Necrológicas
  • Pascual Ruiz Vargas
  • Luis Pérez Tapia
  • Elena Oval
Por recurso de protección de organizaciones ambientalistas

Agrupaciones de vivienda temen nueva postergación del sueño de la casa propia tras suspensión de obras en Archipiélago de Chiloé

Por La Prensa Austral Miércoles 26 de Enero del 2022

Compartir esta noticia
1,014
Visitas
  • Obras podrían estar paralizadas por lo menos un mes

Sin embargo, pese a los reclamos de las agrupaciones de vivienda, se ve poco probable un pronto reinicio de las obras, toda vez que el recurso presentado por el abogado Pablo Galaz, en representación de las organizaciones ambientales y vecinales, tras acogerse a tramitación, se decretó una orden de no innovar, para paralizar toda obra civil, hasta que exista una resolución de parte de la Justicia. El abogado expuso que aún faltan informes, exposiciones y estudio de la causa, lo que puede extenderse hasta por treinta días, por lo que se ve poco probable que la empresa Salfa pueda retomar las obras en un futuro próximo.

 

Un centenar de familias ve con preocupación que el sueño de la casa propia puede seg uir siendo eso, un sueño. Esto tras la suspensión de los trabajos que la empresa Salfa comenzó a desarrollar en el sector de Archipiélago de Chiloé, producto del recurso de protección interpuesto el pasado viernes por agrupaciones ambientalistas y vecinales, para considerar ilegal el proyecto, que llevan adelante Serviu, Salfa y con la Municipalidad de Punta Arenas como entidad patrocinante.

Las protestas ahora fueron protagonizadas por los vecinos, que veían con esperanza la construcción del complejo habitacional. A través de pancartas y bocinazos expresaron su molestia ante esta suspensión de las faenas.

Denis Hinojosa es presidente de la agrupación Brisas del Estrecho II, que reúne a 147 familias. “El proyecto en general abarca 300 casas, más de mil personas, es un proyecto muy grande, que está avalado por el proceso de aprobación en todas sus instancias. Estamos acá para que la gente vea que esto no es un proyecto que recién comienza, toda esta gente está esperando más de diez años. Fuimos estafados en las agrupaciones Alto Alerce, Pacífico, Terra Australis. Desde 2015 venimos trabajando con la entidad patrocinante de la municipalidad, entonces no es algo que comenzó ahora como dijo el señor Necul (José, presidente de la Junta de Vecinos). Aquí hay un proyecto que ha cumplido todas sus etapas, aprobadas, hay un manejo forestal aprobado por Conaf, entonces los vecinos de Archipiélago de Chiloé hablan desde el desconocimiento”, critica.

Justamente, alude al desconocimiento, por el argumento esgrimido por las agrupaciones ambientalistas, que estiman que el terreno donde se emplazan las obras es susceptible de inundaciones, por las napas subterráneas que llegan hasta el parque María Behety. “Por eso digo que hay un desconocimiento, de que este proyecto tiene un manejo ambiental mucho mejor que cualquiera de los seis que están allá (en referencia a Archipiélago de Chiloé). Está proyectado acá hacer una tala moderada de árboles y una reforestación. Son 24 mil lengas en proyecto. Es uno de los proyectos con más áreas verdes. Ninguno de los dirigentes de la población se ha acercado a conversar con las directivas, van a conversar donde no tienen idea. No fueron a preguntar a la municipalidad, a Salfa. Entonces, claro, se viene la repartija de cargos, quieren hacerse notar, hacerse famosos, y resulta que la gente es la perjudicada; y la bandera de lucha contra la desigualdad y la falta de vivienda social que enarbola nuestro Presidente dónde está, la empatía, la igualdad. Este proyecto ha cumplido todas las etapas y el inicio de obras es porque está 100% aprobado”, reiteró Hinojosa.

En tanto, la presidenta de la agrupación Alto Alerce II con el proyecto habitacional Brisas del Estrecho II, Carla Quiroz, en esa misma línea, añadió que “esto viene de 2015, en 2016 fuimos estafados y este no es un proyecto que viene de ahora. Tenemos el subsidio aprobado hace dos años y encontramos que es una injusticia tremenda que, por desconocimiento de parte de los vecinos, hoy nos quiten nuestro sueño, nuestra ilusión de la casa propia. Aquí existe un plan de acción en donde Salfa fue autorizado por Conaf para reforestar cinco hectáreas con 24 mil lengas en este terreno y otros. Entonces, el impacto que esto va a generar va a disminuir con este plan de acción que tiene Salfa y si no hubiese sido apropiado, Conaf no lo hubiese aprobado”.

Y sobre el tema de posibles inundaciones que argumentan las organizaciones que están en contra del proyecto, reconoce que “siempre va a existir un temor frente a eso, pero tenemos la confianza de que Salfa en su momento, cuando realizaron su mecánica y estudio de suelo, hicieron toda esta evaluación. Nosotros estamos en el centro de ese bosque nativo, entonces, la gente no sabe donde van a estar nuestros terrenos, y lo importante es que la zona en que se van a construir las casas no son inundables, están dentro del plano regulador, dentro de una zona urbana. Toda la gente dice que por acá pasan napas subterráneas, pero todos estos proyectos habitacionales, tanto Archipiélago como Pueblo Unido tienen la misma superficie y ubicación geográfica, pero ¿por qué en ese momento no hubo descontento? Porque igual se talaron árboles, también hubo un impacto a la flora y fauna. Pero ahora, que les queda este pedazo, estos dirigentes quieren hacerse notar, por un tema político, por un ego personal y nosotros somos los perjudicados”, desarrolló la dirigenta, que llamó a las autoridades como el gobernador, a que vaya a revisar el terreno y los apoyen.

Finalmente, la dirigenta de Brisas del Estrecho I, María Angélica Hernández, añadió que “estábamos en la puerta del horno y nos vuelven  a sacar. Creo que es inconsecuente lo que han hecho esas personas, sin haber averiguado, por egos personales y políticos, se han preocupado de ellos. Pedimos que se pongan en nuestros lugares. Este terreno estaba dado para nosotros y no es un proyecto aparecido”.