Necrológicas
Los estudios abarcan también la devastación y los pros y contras del castor

Colonia de pingüinos Rey aprende a defenderse de depredadores

Por La Prensa Austral Domingo 10 de Octubre del 2021

Compartir esta noticia
429
Visitas

La colonia de pingüinos Rey asentada en la desembocadura del río Marazzi, en la costa norte de bahía Inútil, Tierra del Fuego, está cambiando su conducta habitual, para dar respuesta al ataque de depredadores como el zorro, volviéndose más agresivos al conocer cuál es el animal que intenta depredar a sus crías. Es una de las conclusiones a que llegó con sus alumnos investigadores el profesor de biología Carlos Zurita, director del Centro de Investigación Científica Escolar (Cice) de esta casa de estudios.

En la actualidad, este centro desarrolla dos proyectos con un equipo de 4 estudiantes cada uno, que cumplen estudios biológicos en la isla grande. Uno de ellos monitorea la población de pingüinos Rey en la reserva del mismo nombre, en un trabajo que se viene ejecutando desde 2014 con distintos equipos, explicó el docente.

Dijo que desde el año pasado están monitoreando los ataques del zorro Chilla sobre los polluelos de pingüino Rey, un tema que preocupa por tratarse de un depredador introducido en la isla desde 1951, para controlar a la población de conejos, especie esta última que finalmente murió por un virus, no a causa del zorro, que terminó multiplicándose hasta los casi 40 mil individuos que acusó su censo en 2008. Este ha diezmado numerosas aves, además del roedor endémico tucu-tucu de Magallanes, y desde el año 2020 ataca los pichones de pingüinos.

Segundo proyecto: el castor

El segundo proyecto que se efectúa en la isla austral se centra en el cambio del paisaje insular por el invasivo castor, que causa la devastación de los bosques de lenga, estudio que se lleva a cabo cerca de laguna Santa Mónica. Según explica Zurita, este animal modifica el paisaje y los cursos de agua; de acuerdo al estudio, este hecho tiene dos efectos: por un lado, el daño al paisaje por la construcción de castoreras, que deja aves sin hábitat porque se pierde el bosque.

Pero, por otra parte, hay dos especies que se ven beneficiadas de esa enorme devastación. Uno es el guanaco, un animal de pampa y que, gracias a las praderas abiertas al devastarse los árboles, obtiene mayor habitabilidad y más espacio de desplazamiento para conseguir alimento y reproducirse. La segunda es un ave, el caiquén colorado, actualmente en peligro de extinción en la isla fueguina.

Este anida en sectores abiertos, por lo que estaría ocupando esos sitios como lugar de reproducción y refugio. “Hay estudios de la Universidad de Chile que demuestran la pérdida de 70 millones de dólares de biodiversidad en Tierra del Fuego, a causa del castor, que también es un animal introducido”, resalta el Investigador. Denota que el castor hace sus represas con múltiples materiales: si no hay bosques, roba madera de cercos, usa coirón, huesos de animales, raíces, latas, etc., pero logra su obra y con ella ataja los ríos.

Finalmente, Carlos Zurita resalta que producto del segundo estudio se concluye que las dos especies fueguinas se verían beneficiadas “en parte” del trabajo del castor, “pero si pones en la balanza los pros y contras, los contras son muchos más grandes que los pros. Y es que la devastación en el Parque Nacional Karukinká, al sur de la isla, es terrible”, asegura.

Para cerrar, el profesional destaca que todos los estudios que desde hace 8 años realiza con sus alumnos en Tierra del Fuego son monitorizando la fauna silvestre local. “Son alumnos de enseñanza media que vienen de Santiago a generar estudios y después hacen difusión de sus resultados. Van a ferias científicas nacionales, hemos ido al extranjero tres veces con el tema del pingüino Rey, a Bélgica, Abu Dhabi y México, en distintos eventos sociales donde muestran los resultados de su investigación”, finalizó.