Necrológicas

“Siento que detrás de todos los pasos que he dado en la Convención están mis ancestros ayudándome espiritualmente”

Por La Prensa Austral Jueves 13 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
577
Visitas

Franco Manzo Mansilla

Durante la semana recién pasada se dieron a conocer los 7 vicepresidentes adjuntos de la Mesa Constituyente para su recta final. La nacida en Puerto Williams y representante del pueblo yagán,
se encuentra dentro de la lista y afirma que trabajará en pos de la correcta ejecución de la
Consulta Indígena y de mayor unidad para los representantes de los pueblos originarios.

Hace pocos días, Lidia González Calderón se ganó un espacio importante dentro de esta fase final de la Convención Constituyente (CC). La representante del pueblo yagán será la encargada de ocupar el puesto reservado para los pueblos indígenas en la Mesa Constituyente, curiosamente siendo la cara visible de una de las etnias más invisibilizadas de todo nuestro país.

“Nuestra Convención se compone por una diversidad muy grande de sueños, donde además participamos indígenas y mujeres, y creo que se hizo justicia al nombrar vicepresidenta a una mujer como yo que provengo de una región extrema y de un pueblo indígena que ha sido realmente invisibilizado por muchos años”

Según comenta Lidia, el postularse a ser representante de la CC no estuvo nunca dentro de sus planes, ya que fue su familia quien la incentivó en varias ocasiones luego de que ella declinara una y otra vez ante sus consejos. “Tienes que hacerlo por la familia y por todos los que ya no están”, le decían. La constituyente afirma que, luego de que tomara la decisión de postularse, todo comenzó a fluir de la mejor manera y se le abrieron todos los caminos.

Hoy desde la vicepresidencia adjunta, desea como prioridad concretar la Consulta Indígena que permita democratizar las inquietudes de todos los pueblos indígenas en Chile.

“Siento que todo pasa por algo en la vida, y estoy muy feliz por todo lo que ha pasado en la CC porque ha sido una experiencia hermosa. Pienso que nuestra Convención se compone por una diversidad muy grande de sueños, donde además participamos indígenas y mujeres, y creo que se hizo justicia al nombrar vicepresidenta a una mujer como yo que provengo de una región extrema y de un pueblo indígena que ha sido realmente invisibilizado por muchos años, ya que esto viene a decirnos que finalmente somos todos iguales”, comentó Lidia González.

Objetivos en la Convención

Sin dudas una de las grandes consignas que se escuchan desde los inicios de la Convención es la plurinacionalidad, cuyo principal objetivo es el de visibilizar, poner en valor y reconocer a los distintos pueblos indígenas que componen actualmente a nuestro Estado chileno, pero que no son reconocidos en la actualidad.

“El pueblo yagán ha sido muy maltratado, despojados y negados del derecho de hablar nuestra lengua y actualmente la mayoría de nosotros no la hablamos por lo mismo. Esto, al igual que muchos otros pueblos originarios del territorio, incluyendo a los selk’nam, es por esto que tenemos que hacer justicia en esta carta magna sobre nuestro legítimo derecho lingüístico, el derecho de vivir en la plurinacionalidad”, comentó la vicepresidenta adjunta.

Según señala Lidia, no quiere que todos los chilenos hablen la lengua yagán, sino que el Estado sea garante de que el pueblo pueda recuperar su lengua y reivindicarla. A esto, comenta que “sería importante que cuando estudiemos historia, podamos estudiar la historia local de Magallanes y, primero que nada, a nuestros pueblos originarios. Se tiene que conocer que nosotros habitamos el territorio desde hace mucho antes que el resto, por eso es que a través de la educación podemos lograr la plurinacionalidad y poder convivir todos con respeto y diversidad de lenguas”.

