Necrológicas

Jacob Masle con apellido y sangre de ganador

Domingo 27 de Agosto del 2023

Compartir esta noticia
149
Visitas

Jacob Masle, flamante ganador de la última edición del Gran Premio de Tierra del Fuego, viene de una familia en la que desde muy niño vio como el automovilismo deportivo era un tema del diario vivir.

Su padre Yanko fue quien desde sus primeros años le fue traspasando a él y su hermano Christobal la pasión por el deporte motor, heredando ambos sus grandes condiciones conductivas que lo llevaron a ganar también en 1992 la categoría “B”.

A treinta años de ese logro su hijo Jacob alcanzó también el triunfo en la que es considerada la carrera más emblemática de las que se disputan en la Patagonia. Christobal ya lo había obtenido el 2018 y 2019.

Pasados algunos días, en la pasividad de la rutina diaria, consultamos a Jacob lo que vivió en la interna de esta gran victoria en su carrera deportiva, “pasados los días se saborea de forma distinta. Estamos más satisfechos que otra cosa. Se cumplió con algo que veníamos buscando hace tantos años y en realidad lo único que quería era ganar el Gran Premio para estar tranquilo deportivamente y finalmente lo pudimos cumplir”, comienza señalando.

“Habíamos tenido muchas frustraciones durante años. Aprender a lidiar con la frustración y la derrota creo que fue fundamental y es la gran enseñanza que nos deja, la de no bajar los brazos y aprender a lidiar con eso”.

“Sin una frustración, sin aprender a perder es difícil que lleguen los triunfos. Por momentos me daba con el ‘mocho del hacha’ todo el tema de la derrota, desilusiones y frustraciones pero fuimos capases de aguantarlas durante veinte años, siempre con la convicción de que podíamos conseguirlo, varias veces estuvimos cerca y ahora se nos dio y de una gran forma”.

– ¿Sentías presión por no alcanzar el triunfo luego de que tu padre y hermano sí lo habían conseguido?

– “Nunca lo tomé por ese lado. El tema era más personal porque cada triunfo que hubo la familia fue parte de todos. Cuando ganó mi papá nosotros éramos muy chicos y fue una alegría, pero cuando triunfó Christobal, en ambas oportunidades fue una victoria de todos”.

“Lo mío era algo más individual. Era un desafío personal y lo importante es que se ganó una gran carrera, una carrera difícil por muchas alternativas y que desde el inicio no fue nada fácil”.

– ¿Consideras esta edición como la más difícil entre todas las que has participado?

– “No sé si la más difícil, pero de las últimas décadas sí lo fue. Verdaderamente ha sido una de las más complicadas en cuanto a clima y piso. El incluir el cordón Baquedano fue un acierto a pesar de que estaba muy complicado de transitar como también la implementación de los GPS”.

“El cordón entregó esa incertidumbre que le faltaba a la carrera, donde en cuarenta kilómetros podía pasar cualquier cosa, pero no fue de   las más difíciles que he corrido pero sí una de las más complicadas, claramente”.

– ¿La dificultad le entrega mayor valor al triunfo, comparado con otras ediciones de pisos secos?

– “Nooo. Si tú me hubieses preguntado antes nos hubiese gustado que esté seco, porque es lindo ir rápido, pero cada carrera, cada Gran Premio tiene su complejidad. Cuando está seco es difícil leer el camino y es difícil mantener una concentración a una velocidad tan alta”.

“Acá también tenias que mantener la concentración, era una prueba donde el físico se maltrató bastante pero lo que me dejó más contento es que la ganamos de muy buena forma y en buena ley porque a pesar de que tuvimos problemas en el inicio debíamos pensar que en ese minuto el resto también los tuviese”.

“Así como la suerte nos dio un golpe el sábado en la mañana a penas largamos, después de un par de horas se invirtió a nuestro favor por lo que fue una especie de ‘ruleta rusa’ en cada momento”.

– ¿Cómo fue correr por primera vez el Gran Premio con Matías Villarroel de navegante?

