Necrológicas
  • Graciela del Carmen Mancilla Bustos
  • Alvaro Millalonco Saldivia
  • Francisco Orozco López
  • Drago Pesutic Eterovic
  • Silvia Hidalgo Huerta

La visita de Godfrey Stevens antes de pelear el título mundial

Por La Prensa Austral Domingo 25 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
117
Visitas

En la segunda mitad de los ‘60 Godfrey Stevens fue sin duda la gran figura que tuvo el boxeo nacional, llegando a disputar un título mundial, todo un logro

Su carrera profesional la desarrolló justamente en esa década, destacándose por ser más “estilista” que por una fuerte pegada, llegando a figurar entre los mejores del mundo en la categoría pluma.

Esto le permitió tener la oportunidad de disputar, con 31 años de edad, el título mundial de esa división ante el campeón japonés Shozo Saijo el 8 de febrero de 1970, combate que se vio en vivo por televisión abierta, siendo una de las primeras transmisiones de este tipo que se realizó en nuestro país.

Gran cantidad de personas se volcaron a los pocos televisores que existían en aquel tiempo para presenciar la lamentable derrota del campeón chileno por decisión que fue unánime tras quince duros asaltos.

A su retorno en Santiago, Stevens fue recibido como un verdadero héroe, pero su carrera pugilística entró en franca decadencia. Siete años después “El Gringo” se retiró de los cuadriláteros tras perder por K.O. en Managua ante Alexis Guarello en 1977.

INVITACION

Pero previo a la disputa del título mundial, en mayo de 1969, visitó nuestra ciudad invitado por la Asociación de Boxeo de Punta Arenas, cuando era campeón sudamericano en la categoría hasta los 54 kilos y ya presentándose como un serio aspirante para pelear por la corona mundial.

En la previa de su llegada “La Prensa Austral” destacaba la expectativa que había en los aficionados por la llegada de Stevens, “todo está listo para la llegada del monarca sudamericano del peso pluma y aspirante al cetro mundial de boxeo en esta categoría”.

“Se han despachado los pasajes para que el más brillante boxeador chileno llegue a Punta Arenas a realizar una exhibición y para darle más categoría a la iniciación de las actividades boxeriles”.

“El campeón posiblemente ofrecerá una conferencia de prensa y en la noche hablará a micrófono abierto en Radio Polar con todos los deportistas de Punta Arenas, contestando todas las preguntas que se le quieran hacer. Se presentará ante la afición haciendo una exhibición con el pugilista profesional que lo acompañará en la gira”.

PROGRAMA

“El programa boxeril, aparte de este punto de extraordinario interés para ver en los momentos actuales al posible aspirante al título mundial, tiene el atractivo de las peleas internacionales entre los campeones novicios del año pasado (1968) de Punta Arenas y Río Gallegos”.

“El cuarto hombre en el ranking mundial llegará acompañado de su entrenador Emilio Balbontín y del novel pugilista profesional Pedro Parra, a quien la afición tuvo ocasión de ver como amateur cuando se presentó una selección penquista en nuestro medio”.

Luego, ya arribado a Punta Arenas, el comentario de nuestro medio señalaba que “a su llegada a nuestra ciudad charlamos brevemente con el campeón. Está contento con llegar nuevamente a Magallanes. Dice que su esposa, a quien trajo la vez anterior, es una enamorada permanente de Magallanes”.

“La presencia de Stevens en Magallanes tiene para nosotros doble significado. Por un lado admirar la escuela del campeón y por el otro desagraviarlo, ya que cuando peleó con Aguilera en nuestro medio el público le hizo objeto de manifestaciones hostiles porque no agradó su boxeo que fue el  mismo con el que ganó a Boby Valdés y colocó cuarto en el ranking mundial”.

“Pero Stevens, que es un muchachito sencillo, correcto, ameno, no se acuerda de ese detalle, ‘no. Para mí Punta Arenas es una ciudad que aprecio y su público es más o menos similar al del norte del país’”.

GRAN RECIBIMIENTO

“El campeón recibió en Radio Polar el caluroso recibimiento de los deportistas. El auditorium de la popular emisora de calle Bories se hizo estrecho para contener a todos los que querían estar cerca y admirar a quien tantas satisfacciones nos está dando en el deporte”.

“En el plano de la exhibición se registró un récord de bordereaux en el gimnasio ‘cubierto’ de Magallanes con un monto de más de trece millones de escudos y el recinto se hizo estrecho para contener a los aficionados que fueron a ver de cerca al campeón”.

“En los cinco rounds que duró la exhibición, Godfrey Stevens dio una muestra de sus aptitudes. En el primer round se concentró en una labor netamente defensiva, pudiéndose apreciar su facilidad en el side stop”.

“Excelente juego de cintura y reflejos para esquivar los puños antagónicos, amén de una eficaz colocación de los pies que daba la impresión que más que una exhibición boxística estábamos presenciando una escena de ballet”.

“En el segundo round de su acción defensiva pasó a una labor ofensiva, dejando de manifiesto la facilidad para romper la guardia del rival y su habilidad en el combate a la americana”.

“Los otros tres rounds fueron un complemento de lo anterior. En estas vueltas dio una clara demostración de cómo debe ser el boxeo y deleitó a los espectadores con una labor de alcurnia”.

RECONOCIMIENTO

“Al término de su cometido, nuevamente el gimnasio se estremeció con los aplausos del público, aplausos que en justicia alcanzaron a Pedro Parra, quien con su labor ayudó al funcionamiento del campeón sudamericano del peso pluma y aspirante al cetro mundial”.

Todo un acontecimiento para la época fue la visita a nuestra ciudad de Godfrey Stevens, considerado uno de los más grandes ídolos de esos tiempos en el deporte nacional, y de quien los aficionados al boxeo creían que podía alcanzar por primera vez un título mundial para nuestro país.

Lamentablemente la historia dijo otra cosa, pero sin duda Stevens dejó una huella que aún -especialmente para los que ya pintan canas- es recordada como importante en los archivos del deporte nacional.