Necrológicas
  • Hernán Soriano Barahona

¿Cómo avanzar hacia un envejecimiento activo?

Por Ramón Lobos Velasquez Miércoles 17 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
59
Visitas

Para todos nosotros es importante ser autónomos la mayor parte del tiempo posible y así poder vivir seguros en nuestro hogar. Mantener esta condición la mayor cantidad de años es lo central en los adultos mayores.

En la medida que envejecemos nuestras capacidades van inexorablemente disminuyendo. Por eso, todo lo que se hace en activación y desarrollo de las capacidades de los mayores, busca disminuir el impacto de tales deterioros en el día a día de tantas personas. De ahí la importancia de su inicio lo más temprano posible en la historia vital de los mayores y también poder llegar al mayor número de ellos en una comunidad. Idealmente a todos. Lo que se invierte en esta etapa, redunda en menores requerimientos a otras edades. Es claramente una política pública de costo-beneficio muy positiva. Es esa su importancia y la insistencia en que sean trabajados territorialmente, ojalá por las municipalidades y su aparato de despliegue territorial. Para llegar a más beneficiarios.

¿Por qué? La estrategia de mantener a más adultos mayores independientes y autovalentes tiene un claro impacto en una comunidad y en un sistema de salud, visto desde la perspectiva comunitaria. Pero desde el punto de vista individual mantenerlos independientes les proporciona un sentimiento de autoestima y de logro personal muy importante. Por el contrario, perder independencia puede suponer un golpe para la confianza y autoestima; produce estrés llegando incluso hasta la depresión.

Por eso, debemos poner todas las medidas a nuestro alcance, para conservar independencia el máximo tiempo posible en los mayores de nuestra comunidad.

Para mantenernos independientes es importante seguir una estrategia de envejecimiento activo, conservando una buena forma física. Para lograr cumplir esta meta es necesario mantenerlos realizando activación física en forma permanente. Con ejercicios adecuados e individualizados para cada uno de ellos. Para algunos puedes ser simplemente salir a caminar o pasear con amigos o en grupos, eso ayudará a mantener una buena forma física. Obviamente para otros será necesario mayor intervención y personalizada. Cada uno de los mayores es un mundo aparte.

Pero también es esencial mantenerse activo mentalmente. Con actividades tan simples como leer los diarios o revistas, realizar puzzles u otros pasatiempos, siempre poniéndoles desafíos y metas que puedan alcanzar. Pero sobre todo, interactuando socialmente con amigos y familiares, eso estimula cognitivamente y ayuda a mantener las capacidades intelectuales en el mejor estado. Potenciándoles siempre.

Esto es lo que se llama Envejecimiento Activo. Significa intervenir y mejorar la condición basal. Haciéndole frente activamente al proceso de envejecimiento que busca estructurarse y generar daño en los mayores.

Pero no sólo es importante conservar la autonomía, es importante y necesario conservar autonomía en los hogares. Y ese es un punto complementario muy dejado de lado para los mayores. Para muchos sus hogares son verdaderas trampas en los que no están seguros frente a caídas o emergencias que puedan ocurrir. Es esencial adaptar el hogar para que siga siendo seguro y capaz de satisfacer las necesidades de los mayores. Para eso necesitan asistencia y ayuda. Definir cuál es mobiliario más adecuado. Menos siempre será más. Funcional. Seguro. Adaptado a sus requerimientos. A sus capacidades. Ergonómico.

Aquí es esencial lo que hagan las familias. Hay un rol importante por parte de la red social de cada mayor. Visitarlos periódicamente. Observar cómo se desenvuelven. Qué cambios o adaptaciones corresponde hacer. Valorando siempre qué tan seguro y es el hogar y cómo le ayuda a mantener su independencia.

Llegará un momento en que habrá que valorar que ese hogar constituye un lugar complicado para mantener su autovalencia. De allí la necesidad de contar con más hogares protegidos. Donde puedan seguir viviendo autónomamente en comunidad, pero sin riesgos y siempre interviniendo y potenciando su autovalencia. Tales hogares deben también ser administrados comunalmente, para conocer y administrar la oferta y demanda de tales servicios. Entregarla a distintos operadores siempre afectará la necesaria transición entre los distintos niveles de atención de los mayores. En vez de ser un tránsito en un camino estructurado, terminan en saltos de nivel que no siempre significan algo favorable para ellos.

Por eso, no basta con tener centros comunitarios, hay que avanzar a partir de lo que allí se genera y evidencia, para establecer los dispositivos que a continuación comunitariamente se requieren y que deben proveerse. De eso se trata. De articular políticas y respuestas. Hasta hoy siguen siendo islas de respuesta sin las debidas coordinaciones y articulaciones. Haciendo y planificando para actuar en conjunto y oportunamente podremos tener una población adulta mayor con un envejecimiento activo. Sino sólo serán más años y no años dorados como anhelamos para ellos.