Necrológicas
  • Edith Petovich Niesel
  • Sara del Carmen Gómez Allba
  • Sara del Carmen Gómez Allba

Neil Diamond: medio siglo de “Noche Cálida De Agosto” Parte 2

Por Marino Muñoz Aguero Domingo 27 de Noviembre del 2022

Compartir esta noticia
85
Visitas

El pasado 30 de octubre finalizábamos la primera parte de esta crónica señalando que en 1973 el cantante estadounidense Neil Diamond se unía a Columbia Records (CBS), hoy Sony Music, en un contrato que a esa fecha fue el más millonario de la historia de la música popular.

Ese año su debut en Columbia fue con la banda de sonido para la película “Juan Salvador Gaviota”, inspirada en el libro homónimo de Richard Bach. Para muchos, esta es su obra cumbre, paradojalmente Diamond declaró que había sido su peor fracaso. 

El cambio de casa grabadora muta en algo el estilo, con letras más profundas, una voz más madura y con refinados arreglos orquestales. Los triunfos no se hacen esperar; “Longfellow Serenade”, “Beautiful noise”, o “Desireé”. Esta última canción era el tema fuerte de “I’m glad with me tonight” en el que figura también “You don´t bring me flowers”, hermosa balada que compuso junto a Alan y Marilyn Bergman y que pasó inadvertida. Pero al año siguiente el mencionado tema sirve de título a su nueva placa, eso sí, lo interpreta a dúo con Barbra Streisand, el álbum donde también figura “Forever in Blue jeans”, fue un suceso mundial.

 En 1980 se “asocia” al gran Gilbert Becaud juntos componen “September Morn”, que el francés grabó como “C’est september”. La sociedad con Becaud fue fructífera, sirvió para componer en conjunto gran parte de la banda musical de la película “The jazz singer” protagonizada por el mismo Diamond que interpreta a un inmigrante judío tras el “sueño americano”. Con posterioridad vendrían “Yesterday’s songs” y “Heartlight”, ésta en coautoría con el consagrado Burt Bacharach y que podríamos anotar como su último gran éxito de inspiración propia.

A partir de mediados de la década 1980 y hasta fines del siglo pasado, Diamond mantiene la atención de sus seguidores de antaño, pero no tiene un lugar privilegiado en el gusto masivo, al menos en Chile.De ese periodo datan los álbumes: “Primitive”, “Headed for the future”, “The best years of our Lives”, y “Tennesse moon”. Excepción de lo anterior lo constituye la hermosísima interpretación de “Baby can I hold You”, de la cantante Tracy Chapman, incluida en “The best years of our Lives”, su último hit de popularidad. Por otra parte, sus dos volúmenes titulados “Crhistmas álbum”, se han constituido en éxitos de ventas para época de navidad. 

A partir del año 2000, su conexión con el público se ha centrado preferentemente en las presentaciones en vivo y la publicación de algunos trabajos. Paralelamente, se han reeditado sus mejores álbumes. También se han lanzado diversas recopilaciones de su material, tanto por MCA como Sony Music e incluso Bang Records. En 2018 Neil Diamond diagnosticado con el mal de Parkinson dejó los escenarios y las giras. 

El cantante estadounidense es un imprescindible de la historia de la música popular, lo escuchan quienes lo admiraron en sus juventudes y las nuevas generaciones que han heredado el gusto transmitido por padres y abuelos y, así es como, muchas de sus canciones han trascendido por su calidad y también por algunas casualidades o aciertos comerciales. Ya nos habíamos referido a “Red, red wine”, y como ella, vale la pena destacar también “I’m Believer” (“Soy un crédulo”) traducida erróneamente como “Soy creyente”; popularizada y convertida en uno de los grandes éxitos de “The Monkees” en la década de 1960, grabada por Diamond en 1971 y “resucitada” por la banda Smash Mouht para la película “Shrek” en los ’90.

En la misma línea “Sweet Caroline”, a nuestro entender su más hermosa composición, escrita en un cuarto de hotel la noche antes de su grabación, es quizás su mayor éxito de popularidad. Versionada por Frank Sinatra, Elvis Presley, la Orquesta de Bert Kaempfert y tantos otros (incluyendo la grabación de Julio Iglesias en español) es también un himno en los espectáculos deportivos de su país. La cantan los hinchas de los equipos de béisbol y fútbol americano y destaca en el repertorio de la Banda del famoso team de fútbol americano de la Universidad de Notre Dame (la ilustración de esta crónica muestra a Diamond con el jockey de la Universidad, en la inauguración de un estadio de un colegio de esta casa de estudios, ceremonia donde la cantó). 

En cuanto a sus recitales, pensamos que “Noche Cálida de Agosto” es el punto más alto de sus grabaciones en vivo, muy por sobre otros trabajos notables del mismo tipo, como “Amor en el Griego”, “Noche Cálida de Agosto II” “Noche Cálida de Agosto III” y “Noche Cálida de Agosto, New York”. 

Acá en esta Patagonia, sus admiradores aún seguimos escuchando esa primera “Noche Cálida”, como si hubiéramos estado en la primera fila del Teatro Griego de Los Angeles el jueves 24 de agosto de 1972.