Necrológicas

Mundo en crisis

Por Abraham Santibáñez Sábado 10 de Diciembre del 2022

Compartir esta noticia
72
Visitas

Hace un año, en diciembre de 2021, una encuesta (Ipsos y el Centro de Estudios Espacio Público) cuantificó la inseguridad y la delincuencia como nuestras más acuciantes preocupaciones (56 por ciento).

Doce meses después, no hay razones para creer que la situación haya cambiado en Chile. Debe sumarse, claro, la inflación. Y, por supuesto, cuatro meses después del plebiscito se agrega también, el estrepitoso rechazo del proyecto de Constitución.

Vivimos tiempos difíciles. Inseguridad en las calles y falta de dinero en los bolsillos. Chile, sin embargo, es apenas un caso más de las dificultades que se viven en todo el mundo. Tan sólo en América Latina, en menos de una semana cayó un gobierno (Perú), otro se vio crudamente afectado (Argentina) y a un tercero, que se jacta de haber tenido éxito en la lucha contra la delincuencia organizada, las protestas por las violaciones a los derechos humanos, lo mantienen alejado de la simpatía internacional (El Salvador). Dos grandes países del hemisferio, además, han resuelto con dificultades sus procesos electorales. En Estados Unidos y en Brasil, la voz del pueblo, ha sido duramente cuestionada por los perdedores. Donald Trump pidió que se suspenda el imperio de la constitución. En Brasil, Jair Bolsonaro no se ha repuesto anímicamente de su derrota en las urnas.

No son problemas nuevos. Pero, gracias a Internet y las redes sociales, se difundieron de manera fulminante. En Estados Unidos, la “fanaticada” de Trump está dispuesta a desafiar a la propia organización del Partido Republicano, en su irracional apoyo al ex Presidente. En Buenos Aires, sólo por el Mundial de Qatar no ha producido una reacción mayor ante la condena a seis años de cárcel de Cristina Fernández de Kirchner. Pero es cuestión de esperar. 

Hay más. La inquietud brota en todos los rincones. Lo último que se supo es una intentona golpista en Alemania. El miércoles 7 de diciembre, tres mil policías realizaron una redada en once estados federados de Alemania. Se allanaron 130 inmuebles. También hubo operaciones paralelas en Austria e Italia.

Según un comunicado de la Fiscalía: “Los sospechosos pertenecen a Reichsbürger, una organización terrorista fundada a finales de 2021. Su objetivo era acabar con el orden estatal existente en Alemania y sustituirlo por su propia forma de Estado… A los acusados les une el rechazo a las instituciones del Estado y al orden básico democrático”.

Pienso que -frente a esta crisis generalizada en el mundo- es hora de recordar que la primera revolución de las comunicaciones, la de la imprenta de Gutenberg, tuvo efectos de largo alcance, imposibles de prever. Revoluciones en Estados Unidos y Francia abrieron paso a la Democracia moderna. La Reforma Protestante también produjo cambios profundos. Es de imaginar que algo parecido puede ser el producto de los grandes cambios en la comunicación que vivimos ahora… con Internet y las redes sociales.

Cuando cada ciudadano en todo el mundo -somos ocho mil millones- puede conectarse con todos los demás a la velocidad del rayo, es dable esperar resultados sin precedentes. Por lo visto, la tormenta profunda ya empezó.