Necrológicas
  • Carlos Alberto Cárdenas Bahamonde
  • Rosa Adriana Pelaez Saavedra

“Aspiro a llevar al Congreso un aspecto súper invisibilizado para la política, que es el trabajo no remunerado de las mujeres dueñas de casa”

Por La Prensa Austral Martes 2 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
92
Visitas

Doris Sandoval Miranda se presenta por primera vez a una elección como candidata al Congreso. Postula a la Cámara de Diputados como independiente en la lista Apruebo Dignidad, en el subpacto en cupo cedido por Convergencia Social.

Esta profesora egresada de la Universidad de Magallanes se desempeña en el Servicio de Evaluación Ambiental (Sea). Ha centrado su quehacer laboral en temáticas como educación ambiental, gestión ambiental local, planificación local con enfoque de género.

Fue dirigenta universitaria y participó activamente como militante del Partido Socialista hasta que abandonó esa colectividad en 2009. En los últimos años ha desarrollado la representación sindical y encabezó la presidencia de la Anef.

Se define como profesora magallánica, lideresa, dirigenta sindical y luchadora social feminista.

Señala que en el Parlamento no hay dirigentes sindicales y que incorporar a representantes de ese sector puede otorgarle otra mirada a un Congreso que debe escuchar a las reales demandas de la población.

– ¿Por qué decide presentarse como candidata a diputada?

“En primer lugar, porque aspiro a representar en una voz directa y de primera línea, sin delegarla en otra, estas luchas sociales que vengo desarrollando y que tiene que ver con derechos laborales en el mundo del trabajo y también en una agenda de otro activismo que es importante para mí y que es el feminismo. Y ahí hay cuestiones relevantes que quiero  plantear en el Congreso si es que la comunidad magallánica me honra con su voto. Por ejemplo, yo aspiro a llevar al Congreso un aspecto súper invisibilizado para la política, que es el trabajo no remunerado de las mujeres dueñas de casa, que sostienen la economía de nuestras familias y nuestra región. No hay nada que regule eso, considerando que su jornada laboral empieza antes que la del resto y termina después que toda la familia se va a descansar. Eso no tiene ningún reconocimiento, ni valorización económica. Y eso no tiene un estándar mínimo de calidad de vida porque la dueña de casa no se jubila nunca·”.

– ¿Siente que éste es el momento de considerar los temas de la agenda femenina ahora en el Congreso y en la sociedad chilena?

– “Sí, yo diría que ésa es mi segunda motivación: llevar al Congreso esta voz y estos temas que no han estado en la clase política tradicional. La agenda parlamentaria está neutra al enfoque de género, que es un medio para visibilizar estas brechas, inequidades y discriminaciones que todavía afectan a las mujeres y disidencias. La tercera motivación tiene que ver con contribuir con este momento histórico, para ser una férrea defensora del proceso de la Convención Constitucional. Y luego defender en el Parlamento el mandato que el pueblo le otorgue a la nueva Constitución, que tendrá nuevos estándares en derechos sociales y que será la inspiración de toda la política pública, pero también de la legislación”.

– ¿Qué le puede decir a quienes no confían en este proceso constituyente?

“Siento que el gobierno ha dado pocos signos de apoyo desde que partió este proceso. No se generaron las condiciones porque no se creía en este proyecto, porque los detractores de este proyecto no quieren que este país se transforme y terminen los privilegios, para que haya más equidad y justicia para nuestro pueblo. Por eso debemos tener una capacidad de defender, con participación ciudadana, el proceso de la Convención y luego movilizarnos para que ese mandato popular implique una transformación profunda de la legislación chilena que va a quedar obsoleta con estos nuevos estándares. Pertenezco a la Coordinadora Social de Magallanes, que fue nuestra forma de tener un representante social en la Convención, que es Elisa Giustinianovich y que tan bien nos ha representado”.

– ¿Qué espera del candidato Gabriel Boric si es que se convierte en Presidente?

“Yo creo que el magallánico Gabriel Boric va a ser el próximo Presidente de Chile. El encabeza un proyecto colectivo que se llama Apruebo Dignidad y que busca transformaciones estructurales para nuestro país”.

– ¿Y por qué hay que elegirlo a él en vez de otras figuras de la centro-izquierda o del llamado progresismo?

“Aquí uno ha tenido una mirada a candidaturas como la de Artés, que está un poco descontextualizada del momento histórico que hoy nos toca. Yo creo que Yasna Provoste representa la continuidad de una forma de hacer política y construir alianzas que a mí ya no me representan. Pero preferiría quedarme con la apuesta de que Gabriel Boric va a ser el próximo Presidente de Chile”.

– De acuerdo al trabajo que ha hecho durante su campaña, ¿cuál es su opinión respecto a la forma en que la población se ha manifestado con este nuevo proceso eleccionario?

“Es un momento difícil para nuestras comunidades porque hay muchos que todavía están en duelo por sus muertos, otros que han cerrado sus negocios y han tenido que reinventarse. La crisis sanitaria y social no ha concluido. Me preocupa que por decreto que se dé término a una crisis y que comience a desaparecer la poca ayuda que se ha entregado. Creo que la comunidad está sufriendo los efectos de esta crisis y que se ha reencotrado en formas de organización popular que llevó comida a través de actividades autoconvocadas cuando el Estado no estuvo. Frente a las elecciones, seguramente no es la primera prioridad. Pero hay que llamar a ocupar los espacios para elegir a personas que estén conectadas con esos sentires”.

– Lamentablemente esta región ha dado cátedra de abstención en la participación en las últimas elecciones. ¿Cree que eso se podría revertir de algún modo en este proceso?

– “Yo espero que podamos recobrar esa mística del Apruebo, porque ahí hubo un reencontrarnos en un despertar colectivo, con la esperanza de acercarnos a lo que soñamos, por ejemplo, mi generación, la G-80, que fue el terminar con el mayor enclave dictatorial que es la Constitución. Recuperémonos en eso porque estamos ad portas de lograr aquello. Vamos a tener una nueva Constitución y un nuevo Parlamento para darle vida a estos sueños de décadas”.