Necrológicas

Convención Constitucional: ¿Qué hemos hecho y qué es lo que viene?

Por Rodrigo Alvarez Domingo 5 de Septiembre del 2021

Compartir esta noticia
38
Visitas

La Convención Constitucional, cuya sesión inaugural fue el 4 de julio de este año, está ad portas comenzar a discutir los contenidos que contendrá la propuesta de Constitución que será sometida a la aprobación de la ciudadanía. En dicho contexto, es conveniente explicar el trabajo que hemos realizado a la fecha.

Tras un inicio no exento de dificultades, la Convención -a través de comisiones provisorias- trabajó en regular distintas materias indispensables para el cumplimiento de su labor. La semana pasada, la Comisión que integro -denominada “Comisión Provisoria de Reglamento”- terminó de discutir y votar las normas -e indicaciones- que formarán parte de la propuesta de Reglamento que deberá conocer en las próximas semanas el Pleno de la Convención. En dicha instancia, se presentaron más de 500 indicaciones, las cuales tenían múltiples objetivos. Algunos convencionales, por ejemplo, intentamos incluir -por su importancia- el concepto de “República”, autorizar que los miembros de la Convención puedan abstenerse en ciertas votaciones (ello al ser una manifestación democrática absolutamente legítima), perfeccionar y armonizar los contenidos de las comisiones temáticas, evitar contradicciones entre normas aprobadas previamente e incorporar normas que garanticen el derecho de todos los convencionales a expresar sus opiniones y argumentos de manera oportuna, objetiva y sin arbitrariedades.

Tras la referida votación, será el Pleno de la Convención quien -una vez que se sistematicen las propuestas provenientes de las comisiones provisorias restantes- apruebe el contenido del Reglamento de la Convención. Sobre este aspecto, cabe destacar que existe un cronograma de trabajo que permite la posibilidad de presentar indicaciones y deliberar sobre las mismas, siempre teniendo en consideración que debemos cumplir nuestra labor -la redacción de una propuesta de Carta Fundamental para nuestro país- en un plazo razonable (y que conocemos con anterioridad).

Aprobado el Reglamento, los convencionales constituyentes -con el propósito de dar inicio al trabajo sobre los contenidos constitucionales propiamente tal- nos distribuiremos en comisiones temáticas permanentes. En dichas comisiones se discutirán materias tales como el régimen político que queremos que tenga nuestro país, la regulación de la forma jurídica de nuestro Estado, la regulación y alcance de nuestros derechos fundamentales, el rol y atribuciones que tendrán poderes como el Poder Judicial e instituciones como el Banco Central, entre otras materias tradicionalmente abordadas por las constituciones.

El trabajo que se desarrolle en el marco de las comisiones temáticas permanentes, para que sea fructífero y de calidad, requiere la presencia y consideración de dos elementos fundamentales: la opinión técnica de los distintos expertos que nos ilustrarán sobre la conveniencia o inconveniencia de nuestras ideas, y las experiencias propias de nuestra historia constitucional.

Considerando ambos elementos, e incluyendo una participación activa de la sociedad civil, podremos superar la crisis de institucionalidad por la que atravesamos y ofrecerle a Chile una nueva Constitución que sea coherente, que permita la sostenibilidad macroeconómica en el largo plazo y que respete los derechos y libertades de todas personas. Se trata, en definitiva, de elementos que serán fundamentales para sentar las bases de un país más próspero, justo y descentralizado.