Necrológicas
  • Ines Ruiz Ruiz
  • Zoraida Vera

Adi, el ejemplar canino que dio con Guadalupe Oyarzún y que ha protagonizado otras búsquedas

Por La Prensa Austral Viernes 3 de Septiembre del 2021

Compartir esta noticia
776
Visitas

“Llevábamos dos horas y media de trabajo, caminando por lugares de muy difícil acceso, cuando el perro generó un encadenamiento de conductas corporales asociadas a la localización de una fuente de olor”, destacó José Luis Orellana, integrante del Grupo Ladridos del Sur.

Desde la “zona cero”, o la portería de la Reserva Nacional Magallanes, los rescatistas caminaron unas dos horas y media hasta dar con el cuerpo de Guadalupe Oyarzún Cárdenas, que estuvo 53 días desaparecida.

De seguro antes pasaron por ahí, o cercanamente, pero la nieve acumulada en los cerros dificultaba muchísimo la búsqueda. Más aún para los ejemplares caninos utilizados por el Grupo Operaciones K-9 “Ladridos del Sur”.

El próximo viernes 10 de septiembre se cumplían dos meses de la desaparición de la vecina magallánica. Felizmente días antes de este plazo apareció el cuerpo.

Carabineros nunca suspendió la búsqueda. El prefecto, coronel Edgardo Flores, se mantuvo firme en un “no bajar los brazos”, y así se los transmitió a su gente, pese al cansancio de 53 días de trabajo.

El sábado 10 de julio Guadalupe y su pareja, Mauro Quevedo Quilodrán, salieron a buscar unos animales extraviados. El regresó a casa en la tarde, pero ella no. Desde ese día se activaron los equipos de búsqueda, con el Gope a la cabeza, hasta el miércoles, en que fue hallada.

Ejemplar canino

Al Grupo Operaciones K-9 “Ladridos del Sur” no les gusta personalizar el éxito de una misión en un solo nombre. Por eso el lema que los representa es: “nadie es mejor que todos juntos”.

El ejemplar canino Adi, guiado por José Luis Orellana, dio con los restos de la persona que buscaban incansablemente.

El éxito de la misión partió el martes, en la planificación previa con el jefe del Comando de Incidencia del Gope de Carabineros.

“A partir de ese encuentro se nos entregó el sector de incursión, como Grupo Ladridos del Sur”, declaró Orellana.

Al día siguiente, a las 10 de la mañana, una patrulla, compuesta esta vez por cuatro integrantes más el can adiestrado Adi, se adentraron en la reserva forestal.

“Llevábamos dos horas y media de trabajo, caminando por lugares de muy difícil acceso, cuando el ejemplar generó un encadenamiento de conductas corporales asociadas a la localización de una fuente de olor”.

“Como guías, nosotros nos damos cuenta cuando el perro claramente siente una fuente de olor y comienza a realizar la búsqueda”, explicó.

A partir de ahí la patrulla localizó el punto de interés que marcaba el can, “y en tres minutos confirmamos el hallazgo”.

Reafirma que el logro del miércoles no es sólo de Ladridos del Sur, “nosotros somos parte de un tremendo equipo que nos encomienda un sector a revisar”.

Adi es una pastora holandés, que tiene seis años de edad y ha participado en diferentes búsquedas, tanto a nivel local como en otras zonas del país. En rinconada Maipú apoyó la búsqueda del subinspector antinarcóticos de la PDI, Emmanuel Ferrada, y en Santiago de Kurt Madison.

En 2016 la llevaron a cabo Froward, cuando desapareció un joven. Al igual ha participado en la búsqueda de adultos mayores.

“Hay muchas búsquedas, que se realizan en silencio, no son mediáticas, pero se generan igual”.

Orellana lleva 16 años viviendo en Punta Arenas. Su familia es de acá, “y en lo personal me siento parte de esta gran comunidad”, indicó.