Por otro lado, la constituyente asegura que “siempre se dice que el Estado nos da todo, pero la verdad es que los terrenos que tenemos no nos pertenecen y no existe consulta previa sobre nuestras necesidades. Creo que es bueno que se comiencen a generar diálogos para empezar a entendernos, lo cual hasta ahora no ocurre. Hasta el día de hoy nos hemos quedado callados, pero ya dijimos que esto no puede seguir así, es hora de que se comiencen a respetar nuestros pueblos y que el reconocimiento alcance hechos reales y que no sean sólo aplausos y galvanos”.

Consulta Indígena

Uno de los grandes tópicos para todos los pueblos y representantes indígenas, tal como se señaló previamente, es el concretar una consulta ciudadana indígena donde se ponga a disposición de los pertenecientes a estas etnias la posibilidad de tener voz y voto dentro de las decisiones que se tomen sobre ellos en la futura Constitución de nuestro país. Para esto, Lidia González afirma que es crucial una buena comunicación hacia la ciudadanía.

“Está claro que Chile necesita cambios y es por eso que, desde mi vereda, la Consulta Indígena es mi prioridad en esta vicepresidencia. Para realizarla de buena manera, nos dimos cuenta de que necesitamos una buena bajada de información para que no hayan malas interpretaciones. Por otro lado, siento que como bloque de pueblos indígenas hemos tomado verdaderos acuerdos, como lo es justamente la decisión de realizar esta consulta”, comentó González.

Además, agrega que “ha sido difícil trabajar en la comisión indígena, porque todos somos diferentes y venimos de distintos territorios, así que es súper normal que ocurra y en cierta medida es bueno. También puedo manifestar que hay harta voluntad de trabajo y no enojo como muchos creen, y voy a luchar porque continúe esa unidad, porque juntos tenemos más fuerzas. No será fácil, porque hay personalidades muy fuertes y distintas posiciones políticas, pero lo buscaremos con todas las fuerzas”.

Experiencia en la Convención Constitucional


Lidia comenta que los traslados entre Puerto Williams y Santiago han sido desgastantes. La duración de los vuelos y la disponibilidad de cupos en avión hacia la ciudad más austral del mundo han resultado más de un dolor de cabeza para la constituyente. Sin embargo, eso sólo es la logística, ya que en la práctica ha resultado ser una experiencia sumamente enriquecedora, según cuenta.

“Al inicio llegué llena de ilusión, y pasé por altos y bajos durante algunos días en que no sabía qué estaba haciendo, sentía que tenía mucha responsabilidad sobre mis hombros. Pero los pueblos originarios tenemos mucho que hacer y decir en la Convención y me siento orgullosa de estar representando al pueblo yagán. Sin dudas que uno no es perfecto, pero lo que sí puedo reconocer en mí es el empeño, fuerza y sacrificio que he puesto durante tantas horas de trabajo, que la gente, en general, no se imagina”.

Concluye: “Nos han tratado de vagos, de flojos, que no trabajamos, pero no saben que esto ha involucrado un trabajo muy intenso de hasta 14 horas al día. Por tanto, estoy segura de que los frutos que espero de esto van a ser la recompensa de todo lo realizado. Siento que detrás de todos los pasos que he dado en la Convención están mis ancestros ayudándome espiritualmente, toda mi gente que no está hoy presente como también los que sí están. Siento que hay una fuerza positiva que ha hecho que resulte todo bien. Por eso, también quiero agradecer al pueblo yagán en general que siempre me manifiesta su cariño a través de mensajes con ánimo para que siga adelante, entregándome sus mejores deseos”.

La reacción de los constituyentes regionales

“El grupo de convencionales por Magallanes es muy diverso al igual que toda la Convención, pero siempre hemos recibido harto apoyo de todos hacia los indígenas. Con mis coterráneos de la región, hemos tenido siempre un trato de cordialidad y respeto, independiente de las diferencias de ideas y votos, al menos siempre ha sido así en mi caso. Cuando asumí la vicepresidencia adjunta, todos mis compañeros de Magallanes aparecieron de manera espontánea para saludarme, felicitarme y sacarse fotos conmigo. Por tanto, siento que siempre predomina el espíritu magallánico y es algo que muchos otros constituyentes han notado; existe una visión positiva por la región de Magallanes”, indicó.