Necrológicas
  • Edith Petovich Niesel
  • Sara del Carmen Gómez Allba
  • Sara del Carmen Gómez Allba

“Estamos frente a inversiones muy importantes y es relevante que haya menos incertidumbre”

Por La Prensa Austral Domingo 4 de Diciembre del 2022

Compartir esta noticia
689
Visitas

– En entrevista con El Magallanes, Pascal Teixeira Da Silva dijo que se está frente a una gran oportunidad de hacer las cosas bien, pero que ello requiere un diálogo de todos los actores, que las autoridades planifiquen la instalación de esta industria y que haya seguridad y certezas.

“Es muy importante que todos los proyectos (de hidrógeno verde) sean construidos en un diálogo permanente con la población local, no sólo para que no haya externalidades negativas, sino para que las haya positivas”.

“No es bueno depender tanto de un solo proveedor, tanto más cuanto se trata de un país que no es democrático. Rusia no es un país democrático… Es mejor tener socios económicos como Chile”.

Elia Simeone R.
[email protected]

“Estamos frente a un gran desafío de hacer las cosas bien y cumplir con toda la normativa. Quizás sea necesario aumentar y fortalecer la capacidad administrativa. También es importante que haya, a mediano plazo, una visión del marco regulatorio para los inversionistas, porque la seguridad y la previsibilidad son importantes para atraer a los capitales extranjeros”.

Así lo planteó el embajador de Francia en Chile, Pascal Teixeira Da Silva, al ser entrevistado por El Magallanes respecto de la instalación de la industria de hidrógeno verde en nuestro país y nuestra región, en particular.

El diplomático ve esto como una hoja en blanco que es tanto un desafío como una gran oportunidad. Pero, advierte que las ventajas comparativas que emanan de la naturaleza, en este caso el viento, no son suficientes para las empresas y los inversionistas. 

Teixeira dijo que le era difícil emitir un juicio respecto de si la legislación nacional está aggiornada y robusta para hacer frente a esta industria. 

“Acá estamos frente a inversiones muy importantes que van a durar seis o siete años sólo para la implementación del proyecto y después viene su desarrollo. Es relevante que haya menos incertidumbre, claro que es un derecho de cada país adaptar sus reglas y su legislación, pero es importante también que haya ese diálogo que permite tener una visión de adónde vamos. Porque invertir tanto dinero y ver que, dentro de cinco días, las reglas del juego cambian completamente es algo que puede asustar”, apuntó.

Para no perder tanto tiempo, el embajador sugiere que haya simultaneidad en la tramitación de los proyectos, sobre todo respecto de los permisos sectoriales, ambientales. Acotó que, sobre esto, las empresas hacen sus comparaciones entre país y país, pues las condiciones y ventajas comparativas no radican sólo en lo que la naturaleza ofrece.

“Hay otras dimensiones, que son el marco regulatorio, los plazos y también cómo se hacen las infraestructuras necesarias. Es bueno que en todo esto haya un diálogo colectivo”, señaló.

Terreno nuevo

El embajador vino a Punta Arenas al frente de la Misión Francia, un conjunto público-privado de organismos y empresas que buscan producir en Magallanes hidrógeno verde.

“Estamos en un terreno bastante nuevo, pues la tecnología de hidrógeno verde es muy innovadora y no todas las aplicaciones de ella han alcanzado un grado de madurez y puede haber otros usos. Estamos en un proceso de investigación y aplicación de la molécula de hidrógeno que avanza y es un gran desafío. Para la Región de Magallanes, también es una hoja blanca, porque hay muchos proyectos, pero nada concreto todavía, si bien sabemos que es una de las regiones en el mundo que tiene las condiciones más favorables para la producción del hidrógeno verde y esa es la razón por la cual los grandes productores energéticos están interesados en invertir”, acotó Pascal Teixeira.

El embajador pone mucho el acento en que, siendo la instalación de la industria del H2V una hoja en blanco en Magallanes, implica un desafío, pero, a la vez, puede ser una gran oportunidad de hacer las cosas de una manera global, pues hay muchos aspectos que se deben considerar. Más allá del industrial, están las consideraciones ambientales, sobre todo en una zona con tantas áreas protegidas, y las sociales, porque están las experiencias de otras comunidades que han sufrido las actividades extractivistas, que no sólo no han sido partícipe de los beneficios económicos, sino que se han quedado sólo con las externalidades negativas.

