Necrológicas
Nibaldo Inestrosa, director del Centro de Excelencia en Biomedicina de Magallanes

Las otras posibilidades del litio: Premio Nacional destaca que puede ser determinante en la cura del Alzheimer

Jueves 18 de Mayo del 2023

Compartir esta noticia
548
Visitas
  • Es posible -explica- adicionar pequeñas dosis de litio al agua potable,
    con lo cual se podría avanzar en el combate contra la demencia.

 

El litio puede contribuir al tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer (Ea), patología neurodegenerativa que en Chile constituye la tercera causa de muerte entre los mayores de 65 años y que aún no tiene una solución científica definitiva.

Así lo sostiene el doctor Nibaldo Inestrosa, Premio Nacional de Ciencias Naturales 2008 y quien ha estudiado las posibilidades del más liviano de los metales para tratar dicha enfermedad. El director del Centro de Excelencia en Biomedicina de Magallanes (Cebima), quien ha buscado comprender las bases celulares y moleculares de Ea, ha liderado por muchos años investigaciones que indican que el litio tiene efectos neuroprotectores que podrían disminuir el desarrollo del Alzheimer.

“Durante todos los años de estudio, hemos podido mostrar que el litio estimula la memoria espacial. Si se compara a animales normales, sin ninguna patología, versus los mismos controles inyectados con litio, estos últimos presentan un mejor comportamiento. Y esto sucede con bajas concentraciones de litio, es decir, entre diez y cincuenta veces menor que las utilizadas para el tratamiento clínico de los pacientes bipolares”, declara el científico.

El doctor en ciencias biológicas ha investigado por décadas el proceso neurodegenerativo presente en los cerebros de pacientes con Ea, así como de compuestos que servirían para combatir esta enfermedad, que se proyecta afectará a más de 600 mil personas en Chile en el año 2050. En la actualidad, casi 200 mil habitantes de nuestro país sufren de alguna demencia, incluyendo Ea, y más de 55 millones de personas padecen males de este tipo en el mundo, según estima la Organización Mundial de la Salud.

La Ea es la forma más común de demencia y puede contribuir al 70% de los casos, según indica la Organización Panamericana de la Salud. Contrariamente a lo que muchos pueden creer, la demencia no es una fase normal del envejecimiento y no afecta exclusivamente a las personas mayores.

Activación

Los efectos neuro protectores del litio se deben a que este mineral inhibe a la enzima GSK-3beta, la cual en estas condiciones no puede fosforilar a la proteína Tau que forma los ovillos neurofibrilares. La inhibición de la GSK-3beta por litio conduce a la activación de la vía Wnt, que regula normalmente diversos aspectos de la interacción y función del sistema nervioso en el adulto mayor.

“En esta enfermedad, las neuronas sufren un deterioro debido a la acumulación de un tipo de proteína insoluble llamada péptido beta amiloide, la que interrumpe la función de señalización neuronal. Es interesante mencionar que la activación de la vía Wnt por litio no solo inhibe la fosforilación de la proteína Tau, sino que también permite inhibir la transcripción de la proteína beta-secretasa, llamada Bace 1, la cual normalmente produce el péptido beta amiloide. Por lo tanto, al activarse la vía Wnt, se recupera la normal interacción entre las neuronas cerebrales, previniendo al mismo tiempo lesiones vasculares e inflamatorias”, explica el doctor Nibaldo Inestrosa.

“La aplicación de microdosis de litio en modelos animales con Ea y en cultivos neuronales, inhibe en más de un 50% la acción de la Bace 1, enzima clave para la producción de los péptidos beta amiloide, responsables del Alzheimer”, añade el Premio Nacional de Ciencias Naturales.

El neurobiólogo destaca, también, que la utilización de sales de litio ayuda a estimular el proceso de formación de nuevas neuronas (neurogénesis) en la parte del cerebro asociada con el aprendizaje y la memoria, abriéndose así una nueva estrategia para combatir la Ea.

Inestrosa agrega que el litio mejora significativamente el rendimiento en aprendizaje contextual y memoria espacial en ratones con síndrome de Down, ya que aparentemente la vía Wnt tiene un factor protector en esta enfermedad.

Litio y salud

En el ámbito médico, este mineral es utilizado para normalizar los cambios de humor que se generan en personas que padecen trastorno de bipolaridad y para tratar la depresión, entre otras enfermedades mentales.

Estudios de los últimos años indican que también podría contribuir a la lucha contra la Enfermedad de Alzheimer, la que cada tres segundos ataca a una nueva persona en el mundo. Ello, a juicio del doctor Inestrosa, constituye “una gran esperanza para la ciencia y sobre todo para los pacientes y la población en general dado que, hasta ahora, no se ha logrado dar con una solución definitiva”.

De hecho, y si bien hay hábitos de vida que pueden ayudar a ralentizar su aparición, como el permanente uso de las capacidades cognitivas, una dieta saludable, una adecuada higiene del sueño y una vida social activa, no existe al día de hoy una forma de evitar esta patología ni un tratamiento que permita erradicarla. La Organización Mundial de la Salud ha declarado como una prioridad pública el combate contra ella.

Por ello es que el doctor en ciencias biológicas plantea que se debe avanzar en la investigación sobre el litio y su uso en el tratamiento de Ea. Y va más allá, al recomendar la adición de litio a los alimentos como al agua potable. “Bastaría una muy pequeña dosis para detener el problema de la demencia”, asegura el científico. “En Austria, años atrás, analizaron la cantidad de litio presente en el agua potable de 25 lugares, y estudiaron la incidencia de demencia. Los resultados entregaron una correlación negativa casi perfecta: mientras más litio había en el agua potable, menos demencia en los habitantes de esos lugares”, explica Nibaldo Inestrosa.

El Premio Nacional de Ciencias Naturales 2008 expone que, considerando que Chile posee las mayores reservas de litio del planeta y que este mineral no está presente en ninguno de los alimentos de ingesta habitual en la dieta de los habitantes del país, se hace necesario plantear su incorporación como consumo cotidiano en la población general.

Respecto de los efectos secundarios no deseados que podría provocar el litio, en un posible tratamiento del Alzheimer, el doctor Inestrosa comenta que estos efectos secundarios ocurren cuando se consumen en cantidades altas, mucho mayores que las que se requieren ser administradas para tratar enfermos de Alzheimer. “Por ejemplo, el litio -dice Inestrosa- tiende a afectar el riñón cuando la persona tiene insuficiencia renal o está bajo régimen de diálisis, sin embargo, las concentraciones requeridas para los pacientes con Alzheimer son microdosis, mucho más bajas que las indicadas en pacientes bipolares, y no afectarían su salud”. En todo caso, se requieren realizar estudios clínicos con concentraciones que corresponden a 1/10 o 1/50 de las utilizadas en pacientes bipolares, para conseguir la aprobación de Instituto de Salud Pública, cosa que no debería ser de gran complicación”.

“El litio tiene posibilidades no solo en dispositivos móviles y en la electromovilidad, el campo que aparece hoy como el más prometedor, sino que también presenta importantes proyecciones para resolver problemas de demencia y alteraciones cognitivas que padecen millones y millones de personas en todo el mundo”, concluye el científico. 


Fuente:
Claudio Lobos /
Agencia Inés Llambías
Comunicaciones