Necrológicas

Jornadas por la Rehabilitación: los caminantes ya enfilaron rumbo a Natales para decir que “todo es posible”

Por La Prensa Austral Martes 9 de Noviembre del 2021
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
115
Visitas

Un ya clásico musical dice “pobre caminante/que cansado vas/pobre caminante/Ay! que triste estás”. Sin embargo, para Walter Bilbao de cansado y triste tiene poco, porque el caminante de las Jornadas por la Rehabilitación de Magallanes transmite una energía y una alegría que trasciende y que, reconoce, lo mantiene vivo y siempre listo para el desafío que lleva asumiendo desde hace 13 años.

El sábado, junto a su grupo de 6 caminantes y dos apoyos, salió desde Punta Arenas para enfilar por la Ruta 9 Norte en dirección a su destino: Puerto Natales. El camino se hace largo, a veces interminable, pero tanto como la fe que dice tener por la respuesta que va encontrando en el camino.

“No nos hemos puesto una meta, pero todos los años superamos lo que recaudamos antes. Lo último fueron $11.440.000”. Agrega que si bien el dinero es importante porque refleja el aporte de muchas personas que, además de sumarse a la cruzada reconocen la labor del grupo, “lo fundamental en todo esto es crear consciencia y dar a conocer lo que los magallánicos somos capaces de hacer. Ese el mensaje, es lo más importante de todo y es lo que nos interesa que se sepa y valore”.

 

Los recuerdos

 

Bilbao -funcionario municipal de la comuna de Torres del Paine- atesora recuerdos, episodios y situaciones de esta más de una década de acción solidaria. De lo primero, habla con nostalgia de su inicio el año 1997, pero uniendo Cerro Sombrero con Punta Arenas junto a los “payasitos caminantes”, y siguiendo el ejemplo del primero que dijo que esto se podía hacer: el “maestro” Carlos Navarro.

Luego, recuerda situaciones que se repiten y de las cuales dice no encontrar explicación. “Hay un antiguo puesto en el sector del Cordón Arauco, el que permanece cerrado con candado. Sin embargo, siempre por la noche se puede observar una vela prendida al interior. Lo hemos conversado, preguntando, pero es algo que nadie se explica. Otra cosa tiene que ver con el clima en el sector de Morro Chico, donde siempre la temperatura es la peor de toda la ruta, con frío y escarcha en cualquier fecha. Pasar por ahí es lo más complicado del viaje”.

Y en cuanto a “situaciones”, destaca la solidaridad de empresarios y gente de estancia que los espera y llega a solidarizar hasta la ruta. “Un hecho que nos ha llamado la atención este año ha sido el interés de los candidatos por colaborar. Nosotros les decimos que no hay problema, pero que para eso se acerquen a la ruta y ahí además nos ponemos para la foto”, señala sonriente.

Ya del viaje, Bilbao dice que siempre se prolonga por una semana, en jornadas diarias de 8 de la mañana a 20 horas. Hay tiempo para 4 meriendas y para un sueño reparador necesarios para “recargar pilas”.

 

Una anécdota

 

Para lo último, una anécdota: “Un empresario de Natales nos regaló una micro que comenzamos a habilitar para el viaje, pero cuando estaba lista y la llevamos a la revisión técnica, fundió. Era imposible arreglarla así que tuvimos que arrendar una moto-home y habilitar una van”.

Estiman la llegada a Natales para el próximo viernes, justo para hacerse presentes en las Jornadas. Agrega que seguro en el viaje se encontraran con los “payasitos caminantes” que vienen desde Puerto Natales hacia Punta Arenas y que a su arribo a la capital de Ultima Esperanza los estarán esperando con emoción decenas de personas que confían que con ellos “todo es posible”.