Necrológicas
  • Carlos Alberto Cárdenas Bahamonde
  • Rosa Adriana Pelaez Saavedra
EDITORIAL

Desarrollo regional y acuerdos Cop26

Por La Prensa Austral Jueves 4 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
37
Visitas

U

n centenar de países participó en la Cumbre de la Cop26, en la cual los principales Jefes de Gobierno y de Estado del mundo se comprometieron a proteger los bosques y terminar con la deforestación, al igual que reducir las emisiones de metano en un 30% para 2030.

Los líderes que estuvieron presentes en la cumbre representan más del 85% de los bosques del mundo. Junto con comprometer recursos, dichos gobiernos acordaron dar curso a acciones transformadoras respecto de cuidar estos ecosistemas, que son los pulmones del planeta.

La conservación de los bosques es crucial para la absorción de dióxido de carbono y contrarrestar la curva en ascenso del calentamiento global.

Sobre el compromiso de reducir un 30% la emisión de gases efecto invernadero, se indicó que ello tendría un impacto inmediato ya que el metano atrapa 80 veces más calor que el CO2 y se degrada más rápido. Así, cumplir tal acuerdo permitiría limitar el incremento de las temperaturas en 0,2ºC para 2050, evitar 200 mil muertes prematuras y la pérdida de 20 millones de toneladas de cosechas al año.

Pero, estos acuerdos, si bien fueron celebrados por los gobiernos, tuvieron a sus objetores, pues se consideraron avances insuficientes frente a los impactos negativos que el calentamiento global está teniendo y que crecerán si no se pone atajo a tal tendencia.

Por ejemplo, se apuntó que no se delinearon acciones concretas respecto de detener la deforestación y también se cuestionó que el debate se haya centrado en el metano y no en el CO2, cuyas emisiones están incrementando las temperaturas globales en más de dos décimas de grado por década.

Más allá de estas críticas, como magallánicos, debemos estar atentos a la implementación en nuestro país de estos acuerdos y ver cómo podemos aportar al cumplimiento de estos compromisos con el grado de urgencia que la situación impone. Por lo pronto, uno de los imperativos es resguardar nuestros ecosistemas endémicos y singulares, adaptar nuestros sistemas productivos y apostar por el desarrollo de los e-combustibles a partir de las energías renovables.

Resulta insoslayable que todo esto debe quedar plasmado en la próxima estrategia de desarrollo regional 2022-2030.