Necrológicas
  • Gladys Antonia Gallardo Gómez
  • Armando Serón Osorio
EDITORIAL

Intervención en los barrios

Por La Prensa Austral Martes 27 de Septiembre del 2022

Compartir esta noticia
58
Visitas

– El programa del Minvu Quiero Mi Barrio tiene por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas, con procesos participativos que permiten la recuperación de los espacios públicos y de equipamiento comunitario.

Hasta el 30 de septiembre y 3 de octubre próximos, respectivamente, los municipios disponen de plazo para postular ante el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a los programas Quiero Mi Barrio y el de Pequeñas Localidades.

Para tal efecto el Minvu dispuso de una inversión de 94 mil millones de pesos, para incorporar 58 nuevos barrios y 24 nuevas localidades a nivel país, en el contexto de los concursos de ambas iniciativas que están en plena etapa de postulaciones.

Estos programas tienen por objetivo mejorar la calidad de vida de las personas, con procesos participativos que permiten la recuperación de los espacios públicos y de equipamiento comunitario.

Respecto del anterior proceso, a comienzos de este mes se iniciaron los trabajos de recuperación urbana en el marco del programa Quiero Mi Barrio, en población El Pingüino, en Punta Arenas, cuyas obras puntuales fueron priorizadas por los propios vecinos, con una inversión de 722 millones de pesos, de los cuales $508 millones corresponden a fondos sectoriales del Minvu y $214.762.579 son aporte del gobierno regional como complemento al mejoramiento de la plaza principal.

La participación es un componente básico para la puesta en marcha de programas sociales porque establece un compromiso de los beneficiarios con las herramientas y los medios materiales que puede brindarle el Estado. Uno de los aspectos difíciles de toda gestión dirigida a los barrios es lograr el cuidado de los bienes que se les proveen. Las plazas de juegos, por ejemplo, sufren el deterioro en el corto plazo porque no se ha establecido un vínculo vecinal con estos sitios de esparcimiento destinados preferentemente a los niños.

Este programa valora también el medio ambiente y en tal sentido apunta a una necesidad evidente, no sólo en los barrios escogidos, sino en amplios sectores de la ciudad y en zonas periféricas.

Estamos frente a una iniciativa que desde su puesta en marcha, en 2006, se ha constituido en un modelo de atención para los barrios más postergados, dando la posibilidad a los vecinos de mejorar la forma en que viven, en su conjunto.