Necrológicas
  • Estrumelina del Carmen Barría Barría
EDITORIAL

Mal momento para Enap

Por La Prensa Austral Miércoles 17 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
101
Visitas
  • Sin embargo, su alejamiento se da en medio del trabajo de la Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados sobre supuestas irregularidades y a días de iniciarse un juicio en contra de seis ejecutivos de la empresa por el denominado caso “crudo iraní”.

Luego de dos días de rumores, recién ayer la Empresa Nacional del Petróleo (Enap) confirmó la renuncia de su gerente general, Julio Aranis Vargas. La decisión, respecto de la cual no se entregaron mayores detalles, fue abrupta, pues el ejecutivo había asumido dicho cargo recién en abril pasado, si bien desde marzo estaba como subrogante en el cargo al sobrevenir el cambio de gobierno.

El directorio de la estatal sólo cumplió con los agradecimientos de rigor, al comentar “el compromiso y la labor llevada a cabo por Julio Aranis” durante los cinco años en que fue parte de la empresa y, en especial durante el periodo que ocupó la gerencia general.

Sin embargo, su alejamiento se da en medio del trabajo de la Comisión Especial Investigadora de la Cámara de Diputados sobre supuestas irregularidades y a días de iniciarse un juicio en contra de seis ejecutivos de la empresa por el denominado caso “crudo iraní”.

Aranis fue citado el miércoles pasado a la referida comisión parlamentaria, estimándose que su actuación allí fue misérrima, en términos de la información que proporcionó al ser consultado sobre diversos aspectos que se relacionan con una serie de denuncias sobre supuestas irregularidades.

En cuanto al caso “crudo iraní”, hay seis ejecutivos involucrados en la demanda civil presentada por los episodios de contaminación en Talcahuano y Quintero. Aquí la estatal enfrenta una demanda civil por más de $28 mil millones, por delitos ambientales que habrían lesionado la salud física y psicológica de más de 1.400 personas en las regiones de Valparaíso y Biobío.

Por todo esto, parece que no era el mejor momento para que la estatal pierda a su gerente general y, desde Magallanes, sólo cabe esperar que el directorio escoja esta vez a un profesional capaz de encarar no sólo estos casos, sino que el momento especial que enfrenta Enap, que tiene, además de los citados problemas, enormes desafíos que emprender.