Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera
EDITORIAL

Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores

Por La Prensa Austral Miércoles 28 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
29
Visitas

El domingo 25 de julio la Iglesia Católica celebró a San Joaquín y Santa Ana, que de paso marcó la Primera Jornada Mundial de los Abuelos y Personas Mayores. A partir de este año, la conmemoración se hará el cuarto domingo de julio.

En Punta Arenas, esta jornada fue resaltada con una eucaristía en la iglesia Catedral, oportunidad donde el vicario de la diócesis, Fredy Subiabre, instó a respetar y valorar a todos en su dignidad, pero particularmente a los adultos mayores que están en situación de abandono.

En su mensaje, exhortó a la comunidad a generar los espacios de acogida y cercanía a los adultos mayores, pues no hay mejor lugar de hospitalidad que en el seno de las propias familias, poniendo en énfasis que la preocupación de los padres y nietos por los ancianos debe ser fundamental.

Reforzando lo anterior, el Papa Francisco en su homilía del domingo último, subrayó la necesidad de una nueva alianza entre los jóvenes y los mayores, de compartir el común tesoro de la vida, de soñar juntos, de superar los conflictos entre generaciones para preparar el futuro de todos. “Sin esta alianza de vida, de sueños, de futuro, nos arriesgamos a morir de hambre, porque aumentan los vínculos rotos, las soledades, los egoísmos, las fuerzas disgregadoras. Frecuentemente, en nuestras sociedades hemos entregado la vida a la idea de que ‘cada uno se ocupe de sí mismo’. Pero eso mata”, remarcó.

El mensaje del Santo Padre llega en momentos en que las personas mayores han resentido los efectos de la pandemia, debido a la soledad y aislamiento, producto de los prolongados confinamientos que han sacudido a Magallanes en los últimos 16 meses, tiempo en que hemos visto partir a casi 500 personas a causa del Covid.

Esta Primera Jornada constituye una ocasión propicia para acentuar el llamado a las familias a no olvidarnos de los adultos mayores, a detenernos a escucharlos, a reconocerlos, a no marginarlos, a cuidarlos con amor y a compartir más tiempo con ellos.