Necrológicas
  • Oscar Luis Cárdenas Ordenes
  • Ema Costa Iribarren
  • Manuel Suárez Mattioni
  • Mercedes Pizzulic Piffautt
Hilda Villegas, directora de la Escuela Bernardo O’Higgins

“No voy a renunciar, gané un concurso”

Por La Prensa Austral Sábado 2 de Julio del 2022

Compartir esta noticia
13,132
Visitas

Tras las acciones que ha emprendido su antecesor en el cargo, Julián Mancilla, la titular defiende
su gestión, que apenas se prolonga por un mes y que debería proyectarse por cinco años.

“Se sabía que no iba a ser un escenario tan fácil, pero nunca esperamos que fuera tan complejo y con la cantidad de cosas que se han hecho”

Cristian Saralegui R.

[email protected]

No tenía intenciones de hablar con los medios, pero la ofensiva que desplegó en la última semana su antecesor obligaron a la directora de la Escuela Bernardo O’Higgins, Hilda Villegas, a hacer sus descargos ante una situación que “ya superó todo límite”. En mayo se comunicó que había ganado el concurso de Alta Dirección Pública para convertirse en la directora titular, en reemplazo de Julián Mancilla, quien había permanecido, en calidad de interino, desde 2015.

“El objetivo es que yo renuncie y eso no lo voy a hacer, porque gané un concurso de Alta Dirección Pública, en que pasé la admisibilidad, el psicolaboral, la entrevista final; seguí todos los pasos que el concurso exige. Entonces, no tengo por qué renunciar. El tema es que Mancilla seguía de director interino, porque nunca había sido titular y había postulado a los dos concursos anteriores, y en ninguno pasó una etapa. La vez anterior, en 2019, ya había ganado un profesor de afuera de la región, vino a Punta Arenas y renunció. De ahí, volvió a seguir como interino hasta este año, y este año gané yo, pero yo acepté el cargo y de ahí nunca más me dejaron en paz”, enfatizó la educadora.

Sabía que la transición iba a ser difícil, pero no se imaginó este escenario, en que Mancilla ha desplegado una estrategia para sacarla del cargo que ha ido desde protestas frente a la municipalidad con un grupo de profesores afines a velatones y reuniones con el seremi de Educación, además de presentar, a través de su hija abogada, Karina Mancilla, sendas denuncias en la Superintendencia de Educación y la Defensoría de la Niñez. Todo esto mientras se desarrollan las clases, en que los profesores que están en paro de brazos caídos “han promovido la no asistencia de los estudiantes con sus apoderados”, acusó Villegas.

“Lo complejo ha sido la parte laboral y la salud mental del equipo, pero está nuestra prioridad número uno que son nuestros alumnos. No podemos detenernos porque unas personas no están de acuerdo con que haya habido un cambio directivo”, comenzó Villegas.

– ¿Se esperaba que hubiera sido de esta manera esta transición, con denuncias que se han presentado y acusaciones?

– “Siempre se supo que iba a ser complejo, porque el director llevaba por lo menos cuarenta años en la escuela, salvo el periodo en que fue desvinculado. Se sabía que no iba a ser un escenario tan fácil, pero nunca esperamos que fuera tan complejo y con la cantidad de cosas que se han hecho. Ha habido denuncias en todas las instituciones que tienen que ver con educación”.

-Incluso se reunieron con el seremi de Educación, ¿qué le pareció ese encuentro?

– “Lamentamos mucho que el seremi no haya llamado o escuchado a la parte dos, que somos nosotros, para saber nuestra versión. Los ha escuchado solamente a ellos y nosotros pedimos audiencia. Digo nosotros porque aquí ellos están pidiendo la salida de todo el equipo directivo. El señor Mancilla comenzó primero con tratar de anular el concurso de Alta Dirección Pública, en que hay que pasar todas las etapas. Incluso cuando vine a la escuela me dijo que no era nada contra mí, sino que contra el sostenedor, que él iba a reclamar por el concurso. Como eso no le resultó, empezó a atacarme a mí, personalmente, diciendo que yo había vulnerado los derechos de los trabajadores y no llevábamos ni cinco días en la escuela cuando comenzó con eso. Después siguió con que había que sacar a todo el equipo y ahora ya se fue contra el alcalde. Si usted se fija, han sido pasos muy sistemáticos de a quién atacan o acusan, con presión a full. Hemos contestado más de cinco acusaciones entre la Superintendencia de Educación, la Mutual y la fiscalización y denuncias a la Inspección del Trabajo. De hecho, nos dijo que ya había hecho 18 denuncias, así que imagínese cómo estamos trabajando como equipo. Hay que mencionar que tenemos un gran porcentaje de profesores que están trabajando”.

