Necrológicas
  • Luis Alberto Bórquez Sánchez
  • Patricia Ximena Alvarado Muñoz
  • Ramón Villarroel Gutiérrez
  • Gloria Jorquera Vda. de Bravo
  • Mateo Sarunic Telesmanic

Y terminó el festival

Por Blanca Ines Galvez Rivera Martes 31 de Agosto del 2021

Compartir esta noticia
35
Visitas

Terminó el Festival Folclórico en la Patagonia y como todos los años, desde un palco del Teatro Municipal y como público, doy una opinión muy particular de un evento que sigo desde su primera versión en el Cine Gran Palace.

No soy profesional, ni técnico, ni experta en nada que diga relación con el festival por lo tanto, mis palabras, son comentarios muy personales en cuanto a lo que vi, escuché y viví.

Me costó mucho conseguir “invitaciones” para estar presente algún día en el Teatro Municipal. La primera jornada, en el comedor de mi casa, con interrupciones ajenas a mi voluntad, vi algo de la función que me dejó con gusto a poco. Centella, que tiene una habilidad innata para hacernos reír de nosotros mismos, como que quedó al debe. Muy bien el homenaje a Claudio Paredes y lamento profundamente que quienes cerraban el día jueves lo hicieran prácticamente sin público.

En cuanto a la competencia, no la vi, no puedo opinar.

Día viernes, segunda jornada. Cumpliendo con todos los requisitos, llego hasta un sector de palcos desde donde tengo una vista panorámica. Helado el recinto, pero se siente algo de ambiente festivalero. Da inicio al espectáculo la presentación de nuestra cantora popular, como le gusta que la denominen, Teresa Aravena Sepúlveda acompañada de “Los del alero”, sus hijos Hugo y Luis y su nieto Franz. Su tributo a Violeta Parra nos dio momentos muy emotivos y el Ovejero y el Ñandú que recibieron como premio a su trabajo lo considero más que merecido.

Emotivos homenajes a Juan Miranda, a Patricio Andrade. Una excelente intervención de Rolo Contreras quien, con sus canciones y su humor campesino nos llevó, por momentos, a lo que eran las grandes jornadas festivaleras, los participantes, autores, invitados, paseándose por los pasillos del gimnasio, el personal de la municipalidad tratando de cumplir con su trabajo y los equipos de iluminación y especialmente los de sonido, corriendo por encima de los espectadores para que todo salga bien. Se presenta Magdalena Matthey con un mini concierto de tremenda calidad. Y parte la competencia y hay muy buenas voces, arreglos musicales, solistas y grupos que dan todo por llevarse un galardón y la aceptación del público. Pero, al momento de darse a conocer a los finalistas de la competencia y se disponía a presentar el Grupo Amalgama, nos dicen que por toque de queda hay que retirarse. No tenemos salvoconducto. Era cosa que el señor alcalde con los encargados de la parte sanitaria de la seremi de Salud se pusieran de acuerdo en el sentido de que, si habíamos cumplido con todas las normas impuestas, dándonos de vuelta la “invitación”, tendríamos en la mano un salvoconducto por jueves y viernes, pero no se dio. Y Amalgama actuó sin público. Y no supe de finalistas.

Día sábado, final del festival: sigue muy frío el recinto pero no importa, a lo que vinimos, una pequeña obertura a cargo del Ballet Folclórico Municipal. Homenaje a un gran hombre de la música, Pedro Sánchez Barría, comprometido con el festival durante muchos años. La competencia de las 6 canciones finalistas es muy buena, ya entramos en lo que es el festival y al entender algo de la letra de las canciones volvemos a los recuerdos como cuando los mismos participantes dejaban en los asientos una hoja con la letra de las canciones, o con el aporte de instituciones particulares se imprimían un programa donde también salían los temas o los diarios locales publicaban las canciones en competencia. Hermosos versos que dan vida a una obra musical que esperamos perdure en el tiempo. Un jurado idóneo que, para mi gusto, hizo muy bien su trabajo. Dan los ganadores, totalmente de acuerdo. Daniel Graglia, quien había participado en varias oportunidades, por fin logra el premio mayor. Muy bien. Un cierre distinto, con temas distintos pero con un artista como Gepe que con su sencillez y empatía se ganó el público.

Aun cuando se extrañan muchas cosas, tales como la obertura musical, el mensaje en la Patagonia, las pausas musicales que, teniendo hermosas canciones de raíz folclórica, se escuchaban temas “nada que ver”; se agradece la intención, el permitir que tantos artistas regionales, de muy buen nivel, puedan mostrar su trabajo. No doy los nombres porque puedo olvidarme de alguno y considero que no tuvieron la cobertura informativa suficiente pero lo hicieron muy bien. El hacer recuerdo de sus amigos fallecidos nos hizo partícipes de su tristeza. Muy, muy bien los animadores del festival. Un reconocimiento especial a los equipos de apoyo, tramoya, sonido, iluminación y al personal de municipalidad y salud que nos permitieron vivir algo especial recordando nuestro festival. Muchas gracias a quienes me dieron sus invitaciones para que pueda estar allí.