“Es muy importante que todos los proyectos sean construidos en un diálogo permanente con la población local, no sólo para que no haya externalidades negativas, sino para que las haya positivas. Por ejemplo, para descarbonizar la matriz energética de la región o para mejorar la conectividad del transporte”, subrayó.

Otros aspectos son los de infraestructura (carreteras, puertos), la investigación científica y la formación de recursos humanos, porque Magallanes tiene una población pequeña y una tasa de desempleo muy baja, lo que se traducirá en que el capital humano será muy escaso.

Dijo que todo esto requiere una coordinación entre las empresas y las autoridades locales. De estas últimas, el embajador espera una planificación para desarrollar la región y, al mismo, tiempo proteger el medioambiente y hacer las cosas en beneficio de las personas.

“Ese diálogo es algo que necesitamos. Es una oportunidad y es la primera vez que lo hacemos como un equipo Francia, público-privado, con los representantes de las autoridades locales, regionales, municipales y representantes en la región de las instituciones centrales”.

¿Eventual enfrentamientocon los ambientalistas?

– Embajador, considerando la zona en que estamos, ¿no teme que la instalación de extensos parques eólicos sea resistida por los ambientalistas?

– “Es un problema que existe en todos los países. En Francia, donde estamos desarrollando las energías renovables como las eólicas y solares al lado de la nuclear, que sigue siendo la fuente principal de electricidad, esa dimensión es importante. A veces, puede haber una contradicción porque, por un lado, queremos más energía renovable, pero, por otro lado, hay consideraciones ambientales respecto de la producción de esas energías renovables. Tenemos que superar esta contradicción a través de un diálogo permanente no sólo con las autoridades, sino con la población. Eso es muy importante para que no haya rechazo y que es un trabajo colectivo en beneficio del medioambiente y la población. No digo que es algo fácil porque, en un mundo ideal, habría una energía limpia y que no se vé. Eso no existe. Esto es siempre una cuestión de equilibrio. Es un punto muy importante, es una preocupación del Ministerio del Medioambiente, de la evaluación ambiental, pero va más allá pues es muy importante que la ciudadanía se pueda expresar y logremos un punto de acuerdo y hacer un buen equilibrio entre necesidades que pueden ser contradictorias.

“En el centro de Francia, por ejemplo, hay un proyecto de campo eólico en una zona de montaña y hay un grupo ecologista que está protestando. Por otro lado, son los mismos que quieren acabar con el petróleo, el gas, la energía nuclear, el carbón. La coherencia debe ser una necesidad colectiva, de parte de todos”.

– Se ha dicho que el actual gobierno tiene dos almas respecto del hidrógeno ver, con un Presidente que llama a los inversionistas y mandos subalternos que resisten a esta industria.

– “No puedo hablar por las autoridades locales. Pero, la impresión que tengo es que la región de Magallanes tiene un activo excepcional aquí, que puede ser desarrollado y beneficiar a su crecimiento económico y a la población. Pienso que, a través del diálogo, podemos tomar en cuenta todas las preocupaciones de las partes. La descarbonización de la economía global es una tarea prioritaria si queremos contener el alza de la temperatura y lograr la completa descarbonización al 2050, que es el compromiso de Chile, de los países europeos. Eso es un desafío tremendo. Nuestra civilización moderna está basada en la disponibilidad de energía abundante y barata. Tenemos que salir de las energías fósiles y caminar hacia la descarbonización y el uso de energías limpias, renovables. Son 28 años para alcanzar este objetivo y significa muchas cosas y una responsabilidad global y de cada país y de cada región y de todos los actores, los productores de energía, las industrias y la ciudadanía. Chile es un país muy bien posicionado en esta transición energética porque tiene uno de los recursos imprescindibles clave que son la producción de electricidad limpia, verde gracias al sol en el norte y al viento, en el sur; y producción de hidrógeno verde que será una de las energías limpias; tiene el cobre que es cada vez más esencial en los sistemas eléctricos de energías limpias; el litio también y otros metales y tierras raras. No hay tantos países que tienen la suerte, gracias a su geografía y geología, de tener tantos recursos necesarios para el nuevo modelo energético, la nueva matriz energética. Pero, los países que tienen esta ventaja comparativa tienen una gran responsabilidad que es hacer las cosas bien y no participar en la transición energética y, al mismo tiempo, dañar el medioambiente. Por ejemplo, la actividad minera tiene que hacerse verde. Cosas como estas son muy importantes porque no queremos perder por un lado lo que ganamos por otro”.

