Necrológicas

 – Alejandra Marzi Aravena

Cómo prevenir las infecciones en hospitales

Sábado 26 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
84
Visitas

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han presentado recientemente nuevos estándares dirigidos a los hospitales con el objetivo de mejorar la detección y tratamiento de la sepsis, una afección alarmante que provoca alrededor de 1,7 millones de hospitalizaciones en EE.UU. cada año.

Con la publicación de estas nuevas directrices por parte de los CDC, ve una luz de esperanza para prevenir futuras tragedias similares a la de su hijo. Las pautas, detalladas en un documento de 35 páginas, buscan proporcionar a los hospitales una hoja de ruta clara para reunir a expertos de diversas áreas médicas y abordar la sepsis de manera más efectiva y temprana.

El doctor Raymund Dantes, asesor médico de los CDC, subrayó que estas directrices no solo buscan proporcionar recomendaciones clínicas, sino también fortalecer la infraestructura hospitalaria. El objetivo es equipar adecuadamente al personal médico para enfrentar esta afección con la seriedad y rapidez que requiere.

Por su parte, el doctor Chris DeRienzo utilizó una analogía interesante al comparar los equipos de sepsis con un “equipo de boxes de Nascar”, haciendo hincapié en la necesidad de una respuesta rápida y coordinada ante los primeros signos de sepsis.

La sepsis es una respuesta inmune extrema a una infección que puede desencadenar una serie de reacciones en el cuerpo, llevando a daño tisular, insuficiencia orgánica y, en los peores casos, la muerte. Es una afección que, a pesar de su prevalencia, sigue siendo un desafío diagnóstico debido a síntomas que pueden confundirse fácilmente con otras enfermedades.

La historia de Rory Staunton, un joven de 12 años, es un testimonio conmovedor de la urgencia de estas medidas. En 2012, Rory sufrió un raspón jugando baloncesto en su escuela. Aunque parecía una herida menor, al día siguiente presentó fiebre de 104 grados, vómitos y dolor intenso en las piernas.

Fue llevado a la sala de emergencias del NYU Langone Health, donde inicialmente se sospechó deshidratación. Sin embargo, su condición empeoró rápidamente y, lamentablemente, falleció a causa de un shock séptico severo.

Orlaith Staunton, madre de Rory, ha sido una defensora incansable de la necesidad de mejores protocolos médicos para la sepsis.

Una encuesta reciente ha arrojado datos preocupantes: aunque el 73% de los hospitales afirma tener equipos especializados en sepsis, sólo el 55% cuenta con un líder específicamente asignado para administrar el programa. Esta falta de coordinación y especialización puede ser fatal para los pacientes.

Las directrices de los CDC buscan abordar estas deficiencias, recomendando la inclusión de expertos de diversas áreas, desde la administración de antimicrobianos hasta el departamento de enfermedades infecciosas. Además, se enfatiza la necesidad de protocolos específicos y bien ensayados para la sepsis, así como paneles en vivo para monitorear y mejorar la gestión de casos.

Staunton, quien tras la trágica pérdida de su hijo fundó una organización dedicada a combatir la sepsis, ve en estas directrices un paso significativo hacia un futuro donde historias como la de Rory sean excepciones y no norma.

Aunque reconoce que aún queda mucho por hacer, tiene la esperanza de que estas medidas marquen una diferencia.