Necrológicas
  • Violeta del Carmen Ayán Ayán

Pensar, comunicar y actuar

Por Emilio Boccazzi Campos Lunes 7 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
127
Visitas

Esta semana la Asociación de Gobernadores Regionales ha pedido al gobierno del Presidente Boric que cumpla con su compromiso de terminar o abolir el cargo de Delegado Presidencial en cada una de las 16 regiones del País.

Claramente el haber instalado la figura de los gobernadores regionales fue un avance en sí en materia de descentralización, además por el carácter democrático de ésta. Sin embargo, si a esta “Institución” no se le es traspasada mayores competencias, se habrá creado un ente sin mayores atribuciones operativas,  pues lo que significa la presencia de los distintos ministerios y áreas del quehacer nacional sigue en manos de la “coordinación y mando” de las y los delegados presidenciales.

Esta dualidad ha creado otro fenómeno, como lo es el desconocimiento y confusión por parte de la gente y las fuerzas vivas de la región. Si a esto sumamos la poca o escasa capacidad de comunicar por parte de las delegaciones presidenciales, el caos y la inercia aumentan.

Para quienes somos profundamente regionalistas -como creo lo somos la gran mayoría de los que vivimos a cualquier evento en nuestra hermosa Región de Magallanes-, lo que esperamos son definiciones claras no sólo de los grandes lineamientos nacionales del gobierno de turno, es decir, proponer y trabajar por mejoras al sistema previsional (el “pago de Chile”), mejoramiento en la recaudación y en la focalización de los recursos públicos (tributos y su efectiva distribución a través de las obras públicas o de los programas sociales) o mejorar la salud y su pronta y efectiva llegada a todos los chilenos (salud que no llega, con enormes listas de espera o el no financiar la presencia de enfermedades nuevas o raras) y la revolución prometida, pero que nunca llega, de mejorar la educación de los niños y jóvenes con educación para niños pudientes, educación para niños de capas medias y, finalmente, lo que queda para niños vulnerables.

Todo ello, que no logra que la “gran clase política” (de un extremo a otro) se ponga de acuerdo en atacarlas y solucionarlas, se suma además, a saber o descifrar cómo el gobierno de turno, en este caso el gobierno del Presidente Boric, establecerá una política de desarrollo para las distintas macrozonas, regiones o provincias, toda vez la clara diversidad de cada una de las regiones del país (densidad, cercanía al centro, extensión, clima, cultura, recursos naturales, capacidades humanas instaladas, fortalezas y debilidades, etc , etc).

En el caso de Magallanes y de las zonas extremas, en el gobierno de la ex Presidenta Bachelet II, se estableció una política pública denominada “Plan Especial de Desarrollo de las Zonas Extremas”, conocida también como Pedze por su abreviatura. Esto significó, en la práctica concreta, duplicar los recursos que el gobierno central destina a las regiones a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR).

Esta duplicación real de recursos para la región, de más o menos 40 mil a 80 mil millones de pesos anuales, ha significado materializar o iniciar la construcción de obras relevantes para Magallanes como el Centro Sub Antártico en Puerto Williams, el inicio del camino alternativo para unir a Punta Arenas con Puerto Natales a través de Río Verde, Skyring y Río Pérez, es decir, un camino de real e insospechado aporte al turismo o continuar con las pavimentaciones de los Caminos Fueguinos de Porvenir a Manantiales o la construcción del Cadi-Umag, sólo por nombrar lo más relevante.

A la existencia de recursos que han sido asegurados en su continuidad por el ex Presidente Piñera hasta el año 2023 y el aseguramiento del Presidente Boric de que éstos se transformarán en permanentes, lo que creo que se debe establecer, por parte del gobierno nacional, el gobierno regional y la delegación regional, metas claras y plazos precisos para que estas obras cumbre se concreten en plazos conocidos y no en eternas esperas y promesas que no se concretan. Esto permite establecer inversiones colaterales por parte de los emprendedores y la empresa privada. Permite planificar el dotarse de recursos humanos adecuados en formación y planificar las inversiones en el tiempo.

Un camino estratégico, del que no se escucha una planificación estratégica integral, es el camino que unirá a la Región de Magallanes, a través de la Isla de Tierra del Fuego y la Isla Navarino, en el denominado camino Vicuña-Yendegaia, camino estratégico que debe dotarse de energía sustentable de pequeña escala e híbrida, suministro de pertrechos, arquitectura, mantención, gobernanza y en general en cómo se operará.

Aparte de las grandes obras cumbre en desarrollo, se espera que el gobierno de turno en la región dialogue, diagnostique y proponga soluciones de los temas que a diario afectan, en este caso a los Magallánicos. Costo de la vida, de los combustibles más caros de Chile, empleabilidad y cesantía, de la real conexión y suministro de alimentos y productos del centro de Chile y sus intrincadas dificultades, de seguridad, de acceso a salud especializada para todos (cuando se requiere en los centros de salud del centro del país y el alto costo de los pasajes aéreos), lo que hasta ahora no es enunciado ni escuchado por parte de los representantes del gobierno del Presidente Boric en la región. Más censurable, siendo que además, el Presidente es nuestro coterráneo.