Necrológicas
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez
  • Patricia Ximena Alvarado Muñoz
  • Ramón Villarroel Gutiérrez
  • Gloria Jorquera Vda. de Bravo
  • Mateo Sarunic Telesmanic
Desde la lancha acarreadora Diosa del Sur se descargaron tres toneladas del preciado crustáceo.

Caleta de Barranco Amarillo recibió primer desembarque de centolla

Por La Prensa Austral Viernes 30 de Julio del 2021

Compartir esta noticia
86
Visitas

A temprana hora de ayer la caleta de pescadores de Barranco Amarillo, al norte de Punta Arenas, registró la llegada de la lancha Diosa del Sur que transportó desde la zona de pesca cerca de 3 toneladas de centolla extraída en el área norte de la región.

Con el arribo de esta embarcación se concretó el primer desembarco del crustáceo de caparazón roja en el terminal pesquero ubicado a unos seis kilómetros del centro de Punta Arenas, porque al igual como ha ocurrido en los últimos años el 90% de los desembarcos ocurre en la ciudad de Porvenir donde se concentra el mayor procesamiento del producto con la operación de seis plantas pesqueras.

En la provincia de Magallanes ya se han realizado algunos desembarques, pero en la comuna de Río Verde, donde en la jornada de hoy también se espera el arribo de otra embarcación en el canal Fitz Roy para dejar unas 3 toneladas.

Así lo adelantó el armador de pesca artesanal, Manuel Lemus, propietario de la embarcación Diosa del Sur que recaló ayer en la caleta pesquera, quien dijo que su otra embarcación acarreadora es la que dejará centolla hoy en Río Verde.

La temporada de extracción de la centolla, que comenzó este mes y se extiende hasta fines de noviembre, constituye uno de los atractivos para las faenas de la pesca artesanal moviéndose cerca de 400 embarcaciones en torno a esta actividad y cerca de dos mil pescadores dedicados a la extracción del recurso.

Respecto a cómo están las condiciones climáticas y de faenas para buscar centolla, Manuel Lemus dijo que en el inicio ha costado sacar centolla y la extraída la han hallado a profundidades que fluctúan entre los 80 y 100 metros.

“Este año tenemos buen precio y poca centolla, pero está comenzando la temporada”, dijo Lemus, quien destacó que el kilo de centolla puesta en el muelle está pagándose en seis mil pesos, mientras que en igual periodo, el año pasado, apenas era de 2 mil 500 pesos el kilo.

Asimismo, agregó que en los primeros días de faenas las condiciones climáticas no estuvieron muy favorables, pero últimamente han mejorado y con ello facilita a los pescadores a poder desplegar las trampas centolleras para dejarlas en las profundidades con sus carnadas en la búsqueda de la centolla.