Necrológicas
  • Angela Irlanda Navarro Arteaga

La filosofía ambiental de campo y los desafíos de la educación en las experiencias en la naturaleza

Por La Prensa Austral Domingo 16 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
200
Visitas

Tomar la lupa y observar pequeños musgos que crecen en medio de troncos de la vegetación de lengas, coigües o ñirres es uno de los ejercicios realizados al interior del Parque Etnobotánico Omora, en Puerto Williams, por una treintena de participantes entre investigadores y académicos que participaron en el Taller de Filosofía Ambiental de Campo que en los veranos promueve el Programa de Conservación Biocultural Subantártica con el apoyo de la Universidad de Magallanes, y la Universidad de North Texas, además el auspicio de la Embajada de Estados Unidos en Chile, Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo de Chile (Anid), Centro de Tecnología de Excelencia Cape Horn International Center y Fundación Omora. 

Filosofía ambiental

Este año la iniciativa se retomó, tras un receso obligado del verano de 2021 por la pandemia, y al respecto el académico de ambas universidades, Ricardo Rozzi, precisa que la filosofía ambiental para el ciudadano común alcanza dos aspectos fundamentales. 

“Uno, la educación de los hijos va a ser distinta. La educación no será sólo por medios que el profesor le dice todo y que son por medios puramente computacionales, que se mantienen y son valiosos, pero tendrá la experiencia de salir a la plaza, a la precordillera y tendrá elementos para el propio niño de ir descubriendo como son los componentes de los ecosistemas, cómo se ordenan, cuáles son los procesos ecológicos, cómo son los distintos modos culturales de valorar y comprender la relación sociedad-naturaleza”.

Y agrega que un segundo aspecto es para la sociedad porque esto propone un nuevo turismo, un turismo que es lento, muy acorde al post covid, y ese turismo que es lúdico donde se interactúa con el turista. 

“En un espacio pequeño empieza a descubrir las maravillas de Magallanes con los líquenes, los musgos, las aguas más limpias, las hojas de los árboles, disfruta y se queda más tiempo. Es un turismo distinto que metafóricamente lo hemos llamado ecoturismo con lupa que es la expresión hacia esta filosofía ambiental de campo”, señala el ecólogo Rozzi desde el interior del parque Omora que aún no ha podido reabrir sus puertas al público por la pandemia.

Este evento también es apoyado por el programa del Centro Subantártico Internacional Cabo de Hornos que será inaugurado durante el presente año en la comuna de Cabo de Hornos.