Necrológicas
  • Humberto Faustino Mayorga Ovalle
  • Héctor Hugo Pérez Ojeda

A cuatro décadas del primer título del Chile en básquetbol

Por La Prensa Austral Lunes 9 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
699
Visitas

Hemos comentado en alguna oportunidad que la década de los ‘80 fue una de las más destacadas del básquetbol local, época en la que se contó con una buena camada de jugadores con grandes recursos técnicos y planteles homogéneos que permitían disfrutar de torneos atractivos por el alto nivel de competencia.

Clubes como el Progreso, Español, Sokol, Liceo, Umag y el Chile, entre otros, se las arreglaban para presentar equipos competitivos que les permitieran aspirar a conseguir algún campeonato.

Es así como el Chile, bajo la presidencia de José Ballesteros, alcanzó en octubre de 1980 su primer título de campeón en la Asociación de Básquetbol de Punta Arenas con un plantel que tenía grandes figuras y que con merecimientos alcanzó el título más importante del baloncesto regional.

La nota de “La Prensa Austral” publicada en la fecha señalaba que “al final el Chile ganó holgadamente al Progreso por 86 a 62 y con ello conquistó el campeonato de básquetbol 1980. La definición se estructuró a favor de los albos tempranamente. Diríamos que ya a los diez minutos del segundo tiempo ya el Chile tenía el título en sus manos y merecidamente”.

CON LOS MEJORES

“Ambos equipos comenzaron con sus mejores hombres. En el Chile, (Patricio) “Pachy” Yáñez, (Carlos) Palacios, (Hernán) “Naneta” Miranda, Aldo Villarroel y Daniel Urrutia. En el Progreso Adolfo Armijo, (Arnoldo) “Nolo” Miranda, (Miguel) Obilinovic, (Sergio) Olate y Renato Arias”.

“Ritmo rápido desde el primer momento y le correspondió a ‘Pachy’ Yáñez marcar el doble inaugural con un lanzamiento de media distancia. Después aumentó Palacios y el propio ‘Pachy’ subió a seis puntos antes que Miranda descontara para Progreso”.

“Hasta los 17 minutos la cuenta estuvo equiparada. Los dos rivales se cuidaron bien, trataron con seguridad el balón y hasta esos instantes no se podía vaticinar un resultado exacto”.

“Pero en la comparación global el Chile se vislumbraba como equipo más armado. Palacios desniveló los guarismos en el minuto final, terminando la primera fracción 37 – 31 para el Chile”.

“Progreso varias veces equiparó el marcador pero nunca pudo pasar arriba, reconociendo eso sí que tampoco pudo ser aventajado por más de seis puntos por los albos”.

INTRATABLES

“En el segundo tiempo Progreso entró a marcar a presión y en este balance el saldo favoreció al Chile porque Progreso se perdió, se desdibujó y el Chile supo aprovechar, con velocidad y cambios de juego, la mala marca de su rival”.

“Como resultado de este importante detalle el Chile antes de los tres minutos consiguió diez puntos de ventaja: 41 x 31”.

“Olate se fue encima de Urrutia, ‘Nolo’ Miranda sobre Villarroel, Obilinovic sobre Palacios, Armijo sobre Yáñez y Arias con ‘Naneta’ Miranda, pero el Chile se desmarcó bien y con la excelente puntería de Palacios, Yáñez y Miranda aumentó paulatinamente sus guarismos”.

“De este modo los albos llegaron a un cómodo 53 – 38 y 57 – 45 antes de los diez minutos. Olate perdía lanzamientos que generalmente no yerra, Armijo comenzó a desesperarse, Obilinovic y Arias se enredaban entre ellos y ‘Nolo’ Miranda trataba de acercar las cifras”.

“El Chile siguió mandando en la cancha y el Progreso fue bajando su rendimiento dando la impresión que ya sus hombres se resignaban a la superioridad alba”.

EXPULSION

“A los trece minutos quedó sellada la suerte de Progreso. Armijo reaccionó violentamente a un cobro por foul de él sobre ‘Naneta’ Miranda y lanzó el balón con el pie en señal de ofuscamiento. A renglón seguido hizo un foul descalificador a Miranda y es expulsado de la cancha”.

“Ingresó Barbour en Progreso pero todo el mundo ya comenzaba a admitir que el Chile era el nuevo campeón”.

“A los quince minutos el Chile había aumentado la ventaja a 24 puntos, abandonando Urrutia e ingresando (René) Collier. Luego sale Villarroel reemplazado por (Kuzma) Marinkovic, terminando el match 86 – 62”.

“La correcta barra del Progreso y la bullada hinchada del Chile nunca dejaron de estimular a sus jugadores. El público premió la labor de ambos y especialmente al campeón porque el Chile había ganado un partido leal, correcto y de buen básquetbol en general”.

“Habrá que convenir que el elenco del Chile es un legitimo campeón. Un campeón que fue de una regularidad pasmosa a lo largo del torneo, que incluso fue aumentando paulatinamente su poderío a medida que avanzaba la competencia, convirtiéndose en un quinteto armado, bien definido, homogéneo, con estructura y porte cesteril”.

“Un quinteto que jugó bien normalmente en todos sus compromisos y que tuvo la clase digna de un campeón en la hora de decidir su suerte”.

GRANDES JUGADORES

“Con un líder innegable en ‘Pachy’ Yáñez, con un Carlos Palacios que a la postre se convirtió en el mejor aporte de los foráneos que llegaron a enriquecer nuestro básquetbol, siendo verdugo en la conversión y una garantía para el complemento general de todo el plantel”.

“Un Hernán Miranda que fue otro barómetro en el Chile, jugador técnico, efectivo, luchador y con arrogancias cesteril. Luego Daniel Urrutia, Aldo Villarroel, René Collier, Kuzma Marinkovic, Pedrín Pérez, (Fernando) ‘Pelé’ Barrientos y otros que se constituyeron también en valiosos aportes toda vez que fueron requeridos sus servicios”.

“El Chile fue digno vencedor para un torneo extraordinariamente bueno. Un torneo que para muchos, la gran mayoría, ha sido uno de los más emocionantes de los últimos años y dentro de este marco el título fue para el mejor, el Deportivo Chile”.

CHILE (86): Aldo Villarroel 13, Patricio Yáñez 14, René Collier 2, Marinkovic 2, Hernán Miranda 23, Daniel Urrutia 12, Carlos Palacios 22.

PROGRESO (62): Arnoldo Miranda 9, Sergio Olate 16, Adolfo Armijo 14, Miguel Obilinovic 5, Renato Arias 18.