Necrológicas
  • María Nelly Miranda Rodríguez
  • María Angela Muñoz Cárcamo
Enclavada en el emblemático barrio del sector poniente de Punta Arenas

El Pingüino: una población que apunta a ser parte de la “comuna 18 de Septiembre”

Por La Prensa Austral Lunes 22 de Agosto del 2022

Compartir esta noticia
646
Visitas
  • Desde el año 2019 se ejecuta un programa de mejoramiento urbano en varios puntos del sector.
    Uno de los grandes temas pendientes sigue siendo el gimnasio.

De tarde en tarde el tema se conversa a nivel dirigencial, y/o se retoma cada vez que alguna autoridad menciona tal posibilidad. Hoy el deseo surge como una quimera y su concreción casi como una utopía.

Convertir al Barrio 18 de Septiembre es el anhelo de muchos vecinos de este emblemático sector de la parte alta (poniente) de Punta Arenas y que concentra una serie de poblaciones que han sido protagonistas de la historia de Punta Arenas, desde sus cimientos hasta sus capítulos recientes. Una de ellos es “El Pingüino” o “La Pingüino” como se le llama coloquialmente.

Su integración con el barrio ha sido significativo, más allá del aporte propio de sus instancias sociales y deportivas. En esencia no es difícil abstraerse de la postal que tienen en el recuerdo los magallánicos de los ’70 e incluso más atrás. Eso pese a que el desarrollo se observa con la pavimentación, la instalación de una plaza, de un gimnasio, la mejora de la sede vecinal y el avance experimentado de la mano del programa “Quiero Mi Barrio”; este último iniciado en 2019 y que por la pandemia ha tenido un avance lento pero seguro, que se espera prolongar hasta el próximo año.

La iniciativa de la Seremi de Vivienda y Urbanismo permitió priorizar el desarrollo de 4 obras: “sitio eriazo y paseo peatonal”, “mejoramiento de la plaza principal”, “mejoramiento de la ruta peatonal” y “mejoramiento de la sede vecinal”.

Avances en 50 años

Atilio Barría Ojeda, presidente de la Junta de Vecinos del sector, la Nº36, destaca los avances que ha tenido su población en los últimos 50 años (los mismos que tiene su unidad vecinal), reconociendo que ello ha sido muy significativo en especial para un sector donde más de la mitad de su composición corresponde a adultos mayores, antiguos vecinos que se afincaron en un pasado, que no resulta tan lejano, donde se veía a su población a trasmano y muy distante del centro de la ciudad.

El dirigente admite que hoy las cosas han cambiado, pese a que menciona que tampoco el transporte tiene la fluidez que se quisiera, y que el Barrio 18 de Septiembre se ha expandido y desarrollado de tal manera que pensar en eso de una comuna no resulte tan descabellado. Sólo recordar que los límites de la población corresponden a la Avenida Salvador Allende, Bahía Decepción, Ignacio Carrera Pinto y Eusebio Lillo.

“Nosotros somos de la población El Pingüino, pero nos sentimos parte del barrio 18 de Septiembre. Dentro de eso es que todos tenemos que hacer mucha fuerza para que podamos ser una comuna, con más independencia, autonomía y también más recursos, lo que se traduciría en adelanto y progreso. La cantidad de poblaciones y personas que hoy componen el barrio 18 de Septiembre es suficiente razón para pensar que eso sería posible”, enfatiza.

Luego señala que el tema ha surgido a nivel de Unión Comunal (la Hernando de Magallanes) y también en reuniones con la dirigencia de las otras poblaciones. Sin embargo, ha quedado en eso, en conversaciones e intenciones, sin que hayan existido acciones ni gestiones concretas para que ello ocurra.

Sobre los problemas que aquejan el sector, Barría sostiene que no son muy distintos a los que viven vecinos de otras poblaciones. Sin embargo, asegura que nada grave con lo que no se pueda convivir o enfrentar. “En este momento no tenemos tanta complicación. Uno ve a veces que se produce el microtráfico de drogas, algo de consumo de alcohol los fines de semana, pero delitos graves no”. Luego recuerda lo que ocurría en los ’80 con la irrupción de las pandillas que fueron parte del “escenario juvenil” de aquellos años. “Mientras no se les molestara no hacían nada. Se juntaban a beber en las esquinas y luego salían a pelear con otros grupos, pero era una cosa entre ellos. Yo recuerdo bien que me paseaba por la noche y jamás tuve problemas”.

La situación del gimnasio

Uno de los temas que se ha abordado a nivel de municipio ha sido el de los espacios para el deporte en las poblaciones. Las discrepancias surgidas a raíz del tema de Polideportivo han “reflotado” la necesidad de mejorar la infraestructura deportiva en los barrios y a enfatizar en la situación en que se encuentra el gimnasio de la Población El Pingüino. “Es un tema que está pendiente hace muchos años, pero nosotros como junta de vecinos no tenemos nada que ver, porque eso es de la municipalidad, y si no le ponen recursos va a estar siempre como un galpón”.

Señala que “nosotros como vecinos no sabemos ni quién lo administra y no hemos querido entrar en ese ámbito porque puedo molestar a alguien. Pero como junta no tenemos injerencia alguna”.

En cuanto a la plaza que incluye una cancha de pasto sintético, Barría explica que dentro del programa “Quiero Mi Barrio” ya se instaló el letrero dando cuenta de la intervención  que se va a realizar, una remodelación integral que entre otras cosas contempla el reemplazo de la carpeta.