Ello quedó expresado en una carta firmada por el profesor Martín Sierpe Venegas en representación de los 17 docentes que permanecen en funciones más 28 asistentes (aunque seis están con licencia médica). En el comunicado se informa que los movilizados corresponden a 15 profesores, y que no ha habido modificaciones en el horario de ingreso y salida de los alumnos, ni en los recreos ni en el servicio de almuerzo. Sin embargo, en la misiva, indicaron que no plantean una postura alguna sobre el quehacer directivo actual o anterior y que la motivación de permanecer trabajando no guarda relación con el proceso que se está viviendo al interior de la escuela.

– “Es que los profesores y asistentes que están trabajando igual están afectados, porque ellos (los que están en paro) se tomaron la sala de profesores y no han salido de ahí desde el 14 de junio. Y los que están laborando, no pueden entrar a esa sala, porque los tratan mal, los miran mal, les hacen gestos, entonces es compleja la convivencia al interior de la escuela”.

– ¿Cómo se vive el día a día con los estudiantes y los apoderados?

– “Hay informaciones que se han subido a las redes sociales y que faltan a la verdad. Nosotros estamos atendiendo a los estudiantes en su horario normal, de 8 a 15,30 horas. El centro de padres, que está liderado por la presidenta, también ha hecho acusaciones al alcalde, de que no se ha preocupado y ha vulnerado los derechos de los estudiantes. Es al contrario, los que vulneran los derechos de los estudiantes son esos 15 profesores que no han hecho clases, porque el resto que viene, son atendidos, se les entrega el almuerzo. También hemos tenido apoderados que han venido a contar la situación de él, que al interior de la escuela había maltrato, vulneración de derechos, funcionarios privilegiados, y que ahora se terminó la zona de confort para cierto personal de la escuela”.

– A nivel personal, ¿plantea tomar alguna acción o dejará todo en manos de la Corporación Municipal?

– “En este momento nuestro sostenedor es al que le corresponde todo lo que sean las acciones administrativas. Como equipo estamos evaluando tomar algunas acciones porque nuestra salud mental ya está totalmente compleja, estamos un mes trabajando y todos los días te sorprenden con algo. Por ejemplo, hoy (ayer) entramos a la sala de profesores y en la pizarra estaba escrito ‘Seguimos’. Hay dos escuelas: una que está parapetada dentro de la sala de profesores y otra que está funcionando en forma normal. Acá cada directivo está haciendo su trabajo pero insisto, el desgaste emocional del equipo es bastante, hay que tener mucha voluntad y estar preparado para afrontar el día a día en que los profesores salen de esa sala y te miran mal, te golpean las puertas. Sólo esperamos que ya de vuelta de vacaciones haya alguna solución, porque creo que va a ser insostenible en nuestra parte emocional, seguir así”.

– ¿Qué puede decir de las acusaciones que indican que usted llegó con una actitud muy autoritaria y que fue escalando a denuncias más graves?

– “Si ser autoritario es poner en orden lo que no estaba, entonces debería ser. Cada persona tiene su forma de ser. Por ejemplo, yo no ando a los abrazos y a los besos. Entonces, el concepto que había era de familia, en que todos se abrazaban, hacen cosas juntas, y nosotros no. Yo vine a trabajar acá, a poner un lineamiento que como equipo no hemos podido implementar, porque nos hemos encontrado con esta tremenda barrera. Me nombraron el 19 de mayo y por resolución asumí el día 23. El sostenedor dejó una semana para que el equipo que estaba pudiera hacer una entrega formal, y recién el 30 de mayo nos entregaron la escuela. Vinimos a una reunión previa con el secretario de la Corporación y la jefa de Educación, a presentarnos y fui totalmente atacada e invadida por la jefa de UTP Alicia Vidal, quien se paró y me increpó por la simple razón que le dije que el PME (Plan de Manejo Educativo) no estaba subido, y que había que subirlo. Y esa señora, delante de todo el personal me atacó personalmente, se paró, me indicó con el dedo y dijo ‘usted no es mi directora’. O sea, si usted ve que desde el día uno te hacen eso, ya se empieza mal.

“Esto estaba todo planeado, porque en esa semana que el sostenedor les dio para que arreglaran la situación de la escuela y entregaran todo como corresponde, con acta, a nosotros no nos llegó nada. Es una percepción, en esa semana empezaron a preparar todo esto que pasó. Porque el señor Mancilla me dijo que como es presidente del Sindicato de Profesores, iba a volver a la escuela. Le dije que no había problema, porque legalmente puede venir una vez al mes, juntarse con sus miembros, por una hora. Vino a la semana siguiente, se me pidió la autorización y sostuvo la reunión con los profesores. La segunda semana volvió a venir. Le di permiso otra vez, llegó a las 8 de la mañana y a las 9 me vienen a informar que los profesores estaban en paro de brazos caídos. Entonces, cada movimiento que hacen está preparado. Hicieron una protesta afuera de la escuela, anteriormente, velatones, pusieron un ataúd y ahí ya dijimos que teníamos que hacer algo, porque pensábamos que esto iba a durar una semana. La escalada ha sido demasiado estudiada, esto es sistemático, todo planeado. Ahora ya no sé qué más planearán, porque el sostenedor tomará algunas medidas administrativas”.