Necrológicas

Chilenos y argentinos marcharon pidiendo la reapertura de la frontera terrestre

Por La Prensa Austral Sábado 13 de Noviembre del 2021

Compartir esta noticia
198
Visitas

L

as banderas de Chile y Argentina se unieron ayer al mediodía, en la manifestación protagonizada por un centenar de personas en Punta Arenas, que demandan la apertura de la frontera terrestre.

Emotivos mensajes en lienzos y pancartas, dramáticos testimonios y una señal de unidad que se replicó en diversas ciudades de ambos países en el mismo horario, fueron parte de una jornada que en Punta Arenas se centró en el sector de Plaza Benjamín Muñoz Gamero y que tuvo como primera estación el frontis del edificio del gobierno regional. Primera detención porque durante la tarde, la demanda se trasladó hasta la esquina de Costanera 21 de Mayo con calle Serrano, frente al Consulado de la República Argentina.

“Lo que estamos viviendo es un drama y por eso nace este movimiento, que empezó en Natales y pasó luego a Río Gallegos. La delegada de allá es mi familiar y por eso yo asumí la tarea de coordinar acá”, señala Roberto Hijerra.

El vecino ligado a la actividad turística expone que en su rubro le ha tocado atender a visitantes sudafricanos, alemanes y de otras nacionalidades, “entonces uno se pregunta por qué se discrimina. Ellos pueden entrar, y está bien que lo hagan, por un tema de reactivación, pero qué pasa con lo social, con los cientos de chilenos y argentinos que hace dos años no ven a sus familiares, con personas que no han podido retornar a su país”.

Agrega que hoy esperan poder sellar un acuerdo para la apertura de fronteras, “porque el paso de camiones demuestra que los protocolos están y que eso es posible. Aquí deben entender que la Patagonia está formada por chilenos y argentinos, por muchos chilotes que se establecieron y que van y vienen. Todos somos familia, y los que no, estamos unidos por una férrea amistad. Prohibir el flujo por fronteras estaba bien cuando no habían protocolos, cuando no había vacunas, hoy no se justifica”.

Entre las gestiones, dijo que el miércoles se reunió con la delegada presidencial, Jenniffer Rojas, quien se comprometió a llevar la inquietud a nivel de gobierno central, y que además solicitaron una reunión con el gobernador regional Jorge Flies.

Más de $300 mil

“Lo que pedimos es que abran las fronteras. Todos tenemos familia, laburo, y estamos atrapados acá”, señala Guillermo Varas, quien hace 40 años reside en Ushuaia y que su estada por unos días en Punta Arenas ya se prolonga durante más de un mes.

“Voy a perder hasta la pega”, dice para luego compartir que la única posibilidad de ingreso es viajar a Santiago, pasar a Buenos Aires y de ahí volver al sur. “Pero eso cuesta más de 40 mil pesos ($320 mil en moneda chilena), ¡imagínese eso por dos personas o más, es imposible!

Agrega que lo que más molesta es la falta de criterio, que permiten que lleguen extranjeros y que cierra las puertas a quienes tiene doble nacionalidad (como es su caso), mantiene sus vacunas al día y están con PCR.

“Yo entré hace un mes porque vine por el fallecimiento de mi cuñado y luego de los trámites no pude volver. No es justo que algunos sí y otros no, porque es muy fácil decir eso cuando no te dan la cara y salen con cualquier excusa”, enfatizó.

Hasta dirigente

Gabriel Machado llegó hace un año a Punta Arenas. Su ir y venir terminó por ser un reencuentro con su querido barrio Prat por más tiempo del que imaginó. “Vivo en Gallegos y tuve que venir para cuidar a mi madre, quien falleció. Pero después no pude volver por el capricho de las autoridades de ambos lados, porque parece que bien poco y nada les interesa la gente”.

Añade que no existe una explicación convincente acerca de por qué pueden llegar aviones con trabajadores y turistas, donde ni siquiera se respeta el distanciamiento social, “y nosotros no podemos ir a Natales o Gallegos, como si el bicho atacara ahí nomás”.

Machado dice que con todo el tiempo que ha tenido se ha hecho dirigente social y que en esa calidad pudo dialogar con el seremi (s) de Salud. “Le planteé, justamente, este problema, y su respuesta fue que no estaban dadas las condiciones para permitir el paso a uno y otro lado. Al final todo es restricción y terminamos siendo rehenes, mientras otros se trasladan sin problemas. La respuesta es que aquí sólo hay falta de voluntad”.

 

Uniendo la Patagonia

El movimiento “Queremos ver a nuestros familiares” se inició hace algunos días en Puerto Natales y luego unió las ciudades de Punta Arenas y Porvenir, sumando a las argentinas de Río Gallegos, El Calafate, Río Turbio, 28 de Noviembre, Río Grande y Caleta Olivia. Además, en las últimas horas se han ido adhiriendo localidades ubicadas más al norte del territorio argentino, como el caso de la provincia de Neuquén y Río Negro.

Se estima que más de un centenar de personas requiere viajar sólo entre Punta Arenas y Río Gallegos.