Necrológicas
  • Javier Pardo Ojeda
  • Paulino Vásquez Argüelles

Dr. Jorge Guzmán y pretensión argentina sobre el estrecho de Magallanes y Mar de Drake: “Lo que quedó claro es que aquí hay un diferendo al cual Chile no le prestó atención, pues se quedó durmiendo la siesta”

Por La Prensa Austral Lunes 9 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
4,929
Visitas

Experto, quien oportunamente denunció la pretensión argentina, declaró que ésta representa un “absurdo”,
pues no se puede declarar “espacio compartido” una zona o área de territorio ajeno, sobre la que no se ejerce soberanía.

Aquí lo que quedó claro, a trasluz, es lo que La Prensa Austral viene diciendo hace años, que hay un diferendo al cual Chile no le prestó atención y ahora nos cae la teja a propósito de la pretensión argentina”.

Así lo declaró ayer el Dr. Jorge Guzmán al referirse al impasse diplomático que recientemente protagonizaron ambos países, luego de que el gobierno argentino aprobara la Directiva de Política de Defensa de ese país, en la cual contemplaba como “espacio compartido” entre ambos países la “explotación, estudio y control conjunto sobre el Estrecho de Magallanes y el Mar de Hoces (conocido como Mar de Drake)”.

El 6 de julio recién pasado, Argentina dictó tal directriz, usando el término “espacio compartido” para territorios que están bajo la soberanía chilena.

Para Guzmán, la génesis de ello, además de la histórica política argentina de pretender territorios nacionales, incluyendo el área de Cabo de Hornos, tuvo como un punto a su favor la forma en que la Cancillería chilena dejó pasar el tema de la declaración de los límites exteriores de la plataforma continental de la zona sur-austral ante la comisión ad hoc de Naciones Unidas.

“Esto ha sido una debacle”, observó el Dr. Guzmán, acusando que la diplomacia chilena nunca dijo nada al respecto, más allá de que se sostenga de presentar su propia declaración de los límites exteriores en tal zona no sería absolutamente necesario al subentenderse su preexistencia.

“Chile no hizo nada, pese a que Argentina está pretendiendo un espacio tremendo”, puso el dedo en la llaga.

Respecto puntualmente a las directrices de la nueva política de defensa argentina, observó que Argentina debió recular ante la queja diplomática de nuestro país.

Guzmán recordó que, a través de las páginas de nuestro medio, él ha venido alertando a la Cancillería chilena sobre las implicancias de este asunto, al menos desde 2016, toda vez que las pretensiones argentinas son respecto de un territorio que, administrativamente, está bajo la jurisdicción de la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena.

“Chile se quedó durmiendo la siesta”, acusó.

En una columna publicada en El Mostrador, el Dr. Guzmán y el experto en materias de defensa y seguridad, John Griffiths Spielman, alertaron sobre las implicancias del uso argentino del término “espacio compartido” e hicieron ver que, a algunos “amigos de la relación bilateral” les disgusta recordar que la crisis entre los años 1977 y1984 se originó en el rechazo argentino al laudo de cinco jueces de la Corte Internacional de Justicia que, coordinados por el árbitro británico, confirmaron lo que desde 1881 era obvio: que las islas “al sur del canal Beagle” (Cabo de Hornos incluido), son chilenas y que entienden que esos “espacios” son parte del “Mar de Hoces”.

“También les disgusta recordar que, antes de eso, en 1881, mientras Chile lidiaba con Perú y Bolivia, Argentina precipitó un tratado de límites por el cual, a cambio de nuestra renuncia unilateral a la Patagonia Oriental y a la mitad de Tierra del Fuego, reconoció algo histórica y legalmente obvio: que la integridad del estrecho de Magallanes siempre ha sido chilena”, indicaron.

Apuntaron que, en lo que concierne al “Mar de Hoces”, en 2009, el entonces gobierno de Cristina Fernández (hoy Vicepresidenta), alteró el modus vivendi establecido por el Tratado de Paz y Amistad de 1984 (TPA), al reclamar para sí cerca de 9 mil kms2 de plataforma continental sobre los que, de acuerdo con el Derecho Internacional del Mar, preexisten derechos chilenos. De esta forma, al sur del Cabo de Hornos, Argentina unilateralmente impuso un nuevo límite a Chile, algo que calificaron de “muy serio, muy complejo”.

Recordaron que, sobre el estrecho de Magallanes, durante la crisis por las “islas al sur del canal Beagle” y las negociaciones de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, Argentina intentó, unilateralmente y sin éxito, declararse “Estado ribereño del Estrecho de Magallanes”.

“Aun así, en el TPA de 1984 se incluyó una cláusula que, en favor de Argentina, modificó el diseño original de la Boca Oriental del Estrecho al establecer que éste se inicia en la línea que une a la Punta Dúngenes con el Cabo Espíritu Santo, en Tierra del Fuego.

“Este fue, también -prosiguieron-, parte del “precio de la paz” pagado por Chile ante un vecino que, además de reiteradamente acudir a la amenaza del uso de la fuerza (un acto sancionado según la Carta de Naciones Unidas), el 22 de diciembre de 1978, antes del anuncio papal, ya había iniciado el despliegue de fuerzas hacia el territorio que ahora pretende “compartir”. Un hecho de la causa”, acotaron.

Por ello, sostuvieron que la referida directriz argentina emitida a comienzos de julio pasado, revelaba cómo ese país vuelve a pretender que la “exploración, estudio y control conjunto del Estrecho de Magallanes”.

Guzmán y Grifftihs declararon que lo que queda por hacer es, por ejemplo, que Argentina respete el carácter internacional del estrecho de Magallanes y que levante las restricciones que en su mar territorial, unilateralmente aplica a naves provenientes de las islas Falkland/Malvinas y que se dirigen hacia el estrecho.

En el caso del “Mar de Hoces”, plantearon que Chile debe, sin más demora, precisar los límites exteriores de su plataforma continental extendida proyectada desde las islas del Cabo de Hornos y Diego Ramírez.

“Conforme con el Derecho Internacional debemos hacer valer nuestros derechos soberanos sobre valiosos territorios submarinos, que ya despiertan el interés material no solo de Argentina, sino también de otros países.

“Solo una vez que esto esté firmemente establecido, será posible determinar en qué temas es posible la cooperación con Argentina”, sentenciaron.

Comunidad reaccionó en Facebook:

En el Facebook de La Prensa Austral lectores estamparon su opinión:

Alex Chacón Hidalgo: “el Presidente argentino Alberto Fernández es abogado. ¿Habrá aprobado el ramo de Derecho Internacional? Me quedo con la duda”.

Soto José: “Bueno, bueno. Ahora se acuerdan de hacer patria….cuando allá por el 1800….le regalaron la Patagonia a los argentinos…jejej…no jodan”.

Olga Barría Muñoz: “Que se vayan ubicando”.

Roberto Rojas: “Argentinos, siempre con sus mañas”.

Fernando Ba: “Empezaron, jajajajaj. Estaban muy tranquilos con los mapas”

Roberto Muñoz Velásquez: “Era lógico. Los argentinos hace años hacen figurar en sus mapas el estrecho de Magallanes, islas adyacentes como compartido con Chile. El irredentismo argentino hace pasar a Chile como usurpador del estrecho de Magallanes y Cabo de Hornos”.