Necrológicas

Sin habla y postrado en una silla de ruedas quedó la víctima del baleo de prolongación Manuel Aguilar

Sábado 10 de Diciembre del 2022

Compartir esta noticia
2,214
Visitas

 

 

El disparo que descerrajó el “Koky” con el arma que portaba en la cabeza del contador Víctor Segovia, en el contexto de una “quitada de drogas”, donde ayer condenaron a los autores, provocó a la víctima un grave daño corporal, al quedar impedido para el trabajo, privado del habla (sólo se comunica con señas) y postrado en silla de ruedas para desplazarse.

Lo anterior pudo ser comprobado por el Tribunal al momento que la víctima compareció a la audiencia de juicio, por breves instantes.

Así lo refrendaron los testimonios prestados en juicio por las médicos legistas, Maricarmen Bravo González y Paola Millán Saavedra, quienes coincidieron en señalar que de no mediar la oportuna y eficaz atención médica de urgencia con intervención quirúrgica, este paciente habría fallecido, como las secuelas evidentes, como no poderse comunicar verbalmente ni por escrito, parálisis en parte de su cuerpo y su desplazamiento en silla de ruedas.

A causa del disparo, Víctor Segovia resultó con un traumatismo craneoencefálico por bala, sufriendo salida de tejido cerebral, coágulos, que significó que durante la cirugía a la que fuera sometido, los médicos retiraran dos cuerpos extraños metálicos.