmueble que se levanta en un espacio público y, en este caso, en pleno centro de la ciudad”.