La misión Francia

Texieira encabezó la misión conjunta entre la embajada de Francia y el servicio económico de la Cámara de Comercio Industrial Franco Chilena y, particularmente, su Club de Desarrollo Sustentable.

Trece fueron las compañías que integraron la comitiva, entre ellas las del rubro energético Engie, Total Eren, EDF y CVE. Pero, el grupo también estuvo compuesto por empresas que usarán estos e-combustibles como AirBus, que tiene un proyecto muy ambicioso de largo plazo para utilizar el H2V para propulsión de motores y que ya anunció que está desarrollando un motor de pila impulsado por hidrógeno. También estuvo la representación de Nuevo Pudahuel, consorcio que tiene actualmente y hasta 2033 la concesión del aeropuerto de Santiago. “El objetivo es descarbonizar los aeropuertos y la visión es hacer de Santiago uno de los aeropuertos precursores en términos de descarbonización de la actividad aeroportuaria”, acotó el embajador.

Bancos e institutos de investigación también llegaron a Punta Arenas, así como una empresa especializada en el tratamiento de residuos industriales peligrosos, que es un tema importante porque la presencia en el futuro de actividades industriales ligadas al H2V generará residuos.

El propósito de la misión fue tener contactos con autoridades locales. “Es importante que haya un diálogo con todas las partes involucradas público-privadas para tener un diálogo sobre las expectativas mutuas, qué necesitan las empresas, cuáles son sus preocupaciones y cuáles son las expectativas de las autoridades locales.

Invasión de Rusia a Ucrania: “Ha sido un terremoto”

– ¿En qué forma la guerra en Ucrania ha impactado a Europa y cuánto ha acelerado la necesidad europea de salir a buscar nuevos socios, socios confiables, y apurar la transición energética?

– “La guerra en Ucrania ha sido como un terremoto. Aquí en Chile hay muchos terremotos, pero es un terremoto con varias dimensiones geopolíticas y con consecuencias en muchas direcciones. En el ámbito energético, lo que ha pasado y con las consecuencias, las sanciones, es una confirmación de cosas que ya sabíamos, pero que no habíamos sacado todas las lecciones y que son, a mi juicio, dos. Primero, tenemos que acelerar la descarbonización de nuestras economías. El gas es menos contaminante que el petróleo, pero igual es emisor de CO2. Sabemos que, si queremos descarbonizar, tenemos que poder vivir y hacer funcionar la economía sin gas. La agresión rusa es una paradoja, pues ayudó a tomar conciencia de esa necesidad y de poder vivir sin gas ruso, claro que estamos buscando otras fuentes, otros proveedores. Pero, es una situación transitoria porque el objetivo es reducir más rápidamente la dependencia del gas. 

“La segunda lección es que es mejor diversificar los proveedores. En este caso, Europa dependía en promedio un 40% de Rusia, si bien hay grandes diferencias porque en el caso de Alemania es de más de 55% y el caso de Francia es sólo del 17%. No es bueno depender tanto de un solo proveedor, tanto más cuanto se trata de un país que no es democrático. Rusia no es un país democrático, ello es claro. La situación política, la violación de los derechos humanos y la situación gravísima del derecho humanitario internacional, del derecho de la guerra, cómo se hace la oposición de los periodistas. Sabemos que los países que no son democráticos son menos fiables. Es mejor hacer comercio con naciones que respeten los derechos humanos, el Estado de Derecho, como es el caso de Chile. Es mejor tener socios económicos como Chile. Claro, que no se puede hacer sólo comercio con países completamente democráticos. Pero, la diversificación, y si es posible con países democráticos, es mucho mejor”.

Para el embajador, la agresión a Ucrania también los obliga a aumentar su autonomía estratégica, no sólo en el ámbito de la defensa, lo que significa que la guerra de alta intensidad, como la llaman los militares, no es una cosa del pasado o de los otros continentes, sino que es una cosa que puede ser actual en Europa.

