Necrológicas

Una tradición que se recupera: reconocer a los Mejores Compañeros de cada colegio

Por La Prensa Austral Jueves 4 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
148
Visitas

T

odos los años, por iniciativa del Rotary Club Punta Arenas, los estudiantes que eran elegidos por sus pares como Mejores Compañeros, disfrutaban de un desayuno en la intendencia (ahora gobernación), eso hasta el año pasado. Incluso en 2019, el encuentro se postergó durante unas semanas a causa de las protestas sociales, pero igualmente se realizó. Ahora, la situación es diferente, pero a pesar de las restricciones, los escolares pudieron recibir su merecido reconocimiento ante la autoridad, en este caso, del gobernador Jorge Flies, quien los recibió muy temprano para un desayuno.

A la cita llegaron 36 estudiantes, desde kínder a octavo básico, los que se llevaron una medalla, un diploma y un set de útiles escolares. Algunos aprovecharon la oportunidad para expresar sus sentimientos y sueños. Uno de ellos fue Adalberto José González Briceño, venezolano que lleva casi ocho meses viviendo en Punta Arenas y que estudia en la Escuela 18 de Septiembre. “Es bastante diferente el sistema, y se me hizo bastante fácil porque en Venezuela estuve en un colegio privado. La adaptación ha sido buena, me ha gustado el trato de las personas en comparación de mi país. Los chicos aquí son un poco introvertidos y me cuesta un poco hablar con ellos”, destacó el estudiante que obtuvo una beca para empezar la enseñanza media en el Colegio Alemán y al que le gustaría estudiar Psicología.

Una de las más entusiastas fue la estudiante de tercero básico del Colegio Nobelius Javiera Zeballos Rivera, quien es hija del comandante de la Fuerza Aérea Rodrigo Zeballos y que por ello, vivió durante dos años en la Antártica. “He tenido muchas entrevistas, me encantó. Yo quiero ser profesora, médico, piloto, cantante, de todo quiero ser. Me encantó el desayuno, hice dos amigos, Vicente y Felipe. En el colegio me gusta Arte y Tecnología y el que más me cuesta es Matemática”, detalló la niña que practica tenis, danza y karate y que fue la que más levantó la mano ante las preguntas del gobernador.

Más introvertido es Maicol Barría Garrido, alumno de segundo básico de la Escuela Dellamira Rebeca Aguilar, aunque en el desayuno dijo que quería ser carabinero. “Me gustó el desayuno, sobre todo la torta. Me gustaría ser carabinero cuando sea grande. Me ha ido bien en las notas y el ramo que más me gusta es Matemática”.

Finalmente, Benjamín Sanhueza Sandoval, de la Escuela Pedro Sarmiento de Gamboa expresó que “fue muy entretenido, me divertí mucho, y me va a ayudar mucho para seguir trabajando por mis compañeros y a ser buena persona. Siempre me ha gustado colaborar y en la pandemia, aún más, no fue fácil, pero siempre se puede seguir colaborando con los compañeros”, indicó el estudiante de promedio 6,9, que pretende estudiar Medicina y que quedó en lista de espera para entrar al Liceo Juan Bautista Contardi.