– “Matías tiene mucha experiencia en esta carrera. Empezamos a correr juntos en diciembre por una alternativa ya que Juan Pablo (Oyarzo) no podía. Es un tipo muy positivo que me llevó controlado todo el camino. Me hizo parar más de lo que yo hubiese querido y creo que ahí estuvo la clave, en cuidar mucho el auto y en base a lo que él venía haciendo fue el motivo por el cual llegamos a estar adelante con muy pocos errores”.

“Su trabajo fue formidable porque sin él no hubiésemos pasado sin percance el primer día por el cordón Baquedano”.

– Desde afuera se notó como uno de los binomios mejor adaptados al tipo de terreno.

– “No sé. El resultado final es complemento de un montón de cosas. Creo que fue fundamental los cambios de ritmo, que fueron muy bruscos y eso marcó una diferencia, cada uno con sus problemas mecánicos y mala o buena suerte”.

“Donde mejor anduvimos y nos adaptamos fue en el cambio de ritmo, de venir de una zona con mucho hielo cortábamos a un piso seco donde había que volver a acelerar”.

– Ganaste el Gran Premio. ¿Objetivo final cumplido o se vienen otros?

– “Desde que comencé a correr quería ganar esta carrera. Fue una de mis motivaciones para correr. Ya la gané y estamos tranquilos, pero objetivos deportivos siempre hay y por ahora mi único objetivo es disfrutar la victoria con mi gente, mis amigos, mi equipo y mi familia”.

“Haremos una pausa de un tiempo largo en el Gran Premio por lo que el próximo año no lo vamos a correr, pero seguiremos disputando los rallies que es lo que también me gusta muchísimo y trataremos de seguir apoyando a la disciplina”.

– ¿Será una pausa o es una decisión definitiva?

– “No. Es una pausa de un año y volver para las ‘bodas de oro’ en los 50 años. Para mí ganarla dos, tres u ocho veces no es mi objetivo. No es que no me interese pero no me llama la atención porque sólo buscaba ganarla y ya está. Por lo próximo correríamos de vuelta el 2025”.

– ¿Cómo vez el desarrollo de esta carrera en el corto o mediano plazo?

– “Se ve con buenos ojos con respecto a dos cosas que se implementaron que fue lo del cordón Baquedano y el GPS, con sus problemas normales porque son cosas nuevas, pero hubo más problemas en caminos que se vienen ocupando hace muchos años como el de La Arcillosa donde hubo mucho auto pegado, pero lo importante es que la prueba salió adelante y de mejor forma a la que se esperaba”.

“Creo que el Gran Premio necesita un cambio que es parcializarlo. Creo que más temprano que tarde eso va a llegar y muy probable que el próximo año sea así lo que sería un gran acierto para la carrera, como también el mantener el paso por el cordón Baquedano”.

“La idea es parcializar (enlaces) los sectores que hoy día son conflictivos, como los tramos de asfalto. El próximo año estará pavimentada parte de la recta de Onaisin. Te sacas los problemas de encima y no teniéndolos por la forma que se hizo en esta edición. Hay que hacer cambios y lo importante es que la organización está abierta a realizarlos”.

“Lo más importante es que la esencia de la prueba se siga manteniendo, que una a Chile con Argentina a frontera abierta, a Río Grande con Porvenir y eso es lo que no hay que peder”.

En el cierre se dio tiempo Jacob de agradecer a todos quienes le colaboraron, “a mi familia, mis mecánicos y auxilios ‘Kiko’, Cristián, Gabriel Carrasco, Eduardo Mercado, ‘Perico’, ‘Katete’, ‘Manu’, ‘Pucheta’, ‘Pepe’ Sarmiento, Alexis Ravena, ‘Lucho’ Gonzálex y ‘Lalo’ Melogno.

También tuvo reconocimiento para sus auspiciadores por la ayuda y apoyo para la obtención del objetivo (Transpetrol, Enrique Abello, Servicios Pikun, Bolt, NN Más que Bar, Bigtools, Carnes Pampa Grande, Comercial Harambour, Lubricantes Mobil, Candimak, Dickies, Mercosur Cargo, Transportes Vojnovic, Hotel Pulegan, Translifo y la Casa del Rodamiento).