Necrológicas

Cómo la muerte de Benedicto XVI puede llegar a remodelar la Iglesia Católica en varios frentes

Lunes 2 de Enero del 2023

Compartir esta noticia
211
Visitas

Joseph Ratzinger era visto como un purista libresco. Primero ganó prestigio como teólogo y académico. Más tarde escribió amplios volúmenes sobre Jesús. Como Papa, abogó por un sistema económico que trabaje por el “bien común”.

La muerte del Papa emérito Benedicto XVI es una pérdida de época para una Iglesia que se definió primero por su decidido conservadurismo y después por su radical decisión de abdicar del poder.

El Vaticano dijo que el cuerpo de Benedicto sería colocado en la Basílica de San Pedro a partir de este 2 de enero para un saludo “de los fieles.” El Papa Francisco presidirá su funeral, que tendrá lugar el jueves, según informó el Vaticano. Después, el cuerpo de Benedicto será inhumado en las grutas de la Basílica de San Pedro.

El declive de Benedicto, tras una década de retiro, había sido relativamente rápido. Francisco había puesto en alerta al mundo católico el miércoles, diciendo que su predecesor estaba “muy enfermo”, y pidió oraciones.

Es probable que la muerte de Benedicto XVI, de 95 años, reconfigure la Iglesia en varios frentes, dado que Benedicto -que vivió más que nadie que haya sido Papa- abarcó tantas épocas, opinó sobre tantos temas e influyó en tantos fieles conservadores.

Incluso en su retiro, había sido acogido por los tradicionalistas como la encarnación de sus ideales. Su muerte deja a ese movimiento -que a veces se hace oír y se opone a Francisco- sin una figura de influencia comparable. A corto plazo, su muerte también sitúa a la Iglesia en una senda más convencional, poniendo fin a un polarizante periodo de 10 años en el que el Vaticano tuvo dos figuras vestidas de blanco, un Papa y un ex Papa. Que Francisco, como Papa en funciones, presida el funeral de su predecesor es otra novedad eclesiástica.

Sin embargo, a pesar de todo lo que Benedicto XVI ha hecho por la Iglesia, su muerte no ha provocado los extraordinarios temblores que se habrían producido si hubiera seguido siendo pontífice. En los próximos días no habrá cónclave, ni intrigas, ni fumata blanca. En su lugar, la Iglesia tendrá simplemente la oportunidad de reflexionar sobre una figura a menudo controvertida que ciñó la institución contra las fuerzas de la modernización y que presidió algunos de los años más convulsos de la crisis de los abusos clericales.

Es probable que el mayor sentimiento de duelo se sienta entre los tradicionalistas católicos, que veían a Benedicto como un protector de las verdades eternas. Hablaba de los peligros del secularismo y de las sociedades que no admitían puntos de vista religiosos. Con pronunciamientos -y a veces con purgas de teólogos liberales- mantuvo la línea de la Iglesia en las enseñanzas sociales. Su nombramiento de obispos conservadores ayudó a empujar a la Iglesia estadounidense hacia la derecha. También suavizó las restricciones sobre la Misa en latín, un rito antiguo adorado por los tradicionalistas, una medida que más tarde fue revocada por el Papa Francisco.

Infobae