Necrológicas
  • María Nelly Miranda Rodríguez
  • María Angela Muñoz Cárcamo

Fundación Teraike reconoció a los ganadores de la etapa de ilustración

Por La Prensa Austral Jueves 11 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
122
Visitas

Escolares de Natales, San Gregorio, Punta Arenas, Porvenir y Timaukel se inspiraron en los cuentos ganadores de la etapa de escritura y enviaron casi 800 creativos trabajos al concurso de Fundación Teraike.

Las ilustraciones se publicarán en el libro “Jóvenes talentos de Magallanes, naturaleza austral”, que la fundación donará a todos los establecimientos educacionales y bibliotecas públicas de la región, tendrá edición bilingüe y también se podrá descargar gratuitamente del sitio web de Fundación Teraike.

Josefa Torres, del Colegio Puerto Natales fue una de las ganadoras de la categoría 5 a 7 años, y lo hizo por partida doble, como ganadora y con una mención honrosa. Sobre su obra del cuento “El árbol Lenguín” comentó: “Me gustó mucho el cuento porque tenía muchos tipos de animalitos”.

“Me inspiré en el brillo, pues era lindo que en el cuento dijera que todos tenían un brillo especial y que sólo tenían que descubrirlo en su interior”, explicó Amalia Domínguez, alumna del Colegio Británico, quien ganó con su obra para el cuento “Todos somos diferentes”.

Gerardo Díaz fue ganador el año pasado y este volvió a destacar en la categoría 8 a 11 años con su trabajo para el cuento “El color perdido”. Sobre su obra, el estudiante del Liceo Juan Bautista Contardi dijo: “Mi inspiración para el dibujo fue la amistad y bondad entre los animalitos”.

La amistad fue también la inspiración de Ignacia Collao del Liceo María Auxiliadora, ganadora con “Hera y sus amigos”, porque “los  verdaderos amigos siempre están para ayudarte en momentos difíciles y también para disfrutar juntos nuestras alegrías”. En la categoría 12 a 14 años, María Fernanda Manríquez, de la escuela Villa las Nieves, fue ganadora y obtuvo también mención honrosa. Sobre su trabajo para “El silencio del estrecho”, comentó: “Lo que me inspiró fue la tranquilidad del estrecho y la paz que me proyecta, el hecho de que es errático y constante y se lleva todo lo que atrapa, como tu mirada, y junto al cielo un manto de inmensidad”.

En esta misma categoría, Constanza Vila destacó con su ilustración sobre “El barco fantasma”. “Yo pensé viendo ese antiguo muelle, que por él han pasado los años y esas construcciones antiguas, y en cómo sería navegar por esos mares con esas embarcaciones tan frágiles y antiguas con ese oleaje tan grande”, destacó la estudiante de la Escuela Manuel Bulnes.

En la categoría mayor, 15 a 18 años, Laura Cena resultó ganadora con la ilustración para el cuento “El casi suceso”. La estudiante del Liceo Juan Bautista Contardi ya había ganado en la etapa de escritura con su cuento “El espíritu del bosque”, sin embargo, ahora fue otro el que decidió ilustrar “porque me sensibilizó el temor que pueden sentir los animales ante el avance feroz del ser humano y los daños que sus acciones pueden causar a su hábitat”.

También ilustró su cuento Franko González, del Liceo Luis Alberto Barrera. “Cuando partí en la búsqueda de una idea de creación, me inspiré en el cuento ‘El espíritu del bosque’ y para el diseño de mi trabajo me inspiré en la película ‘Princesa Mononoke’. Elegí este cuento porque lleva un gran mensaje sobre la importancia del cuidado del medio ambiente. Para mí lo importante fue el aprendizaje que me llevo, la alegría y no de ganar un premio, sino el que algo, que para mí fue un trabajo de la escuela, se haya convertido en una pieza importante”.

El tercer cuento de esta categoría también tuvo como ganadora a Denisse Pérez del Liceo Luis Alberto Barrera. “Recuerdo del viejo sendero es una historia que nos demuestra la profundidad del dolor de perder a tu compañero de vida. Para mí que he vivido siempre con mis dos abuelos, escuchando desde pequeña las diversas aventuras de ambos en el campo y pampa austral, fue algo que tras pensarlo me hizo relacionar el relato con ellos dos, y cómo sería para ellos separarse después de haber pasado tanto tiempo acompañados, no sólo por ellos mismos, sino también por los animales de este frío rincón de Chile”.