Necrológicas
  • Angela Irlanda Navarro Arteaga
Puntajes regionales de la Prueba de Transición

Mejores puntajes magallánicos en la PTU: lejos de vivir en una burbuja reflexionan sobre la realidad de la educación chilena

Por La Prensa Austral Miércoles 12 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
2,731
Visitas

C

omo es ya una costumbre, los establecimientos privados acaparan los puntajes regionales, llegando incluso, a entregar alguno nacional. Este año, solamente el estudiante del Liceo San José, Benjamín Celedón, rompió la norma y con su puntaje regional en Comprensión lectora, logró un éxito para los particulares subvencionados. De esta realidad son conscientes los cinco jóvenes que disfrutaron de su éxito particular en la Prueba de Transición Universitaria, pero que no los nubla a la hora de observar la realidad. Tampoco reconocen haber tenido como único objetivo la excelencia académica, sino que ésta se inserta en una vida estudiantil integral.

Los fríos números indican que hubo tres puntajes nacionales: Fabiola Flies Amaro, del Colegio Cruz del Sur, no solamente obtuvo la máxima puntuación en Matemática (850) sino que además, fue mejor promedio ponderado regional (821.5) y en Historia y Ciencias Sociales de Magallanes, con 836. Otro puntaje nacional fue Rodrigo Pontigo Oberreuter, también del Colegio Cruz del Sur, con 850 en Matemática.

La sorpresa la representó Esperanza Díaz, ex alumna del Colegio Británico. Egresada en 2020, en su primera rendición no logró el puntaje que quería en Ciencias (dio la prueba de Física) y decidió volver a darla en 2021, pero cambió y optó por la de Biología. El resultado: 850 puntos y podrá seguir Medicina en la universidad que quería.

A ellos se suman los puntajes regionales, donde además de Fabiola Flies, sobresalieron Maite González Lagos, del Colegio Británico, con 785 en Ciencias y el ya mencionado Benjamín Celedón, que puntuó 820 en Comprensión lectora.

Un sistema que
debe mejorar

Todos coinciden en una visión global de lo que debiera ser la educación, conscientes de las brechas entre el sistema público y privado (por más que a nivel ministerial adviertan que las distancias se estrechan). Benjamín Celedón, que quiere seguir la carrera de Periodismo, llegó en 2016 a Punta Arenas, proveniente de Santiago. “No siempre fue mi prioridad. Era de Pastoral y presidente del Centro de Alumnos, y mi año escolar se dio vuelta en base a eso, más que en el tema académico. Para Comprensión lectora leí harto, libros, artículos, noticias, poner en práctica la materia que estaba aprendiendo y fue lo mejor que pude haber hecho”. Y más allá del estrés de un año especial como fue 2021, Celedón advierte que “tenemos que cambiar el sistema educativo, que no es solamente la PSU, PDT, PAA, sino que repensar el sistema en su totalidad para responder de mejor forma a las demandas de los jóvenes de hoy”.

Para Maite González, “fue un año largo, pero mi preparación estuvo a la altura. Estuvimos un año presencial, tomé preu todo el año, de las tres ciencias separadas. Pero combiné el deporte y las salidas con mis amigos con el estudio, es un pilar importante para la salud mental. Es necesario para mí, no podía solamente estudiar, pero además, soy muy metódica”, resaltó la estudiante, que quiere seguir Medicina en la Universidad de Chile.

Un aspecto destacable de su formación en el Colegio Británico es que se le da mucha importancia a la ciencia, donde “tuve la suerte de tener muy buenos profes, y fue un pilar súper importante”.

Lo mismo considera Esperanza Díaz, que egresó del Británico en 2020, cuya primera opción para seguir Medicina es la Universidad de Los Andes o bien la Pontificia Universidad Católica. “Nunca quise dar la prueba de Biología, porque me decían que era la más difícil, y la profesora Miss Danny (Daniela Vargas) me decía que la diera, le hice caso este año y realmente me fue mejor. Igual, el colegio en ciencias se nota, porque este año la prueba cambió y preguntó mucho sobre método científico, algo que prepara muy bien, porque estamos constantemente haciendo investigaciones”, afirmó Díaz. A ello hay que sumar su preparación en el preuniversitario Gustavo Molina en Santiago, y que está enfocado en lograr el éxito en los estudiantes.

Y aunque ya había expresado sus sentimientos por ser puntaje nacional en Matemática, Fabiola Flies Amaro se sorprendió al saber que también había sido la mejor a nivel regional en promedio ponderado regional y en Historia y Ciencias Sociales. “Quiero estudiar Ciencias Políticas, me gusta. Igual me gustaría estudiar fuera de Chile, es muy diferente. El modelo que siempre se menciona es el de Finlandia, pero los cambios hay que verlos a largo plazo y si uno ve gobiernos de cuatro años, nunca va a haber un cambio, éstos se ven a treinta o cincuenta años”, reflexionó.