Necrológicas
Acompañados por detectives de la PDI

Detenidos por ingresar cocaína en televisores fueron expulsados del país

Por La Prensa Austral Sábado 22 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
771
Visitas

Ambos ciudadanos colombianos fueron aprehendidos en el marco de la “OperaciónKioto”,
que permitió en febrero del año pasado sacar de circulación 6 mil dosis de drogas.

En febrero del año pasado la PDI detuvo a dos personas, las que habían ingresado una importante cantidad de drogas utilizando un modus operandi poco convencional. Y no sólo, el procedimiento marcaría el inicio de un año importante en materia de la lucha contra el narcotráfico en Magallanes.

Ayer, dos de los protagonistas de estos delitos fueron expulsados de Magallanes, cumpliéndose con ello lo decretado por la justicia. Ambos ciudadanos colombianos, de 27 y 31 años, comenzaron su regreso a casa por su responsabilidad en los delitos de la Ley 20.000. En su salida de la región y, posteriormente del país, fueron acompañados por detectives de Migraciones de la Policía Internacional.

El jefe del departamento de Migraciones y Policía Internacional Punta Arenas, subprefecto Patricio Gómez, indicó que “los detectives dieron cumplimiento a sentencias judiciales que incluían la expulsión de dos extranjeros de nacionalidad colombiana, por lo que realizaron la salida con escolta policial desde Punta Arenas hasta Santiago, para luego hacer el embarque en un vuelo internacional y ser entregados a su país de origen”.

Ambos ciudadanos extranjeros fueron investigados por la Brigada Antinarcóticos y Contra el Crimen Organizado (Brianco) Punta Arenas, en coordinación con el Ministerio Público y detenidos en febrero de 2021, en el marco de la denominada “Operación Kioto”. 

El nombre hace clara alusión a una marca electrónica, dado que la droga era ingresada a Magallanes al interior de televisores.

Al momento del golpe, se detectaron cuatro bloques de cocaína de alta pureza. 

La operación

En el marco de la investigación los detectives de la PDI llegaron hasta una agencia de encomiendas de Punta Arenas. En el lugar había llegado procedente del norte del país un televisor cuyo interior almacenaba 2 kilos de cocaína.

Posterior a dicha diligencia y con los presuntos autores del delito identificados, se procedió al ingreso a domicilios del sector alto de Punta Arenas y a la detención de las cuatro personas que fueron formalizadas y dejadas con medidas cautelares (tres de ellas en prisión).

Luego se conoció que las operaciones delictuales en Magallanes estaban a cargo de dos hermanos, quienes internaban, acopiaban, distribuían y comercializaban clorhidrato de cocaína. Llamó la atención, además, que los bloques con el clorhidrato de cocaína vinieran marcados con una inscripción, lo que hizo presumir que aquello sólo era una pequeña parte de un negocio ilegal mucho mayor en Magallanes.

La droga incautada en la “Operación Kioto” arrojó un peso total de 2 kilos 969 gramos, equivalente a 6 mil dosis, con un avalúo de $60 millones.

Detención y expulsión

Dentro de la operación, la PDI logró detener a 4 personas, todas de la misma nacionalidad. Entre ellos estaban los dos expulsados, los primos Uver Ney Alomias Riascos, de30 años, y Eider Riascos Grueso, de 26, quienes fueron formalizados y enviados a la cárcel, donde permanecieron hasta conocer la decisión de la justicia para su salida del país. La tramitación se había iniciado el pasado mes de noviembre. Un tercer detenido quedó cumpliendo prisión preventiva, mientras otro quedó sometido a la cautelar de arresto domiciliario nocturno.

La “Operación Kioto” marcó el inicio de un año importante en materia del golpes al narcotráfico, el que tuvo un cierre con la “Operación Confederación” donde se desarticuló una banda que mantenía 110 mil dosis de éxtasis, clorhidrato de cocaína y cannabis sativa. Dicho operativo incluyó el allanamiento de 22 domicilios y la detención de 15 ciudadanos extranjeros y 3 chilenos, quienes se resguardaban con importante poder de fuego tanto en Punta Arenas, como en Natales y Santiago. Junto con lo anterior se incautaron elementos para la elaboración, almacenaje y venta, armamento, 13 vehículos, dos camiones y cerca de $40 millones en dinero efectivo. 

Las diligencias por este caso se mantiene hasta hoy. De hecho, sólo hace algunos días se detuvo en el aeropuerto Arturo Merino Benítez de la capital a una ciudadana extranjera que era investigada por su presunta participación como encargada de adquisiciones de la banda. Fue la detenida número 20.