O sea, ¿se demostró la fragilidad de la paz mundial?

“Bueno, hay una máxima latina “Si vis Pacem, para bellum”: “Si quieres la paz, prepara la guerra”. Significa que la prevención, la disuasión es la mejor garantía para mantener la paz. Hemos pensado, quizás, en Europa que, luego de dos guerras mundiales, con el proyecto europeo el rumbo del mundo sería la paz y que, mientras más comercio, menos posibilidades de guerra. Pero, nunca hemos estado comerciando con Rusia como ahora en los últimos veinte años. ¿Con qué resultado? ¿Para que ahora Rusia sea más agresiva y más brutal en Europa que como no lo era la Unión Soviética entre 1945 hasta su desmembramiento en 1991? La guerra sigue siendo una forma de la política y tenemos que sacar las lecciones para los europeos, que tienen que reforzar sus medios industriales y su base industrial y tecnológica de defensa, que es la capacidad de producir armas y estar preparados para enfrentar todo tipo de conflictos en Europa, incluso los de alta intensidad”.

El diplomático insistió en la diversificación y en ser innovativos. Dijo que ello fue la razón por la cual Francia decidió incursionar en la energía nuclear, lo que puede ser un elemento para la autonomía energética, para depender menos del petróleo y del gas. 

Otro aspecto es la autonomía alimentaria y farmacéutica. Con el Covid, descubrieron en Europa que hay productos médicos y para la salud que ya no producen, por ejemplo, el paracetamol, pues la producción se trasladó a naciones como India porque resulta más barato. “Bueno, es una revisión completa respecto de cuál es el mínimo que necesitamos para mantener una autonomía estratégica y es una pregunta relevante no sólo para Europa, sino para otras regiones. No estoy diciendo que la globalización, que el comercio internacional tiene que acabar”, acotó.

Relación Chile-Francia: “Hay causas que superan las diferencias”

– ¿Cómo mira Francia el nuevo gobierno de Boric? 

– “Con Chile compartimos muchos valores y principios fundamentales. Es muy importante y, quizás, más importante que hace dos décadas. Principios democráticos, derechos humanos, Estado de Derecho, igualdad mujeres-hombres. Hay una perfecta convergencia.

“Segundo, compartimos la convicción que, para intentar resolver los problemas globales, necesitamos la cooperación internacional y el multilateralismo. La gran amenaza ahora es la compartimentación, un estallido del multilateralismo en bloques en torno de potencias o países que comparten otros valores y el detrimento del multilateralismo que es universal y que sirve para intentar resolver los problemas globales que son el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la preservación de los océanos, de los polos, la salud internacional, el desafío digital y los neuroderechos -en lo que Chile está muy avanzado- y cómo garantizar de verdad la propiedad del ser humano de sus datos, de su privacidad. Por eso, hay una gran convergencia entre Francia y Chile, una buena colaboración”.

– Pero, mi pregunta iba al hecho de que se acusa al gobierno de Macron de derechizarse y Boric es Presidente de una coalición de izquierda.

– “No voy a comentar la política interior de Francia, pero, más allá de las diferencias de la orientación de las políticas internas, hay causas que superan las diferencias. Por ejemplo, los océanos es un tema muy importante para nosotros, pues Francia tiene el segundo dominio marítimo más amplio del mundo y Chile también tiene un espacio marítimo inmenso y compartimos la necesidad de hacer más para proteger los océanos. Estuve en octubre en Rapa Nui, una isla en medio del Pacífico sur que está rodeada de un giro de microplásticos. Es una vergüenza. Es algo que compartimos independientemente de las orientaciones políticas de los gobiernos. 

“En Europa, desde la creación de la Unión Europea, somos la zona más integrada, pero hay grandes diferencias de orientación política de los gobiernos y los Estados miembros y eso nunca ha impedido que haya un trabajo conjunto para avanzar y hacer de la Unión Europea algo que beneficie a los ciudadanos… Sabemos que los socialdemócratas y los democratacristianos fueron las dos fuerzas que, durante décadas, aportaron a la construcción europea. No fueron las fuerzas de extrema derecha ni de extrema izquierda y eso sigue siendo relevante”.