Necrológicas
René Gallardo Haro, de 76 años

“Estoy condenado a la indigencia”, dijo pensionado que relató su historia de vida

Domingo 20 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
324
Visitas

Cuando vino el golpe militar, se le complicaron las cosas. En ese entonces, tenía 27 años de edad. Militaba en el Partido Socialista y era dirigente de la Cut. No pasaron muchos días para que su nombre apareciera en los listados de personas que debían presentarse ante la autoridad militar

Así como René Gallardo Haro, de actuales 76 años de edad, sobrevive con una pensión de $174 mil pesos. En el país, hay miles de casos similares.

A lo único que aspira es a ver mejorada su pensión antes de emprender el viaje final.

Con la fe puesta en juntar a otros que estén en su misma condición, llegó a la redacción de La Prensa Austral y El Magallanes para pedir públicamente a las autoridades y parlamentarios un compromiso mayor con este segmento de la población, ya que la pensión no le alcanza para nada. “Así como van las cosas, estoy condenado a la indigencia”.

La historia de vida de Don René

Había estudiado en el Liceo Industrial, donde aprobó una carrera técnica. Apenas egresó fue contratado en una fábrica de máquinas de coser (Overlock) y de tejer (Fuji) que funcionaba en Punta Arenas.

Pero cuando vino el golpe militar, se le complicaron las cosas. En ese entonces, tenía 27 años de edad. Militaba en el Partido Socialista y era dirigente de la Cut. No pasaron muchos días para que su nombre apareciera en los listados de personas que debían presentarse ante la autoridad militar.

“Tenía un vecino que era carabinero. Me conocía muy bien, pero así y todo no me entregó”, según recuerda.

Junto a un amigo tomaron la decisión de escapar. “Punta Arenas es chico y no podíamos seguir escondiéndonos así que juntamos un poco de ropa y algo de comida y cruzando campo traspasamos la alambrada”. La travesía la iniciaron el 3 de octubre de 1973.

Extenuados, caminando casi una semana, lograron finalmente el objetivo. De esto se dieron cuenta porque policías argentinos los encontraron, en una de las jornadas que prácticamente caían rendidos por el cansancio.

En Río Gallegos, permanecieron detenidos un par de días. De ahí René, solicitó asilo político. Después de los trámites de rigor, se lo dieron. La única gran condición era que no podía vivir en una provincia limítrofe con Chile.

“Sin conocer nada, elegí Rosario y ahí me fui a vivir por todos los años que duró la dictadura chilena. Llegué sin conocer a nadie, pero, como estaba lleno de compatriotas, enseguida me tiraron una mano. Cuando supieron quién era, me ayudaron a encontrar trabajo y a la semana ya estaba de ayudante de construcción”.

Convivió con una mujer con quien tuvo dos hijos argentinos, que actualmente tienen 34 y 36 años de edad. Pero no tiene contacto con ellos. La familia se quedó en el país hermano.

Al regresar a Punta Arenas, comenzó a trabajar en la construcción, a partir de todo lo que aprendió en Argentina.

Por eso, recordó al poeta cubano José Martí que dice: “Hay tres cosas que cada persona debería hacer durante su vida: plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo”.

“Por ahora, lo que me falta es escribir el libro y luego poder obtener una pensión digna”, dijo René.